Rabietas y frustraciones de mi hijo de alta demanda

Escrito por Anna Company

Etapa de rabietas en los niños de alta demanda

Mi hijo a partir de los 2 años hasta los 4 años y medio aproximadamente pasó una etapa  de rabietas y frustraciones constantes,  y yo estaba bastante preocupada por ello, ya que probé todas las alternativas posibles para mejorar la situación pero ninguna daba resultado.

Mi hijo adoptó un comportamiento de rebeldía y negación y yo llegué a pensar que tenía el llamado “trastorno negativista desafiante” ya que iba pasando el tiempo y su comportamiento empeoraba.

Todo eran luchas de poder y desafíos, su testarudez y cabezonería por cualquier tema eran incesantes, siempre negativas, caprichos y mandatos. Yo estaba agotada. Me sentía desbordada y no sabía como sobrellevar el tema.

Se negaba por completo a cumplir las normas y los límites , no seguía ningún tipo de instrucción, era como si nos desafiara deliberadamente por  todo, como si lo hiciera a propósito para molestarnos o para entrar en conflicto.

Modelos de crianza en los niños de alta demanda

Mi pareja utilizaba un modelo de crianza  muy autoritario y eso provocaba en él respuestas de rebeldía y más luchas de poder todavía. Aquel modelo de crianza no funcionaba, yo lo sabía pero no había entendimiento entre mi pareja y yo, no había forma de que llegáramos a un acuerdo para poder educar a nuestro hijo de una forma positiva y estar de acuerdo en los métodos que usábamos, yo me basaba en la disciplina positiva y todo lo que hacía se desmoronaba cuando mi pareja intervenía.

Todo esto hacía que mi hijo se sintiera presionado y tuviera un mal comportamiento: respondiendo con agresividad, mal humor, obstinación e impulsividad.

Finalmente llegamos a un punto en que la situación se nos hizo insoportable y  mi pareja y yo estuvimos hablando muy seriamente y nos dimos cuenta que teníamos que cambiar cosas,  que nuestro hijo necesitaba mucha paciencia y entendimiento, mucha comprensión y serenidad.

Por suerte mi pareja hizo un cambio y se puso a la par conmigo y empezó a utilizar un método más respetuoso, más calmado y cuando nuestro hijo reaccionaba con rabietas, testarudez o frustración nosotros reaccionamos con paciencia, con comprensión y con empatía.

Intentábamos ponernos en su lugar, entender qué era lo que quería, qué era lo que nos intentaba decir,  porque los niños a veces solicitan atención porque tienen una necesidad básica y no saben expresarla todavía con palabras.

Emociones de los niños de alta demanda

Y yo intentaba descubrir cuál era esa necesidad que él estaba solicitando o estaba intentando gestionar de aquella manera con su comportamiento.  Mirar de dónde venía el estallido emocional, cuál era la causa que lo había detonado, siempre hay una causa.

Intentaba escucharle, empatizar con él, ponerme a su altura y hablar en su idioma, comunicarme con él de forma efectiva. Y él lo percibía, él percibía mi esfuerzo, y el de su padre, percibía que estábamos ahí para él.

Evolución del niño de alta demanda

Con el tiempo, las rabietas y los desafíos se fueron difuminando, ahora con 5 años ya casi no tiene rabietas, sigue siendo un niño testarudo y cabezota pero se puede negociar con él, se puede entrar en un razonamiento hablado,  tolera mejor la frustración y gestiona mejor sus emociones. 

Sí! es un niño mandón, y es agotador porque tiene una energía incansable y un temperamento muy fuerte, y es intenso, y demandante, y se enfada por cosas y llora y grita a veces, pero se puede razonar con él, se puede conversar y hablar y llegar a acuerdos.

Sigue teniendo una hipersensibilidad muy acentuada y se frustra muchas veces por cosas que quizás a otras personas ni le importarían porque los niños de alta demanda perciben las sensaciones y las emociones de forma exagerada, pero lo gestiona mucho mejor que hace 2 años, tiene un autocontrol de sus emociones mucho más elevado. 

La etapa de los berrinches se acabó, igual que un día terminó la etapa del mal sueño nocturno. Está en otra etapa.

Mi hijo ahora duerme bien y ya casi no tiene berrinches. Era cuestión de mirarnos a nosotros mismos y evaluar como le estábamos educando. Sus necesidades no estaban cubiertas porque nuestro método no era el correcto, su padre autoritario imponiendo su mandato y yo de mediadora jugando a un papel que no me tocaba.

Los niños necesitan una estabilidad y una validación emocional, una seguridad y una unión en el vínculo familiar para poder gestionar correctamente sus emociones y desarrollarse de forma óptima. Por ello es importante que los padres muestren acuerdos entre ellos en su modelo educativo y además actúen con respeto hacia el hijo, sin autoritarismo, sin mandatos, a través de la firmeza y el cariño. A través de la empatía.

Te propongo lo siguiente:

¿Te apetece poder hablar con otras madres y padres de alta demanda sin sentirte juzgada? Únete a los grupos de apoyo online de crianza de alta demanda y alta sensibilidad del próximo viernes día 10 de diciembre de 2021 , Más información aquí

Grupo de Telegram

En febrero de 2020 creamos un Grupo de Telegram de familiares de niños/as de alta demanda y alta sensibilidad y donde tenemos nuestro equipo de colaboradoras especialistas en crianza respetuosa (pediatras, psicólogas, asesoras de sueño, asesoras de lactancia, fisioterapeutas, etc.) ellas nos apoyan y nos dan respuesta a nuestras inquietudes en el grupo de forma solidaria. Puedes Unirte en este enlace

Grupo de WhatsApp

También tenemos un grupo de WhatsApp para Apoyarnos en Tribu muy valorado y útil donde s e valida la crianza y experiencia de  las mamás y los papás y no se juzga, sobre AD (Alta demanda), NAS (altamente sensibles) y AACC (altas capacidades) Únete en   este enlace 

Síguenos en Instagram Personas de alta demanda

Síguenos en Instagram Mama fluyendo Lactancia

Síguenos en Instagram La vida de Pichukis

Síguenos en Facebook bebes y niños de alta demanda y altamente sensibles

Síguenos en Facebook en Mama Fluyendo Lactancia 

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Bebes y niños AD, NAS, ACC y PAS

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.