Test encuesta para detectar si necesito apoyo emocional

¿Eres un papá o mamá de Alta Demanda, Alta Sensibilidad o Altas Capacidades?


¿A veces te sientes Ahogadx desbordadx, culpable, frustradx, impotente o estresadx?

¿A veces sientes que la crianza intensa te ahoga y te desborda y no sabes si deberías consultar con un especialista para que te aporte herramientas de gestión emocional con las que poder liberarte de ciertas emociones que pesan un poco más cada día?

Culpa y dudas

Tienes a veces pensamientos y precoupaciones  que no te dejan centrarte y te sientes culpable o dudas de si lo estas haciendo correctamente? Es posible que a veces sientas impotencia y frustración?

Olvidamos nuestras necesidades

Muchas veces estamos tan pendientes de la crianza de nuestrxs hijxs que olvidamos nuestras necesidades y vamos dejando pasar el tiempo y haciendo esfuerzos para que el entorno funcione sin pensar en nosotrxs, en cuidarnos.

Acumulamos pequeñas dolencias

Con el tiempo se va acumulando en el interior muchas pequeñas dolencias que al final forman una montaña gigante que no se puede digerir.

¿Cómo deshacer el nudo emocional?

Deshacer el nudo cuando esta tan atado es más dificil que hacerlo cuando percibes el primer indicativo, por este motivo es positivo realizar este test que te ofrezco para valorar si tu estado de ánimo y emocional se equilibra de forma adequada o sería recomendable que trabajaras algunos aspectos para mejorarlo.

 

Aquí te dejo el test para que lo compruebes.

 

***

Si necesitas orientación sobre los rasgos de Alta Demanda, Alta Sensibilidad  Altas Capacidades o Doble Excepcionalidad puedes consultarnos a este enlace

Únete a nuestros grupos de Chat Directo

Síguenos en Instagram Comunidad solidaria de alta demanda

Síguenos en Facebook Comunidad de Alta Demanda y Alta Sensibilidad

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Bebes y niños AD, NAS, ACC y PAS

Síndrome de Burnout por Maternidad o Crianza Intensa

Escrito por Anna Company

Agotamiento y saturación Extrema 

¿Qué es el Síndrome de Burnout? 

Es un tipo de “estrés/saturación/colapso” (sensación de tensión o angustia física y emocional), es un estado de agotamiento físico, emocional o psicológico que tiene consecuencias en la autoestima, y está caracterizado por un proceso progresivo, por el cual las personas pierden interés en sus ocupaciones, en sus compromisos y rutinas y pueden llegar a profundas depresiones. 

En el ámbito de la maternidad y sobre todo en el de la maternidad de Alta Demanda este síndrome lleva a un constante agotamiento físico y psíquico que deriva en una gran frustración y una elevada sensación de culpa e impotencia.

¿Cuáles son sus síntomas?

  • Tristeza
  • Falta de motivación 
  • Agotamiento alto y crónico 
  • Aislamiento del entorno o problemas con las relaciones sociales
  • Sensación de soledad
  • Distanciamiento afectivo de las personas cercanas
  • Sensación de frustración continua
  • Irritabilidad
  • Insatisfacción
  • Desgana y desánimo
  • Ganas de llorar, apatía
  • Problemas de memoria y concentración
  • Sensación de incapacidad
  • Culpabilidad
  • Agobio o saturación

“La madre perfecta no grita, no se desespera, no pierde la cordura y, sobre todo, no existe”

 

¿Por qué aparece el Síndrome de Burnout?

Principalmente aparece por la frustración, agotamiento y la culpa.

La culpa que nos sigue y persigue a todas partes. 

Nos sentimos culpables por no dedicar a nuestros hijos el tiempo que creemos que deberíamos dedicarles. 

Pero si lo piensas, ese tiempo que te exiges a tí misma es subjetivo.

Por otro lado, tiene que ver con tu niña interior, con tu sobreexigencia, con tus propias creencias limitantes que quizás no te dejen fluir con tranquilidad.

Valora y pregúntate si te presionas, si tus expectativas o auto imposiciones son reales o están demasiado elevadas.

Y pregúntate ¿Porqué están a ese nivel? ¿Quién las ha elevado tan arriba?

¿Te sientes presionada como si no fueras una buena madre o no estuvieras criando correctamente a tu hijo?

Y si además un niñx de alta demanda…

¿Dudas de si su temperamento es causado por tu forma de crianza? 

¿Te sientes insegura?

Muchas madres se hacen estas preguntas continuamente, muchas madres tienen estos miedos e inseguridades. Tenemos que ser conscientes, mirar hacia adentro.

Fases de síndrome de Burnout:

  1. Fase de entusiasmo
  2. Fase de estrés
  3. Fase de Agotamiento
  4. Fase de Afrontamiento 

Afrontamiento:

El afrontamiento es  un estado que generamos las personas cuando intentamos reducir la reacción emocional que se ha producido ante una situación que nos genera una sensación negativa. 

Se basa en gestionar dicha reacción con alguna alternativa como puede ser la evitación, la negación, el distanciamiento o cualquier otro mecanismo de defensa. 

Perfil de personas más predispuestas al Síndrome de Burnout

Suelen ser personas que ponen mucho esfuerzo en su maternidad para que todo salga perfecto y que tienen unas expectativas muy altas en su crianza que asumen unos niveles de funciones elevados.

Generalmente consideran que no solo deben cuidar a los niños de una forma perfecta y ejemplar,  sino que además, el entorno en el que viven, también debe estar perfectamente atendido, es decir, la casa impecable, el trabajo excelente, la pareja equilibrada, la familia contenta, los horarios sin sorpresas, etc.

En global todas las patas de la silla tienen que estar controladas para no tambalearse.

Todo esto conlleva que su nivel de estrés aumente, sobre todo cuando el temperamento de sus hijxs no equivale a un temperamento lento o fácil como en la mayoría de los casos ya que según el estudio que realizaron Alexander Thomas y Stella Chess solo el 10% de los niños tiene un temperamento difícil (de Alta Demanda), por lo que, , cuando aparecen niños con temperamento intenso o difícil las madres se dan cuenta que hay un desequilibrio en las funciones y rutinas diarias ya que no se pueden dar con normalidad los ritmos generales de la sociedad y no pueden cumplir sus elevadas expectativas.

La importancia de tratarlo a tiempo

El Síndrome de Burnout puede afectar el desarrollo de los hijxs y la convivencia familiar. 

La etapa evolutiva en la infancia como también en la adolescencia son muy sensibles a los vínculos familiares, cuando los padres están cansados excesivamente pueden inconscientemente realizar un forma de apego inseguro o con ansiedad que conlleva que sus hijxs pierdan confianza y complicidad con sus figuras de apego y con otras personas obteniendo como resultado conflictos sociales y sentimientos de culpabilidad, en cuanto a que pueden llegar a pensar que su madre o bien su padre no están emocionalmente bien por culpa de su comportamiento o actitud en la infancia o por culpa de su temperamento, haciendo que el niño tenga problemas en el rendimiento académico y provocando consecuencias en el futuro, con sus iguales y con su autoestima, autonomía y autoconcepto.

Por otro lado tenemos que tener en cuenta que los niñxs AD y NAS son muy empáticos y perciben totalmente las sensaciones y estados de ánimo de los demás sobre todo de las figuras de apego más cercanas a través de sus neuronas espejo que están más activas que las del otro 80% de la población por ser altamente sensibles, esto conlleva que si la madre o el padre está bajo un estado emocional inestable o agotado ellos puedan percibir ese estado y tener interacciones, sensaciones relacionadas.

¿Cómo combatir el síndrome?

Hay diferentes maneras de Hacerlo y existen herramientas para realizar un proceso de seguimiento en el cual las personas pueden cambiar este estado.

Como todo aprendizaje pasa por sus diferentes fases:

  • Primero no se se tiene consciencia del síndrome ni se tiene herramientas para gestionarlo
  • Luego se adopta consciencia pero no se tienen herramientas de gestión
  • Seguidamente se tiene consciencia y se aprenden herramientas 
  • Finalmente uno ya consigue controlarlo con sus herramientas y se olvida del síndrome (se vuelve inconsciente).

Este proceso requiere un tiempo de acompañamiento y guía.

¿Te interesa valorar cómo esta tu estado de ánimo o emocional?

Responde este senzillo test

**Información sobre www.altademanda.es**

Recuerda que puedes acceder a las asesorias de crianza intensa, infórmate en este enlace

Iniciativas Gratuitas de la Comunidad Solidaria www.altademanda.es

Síguenos en Instagram Comunidad solidaria de alta demanda

Síguenos en Facebook Comunidad de Alta Demanda y Alta Sensibilidad

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Bebes y niños AD, NAS, ACC y PAS

¿Cómo descubrí que mi hijo es de Alta Demanda?

Escrito por Anna Company Fundadora Comunidad Solidaria www.altademanda.es

¿Cómo fue el parto?

Estuve 13 horas y 47 minutos de parto, y mi pequeño todavía quería quedarse apegado dentro de mí, se aferraba a las paredes de mi cuerpo mientras yo pujaba y forzaba hacia abajo con todas mis fuerzas y no conseguía absolutamente nada.

Desde esos instantes ya demostraba su fuerte carácter, su testarudez, su personalidad.

Finalmente llegó la hora y no hubo manera de hacerlo salir, y el médico tuvo que practicarme una cesárea ya que además hubo una complicación y no pude acabar un parto natural, después de pasar casi 14 horas en la sala de partos, con contracciones muy dolorosas y las terribles y debidas dilataciones.

¿Hubo piel con piel?

Cuando mi pequeño bebé nació dejaron que se pusiera encima de mi menos de 3 minutos y luego se lo llevaron la incubadora, luego me sedaron y no puedo recordar gran cosa hasta que desperté ya cosida con mi bebé al lado en la habitación del hospital y con varios tubos de suero y medicación insertados en mis venas.

¿Cómo fue la recuperación post parto?

Recuerdo que los primeros días de recuperación que pasé en el hospital, después de la cesárea, yo estaba fuera de mí, distorsionada, adolorida, como ida, contenida de emociones y sin poder casi ni moverme de la cama.

Había nacido mi pequeño bebé maravilloso, mi tesoro. Y yo sentía las cosas como muy difuminadas, borrosas, como sin sentido.

Aquella sensación de despersonalización no me dejaba disfrutarlo del todo, era como si no fuese del todo yo misma.

Sentía una mezcla de sensaciones: entre alegría absoluta y angustia, entre dolor y felicidad, entre ansiedad y paz. Me sentía emocionalmente desfigurada, totalmente torcida.

Recuerdo que tenía a mi bebé de 3 kg siempre pegado a mi pecho, tumbado encima de mí, era la única manera en que se quedaba un poco tranquilo y en calma, solo algunas veces. 

Me encantaba olerlo, sentirlo, oir su corazón, su respiración, su tacto…

¿Qué actitud tenía mi bebé?

Y lloraba, lloraba mucho, tenía hambre, todo el rato tenía hambre, nada le saciaba.

Así pasaban las horas de aquellos días que recuerdo de forma nebulosa y turbia, colapsada de tanta medicación y extasiada por las visitas de los familiares y amigos que únicamente hacían ruido y provocaban más desconcierto a la situación.

Mi hijo lloraba de hambre porque la leche que nos daban en el hospital, no le saciaba lo suficiente y siempre quería más, se sentía insatisfecho, él necesitaba succionar mucho más de la ración que le tocaba. 

Yo no podía darle el pecho por la medicación que tomaba y los biberones del hospital se le quedaban especialmente cortos y él lloró y lloró sin parar desde el primer día, demandaba con insistencia y terquedad cada una de sus necesidades ya desde el inicio.

¿Cómo lo relajaba?

Se apaciguaba levemente apegado a mi pecho, tumbado, respirando junto a mi corazón, así, las pocas veces que había silencio en la habitación

Durmiendo poco, a veces de día, a veces de noche, cortos ratos, respirando junto a mí. Pero el mínimo ruido lo despertaba, el mínimo movimiento, el mínimo soplido, el mínimo roce…. Y estallaba de pronto en gritos y lloros intentando saciar su nueva necesidad de “algo” que nunca descubrí qué era. Insaciable, insatisfecho.. Era un bebé hipersensible.

Percibía cualquier cosa y lo expresaba de una forma totalmente amplificada, como a través de un altavoz.

Gritaba más que ningún otro bebé y abría sus enormes ojos expresivos, se erguía y levantaba su cabeza como si fuera a ponerse de pie desde muy pronto.

Pasamos una semana en el hospital y cuando llegamos a casa me di cuenta de que me convertí en madre, en mamá. 

¿Cuando me hice consciente de mi maternidad?

En aquellos primeros días de mi maternidad, en casa, me hice consciente de lo que significa ser madre, de lo que significa tener un hijo. De la responsabilidad que conlleva.

Porque aunque te prepares para ello durante la vida, aunque te informes, leas, estudies y dediques parte de tu tiempo a asimilar el hecho de que vas a ser madre, hasta que no tienes a tu hijo en brazos dependiendo de ti, no lo vives realmente, no te haces del todo consciente.

¿Cómo iba a educar a mi hijo?

Cuando empecé a conocer a mi hijo, me di cuenta de que todo aquello que yo creía saber sobre el desarrollo de los bebés y niños, sobre la educación, sobre la evolución, las emociones y su crecimiento no iba a servirme absolutamente de nada, porque mi hijo, mi hermoso bebe intenso, amoroso… Mi tesoro, era especial, era distinto a los bebés de libro.

Y entonces me entró una especie de pánico terrible y empecé a darme cuenta de que de alguna forma nadie me había enseñado a ser madre de aquel bebé que tenía entre mis brazos, nadie me había explicado cómo debía hacerlo para ser madre de un bebé tan especial, tan sensible, tan exigente.

Porque yo tenía un niño de alta demanda entre mis brazos y nadie te capacita para criar a un niño con este tipo de temperamento.  

Un bebé que no duerme, un bebé que succiona siempre y desea más y más, un bebé que llora con un volumen exaltado, que intensifica cualquier estímulo, que necesita continuamente estar en contacto, un bebé que exige tu presencia a cada instante y que no se calma con ninguna técnica de aquellas que aconsejan las vecinas, las abuelas, las amigas o las otras otras madres… 

Porque es un bebé con un temperamento altamente demandante, hipersensible, activo.

Autoaprendizaje

Fue entonces cuando empecé a descubrir, a informarme a analizar, a aprender.

Fue entonces cuando escuché a mi bebé, cuando le observé, cuando conecté con él, cuando me fijé en sus necesidades y quise empatizar con él.

Reconocí a mi bebé con su temperamento intenso, con sus fortalezas y debilidades y me di cuenta de que como madre debía prepararme porque no podía criarlo del mismo modo que cualquier otra madre.

Mi hijo era mas intenso, mas ruidoso, mas sensible, mas activo, mas afectuoso, mas exaltado, mas testarudo, y caprichoso, más desafiante, más de todo…

Siempre más de todo que el resto de niños y por eso  tenía otras necesidades que no estaban en los libros. 

Necesidades afectivas

Otras necesidades que ni las vecinas, ni los abuelos, ni las amigas ni nadie que no tuviera un niño/a AD podía comprender.

Entonces dejé de escuchar a medio mundo, y empecé a escucharlo a él y a mis instintos de madre. 

Y así es como funcionamos nosotros.

Con nuestras reglas. 

Porque el instinto de una madre, es real.

Importancia de una Tribu

Busca un lugar donde no te juzguen, donde puedas compartir tus experiencias sin críticas con personas que comprendan lo que vives. busca tu tribu. Estamos aquí, somos tu comunidad. Esta Comunidad la hemos creado entre todxs precisamente para cooperar y apoyarnos mutuamente, estamos unidxs, no estamos solxs.

Únete a la Tribu en este enlace

Conferencia de Mónica San Martín Heridas Emocionales en la Maternidad

Escrito por Anna Company fundadora comunidad Solidaria www.altademanda.es

 II Congreso Internacional de Alta Demanda

Accede GRATIS

En esta confefencia que podrás ver desde el dia 16 de febrero de 2023 hasta fenrero de 2024 gratuitamente desde la Intranet de www.altademanda.es, Monica San Martín nos explica un tema muy importante que a nivel psicológico, el gran cambio que se realiza en la vida de una mujer con la la llegada de un bebé precisa un periodo de adaptación a la nueva situación y no por ello la mamá debe sentirse culpable ni autorecriminarse a sí misma como “negativa” y mucho menos permitir que lo hagan otras personas con juicios externos, es necesario poner límites.

Es cierto que cuando una mamá primeriza esta embarazada suele tener ciertas expectativas, quizás demasiado elevadas, que pueden ser un tanto irrealistas, sobre lo que es el concepto de la maternidad, ya sea por lo que otras personas le han explicado o por lecturas o por ideas propias que se haya creado. La realidad a veces es distinta a lo esperado.

Es necesario  un periodo de adaptación para asimilar el cambio y por ello a veces se abren ciertas heridas emocionales que estaban tapadas y que pueden resurgir en estos momentos.

Mónica San Martín nos explica este tema con más detalle. Y nos enseña herramientas para poder gestionarlo.

Inscríbete en este enlace

Todas las emociones son necesarias

 

Escrito por Anna Company

Las emociones “negativas” también son válidas

Este artículo va dedicado a todxs aquellxs famílias de niñxs Altamente Sensibles que me preguntais como gestionar las emociones de vuestros hijxs, la frustración, la decepción, lel miedo, a veces la timidez o verguenza..

Muchas veces estas emociones que llamamos “negativas” conllevan reacciones en los niñxs inesperadas ya pueden ser de aislamiento, rabieta, enfado, tristeza, arrebato emocional, etc y nuestros hijxs se sienten invadidos de sensaciones que no pueden gestionar todavía por su edad.

Es positivo que desde la infancia trabajemos con la inteligencia emocional y aportemos herramientas a nuestros hijjxs de gestión emocional, para ello debemos entender qué son las emociones.

¿Qué son las emociones?

Según Johnmarshall Reeve una emoción es un estado generado internamente que orienta nuestra conducta a fin de garantizar nuestra supervivencia, bienestar o adaptación al entorno. 

Por lo tanto no podemos catalogar las emociones como positivas o negativas ya que todas cumplen con una función.

Emociones disfuncionales

El conflicto llega cuando una emoción es disfuncional, es decir, cuando hay una emoción que provoca una respuesta que sale fuera de control por su intensidad y no funciona o no te deja reaccionar en la rutina con normalidad. 

Regulación de emociones

Este tipo de reacciones debemos poder modelarlas en su nivel, es como si tuviéramos un mando a distancia y pudiéramos decir el volumen del sonido que escuchamos, es necesario tener ese mando a distancia para poder regular cuando subimos el volumen y cuando lo bajamos, dependiendo de nuestra necesidad.

Por ejemplo, cuando estamos ante un peligro o ante un ataque generalmente es normal que nuestro volumen aumente (no es normal que se bloquee) nuestra reacción debe ser de “protección” debemos actuar con medidas de defensa ante ese peligro, es por ello que nuestra emoción de “miedo” se activa y aumenta no disminuye. 

Sensación de una emoción

La emoción de miedo por lo tanto no es negativa, no existen las emociones negativas, ya que todas las emociones son  necesarias. El tema es que la sensación que nos produce dicha emoción no nos agrada y no deseamos sentirla, pero ello no significa que no sea necesaria para nuestro proceso de vida, porque sin esa emoción estaríamos perdidos ante el peligro y no podríamos protegernos ya que nuestro sistema de “alerta” estaría desactivado porque nunca sentiríamos miedo.

Funcionalidad de las emociones negativas

Lo importante es que este miedo sea funcional, como se comentaba al principio del texto, no disfuncional, es decir, que tenga una lógica y un sentido. Cuando el miedo aparece sin fundamento ahí es cuando hay que investigar cuál es el foco que lo provoca.

En los niños es imprescindible iniciar la gestión emocional reconociendo las emociones, nombrándolas, no podemos gestionar algo que no existe, que no entendemos, debemos conocer cada emoción, relacionarla con su sensación, expresarla, recordar cuando la hemos sentido.

Felicidad, alegría, miedo, tristeza, enfado, rabia, euforia, frustración, satisfacción…

Inteligencia emocional

Para hacer esto se puede hacer de diversas formas:

  • Con dibujos o fotografías de caras de personas y poniendo nombres
  • Con juegos en los cuales por ejemplo en la calle se observa a una persona y el niño tenga que imaginar cómo se siente
  • Con el juego de la caja de las emociones que puedes leer aquí
  • Explicándole anécdotas al niño sobre emociones que te suceden durante el día

Por otro lado, para gestionar el tema de las emociones otro punto importante es saber regularnos nosotros ya que como sabemos somos la imagen a seguir. Ellos nos imitan.

Por lo tanto no podemos mostrar gritos, ni descontrol emocional si esperamos que ellos aprendan a gestionarse.

Hay una técnica para cuando se está iniciando un estado de ira que se llama la técnica de la tortuga que puedes leer aquí, que es útil para “parar y recapacitar”

Parar y Recapacitar

¿Por qué hacemos esto?

Esto lo hacemos porque si lo recordamos, como hemos explicado en post anteriores cuando estamos irritados o en rabieta, nuestra mitad del cerebro (la racional) no escucha, está totalmente apagada, porque la otra mitad la emocional ha invadido totalmente el espacio mental y el estado del niño o la persona está exaltado y no puede racionalizar con serenidad, por lo tanto cualquier cosa que digamos puede estar influida por este estado irracional de enfado.

En ese momento la mejor opción es esperar (meterse en el caparazón de la tortuga) “contar hasta 10” “hinchar un globo” y calmarse durante unos minutos y cuando nuestro cerebro esté estable entonces conversar buscando una solución ante lo sucedido.

Esta técnica se llama “conecta y redirige” de Daniel J. Siegel & Tina Payne Bryson sobre la que puedes leer en este enlace.

Si te interesa saber más sobre este tema de como gestionar las frustraciones y rabietas de los niños de ALta Demanda te recomiendo que descargues gratuitamente el Monográfico “Las frustraciones y Rabietas de los Niños AD” en este enlace

Por otro lado recuerda que tenemos un libro que trata íntegramente de Las emociones de los niños de Alta Demanda y Atamente Sensibles que puedes adquirir en este enlace

Si quieres ver más monografícos gratuitos sobre Niños de Alta Demanda entra en este enlace

*Infromación sobre la Comunidad**

¿Buscas psicologo especializado en Alta Demanda, Alta Sensibilidad y/o Altas Capacidades? Entra en este enlace

Necesitas orientación sobre crianza de alta demanda, alta sensibilidad o altas capacidades? Entra en este enlace

Iniciativas Gratuitas de la Comunidad Solidaria www.altademanda.es

Síguenos en Instagram Comunidad solidaria de alta demanda

Síguenos en Facebook Comunidad de Alta Demanda y Alta Sensibilidad

Síguenos en Facebook en mamadealtura

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Bebes y niños AD, NAS, ACC y PAS

¿Como saber si necesito apoyo emocional? Realiza este Test y te respondemos con las conclusiones

Test de valoración para orientarte sobre si necesitas apoyo terapéutico o emocional

  • ¿A veces piensas que necesitas hablar con alguien porque crees que tu estado emocional no esta equilibrado?
  • ¿Te sientes insegurx o culpable en ciertos aspectos de tu vida?
  • ¿A veces eres incapaz de poner límites a otras personas y posicionarte defendiendo tus valores?
  • ¿Crees que tienes la autoestima más bien baja?
  • ¿No estás del todo satisfechx con tu día a días?
  • ¿Es posible que te sientas desbordadx y agotadx?
  • ¿Te sientes solx o culpable?

Responde este formulario y valoraremos cual es tu estado emocional te diremos si creemos necesario el apoyo terapéutico y/o emocional por parte de una Psicóloga o Coach y te explicaremos nuestro punto de vista para mejorar tu estado anímico.

Las Orientadoras del equipo de www.altademanda.es son especialistas en Alta Demanda, Alta Sensibilidad y Altas Capacidades que trabajan aportando herramientas para  gestionar estados de ansiedad, culpa, estrés, inseguridad, baja autoestima, depresion, irritabilidad, inquietud, apatía, agotamiento y  también te aportarán pautas de crianza respetuosa para facilitar la convivencia en el hogar entre tu hijx y tú y además con tu pareja, para favorecer la relación, en caso de que se haya deteriorado.

Recuerda que No estás solx.

La primera sesión es gratuita donde  estudiamos tu caso y te explicamos como realizamos la estructura de las sesiones y el método que utilizamos para resolver con óptimos resultados cada caso en particular, ya que consideramos que cada persona es única y debe abordarse de forma personalizada.

 

Puedes responder el formulario en este enlace

 

 

 

**Información Importante**

Formaciones de la Comunidad Solidaria www.altademanda.es. Más info. en este enlace

Síguenos en Instagram Comunidad solidaria de alta demanda

Síguenos en Facebook Comunidad de Alta Demanda y Alta Sensibilidad

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Bebes y niños AD, NAS, ACC y PAS

Orientación alta demanda, alta sensibilidad o altas capacidades

Asesorias de Crianzas Intensas

 

Soy Anna Company la Fundadora de la Comunidad Solidaria de www.altademanda.es y una parte de las labores que realizo en la Comunidad son las orientaciones personalizadas a las familias.

Estudio del caso

Estas orientaciones las realizo después de un estudio exhaustivo del caso para poder valorar exactamente las necesidades de cada família, ya que cada hogar tiene sus propias particularidades y no  todas las familias tienen las mismas circumstancias, por lo tanto, las técnicas de acompañamiento familiar estándars que se utilizan generalmente, no funcionan para familías con niñxs de temperamento Altamente demandante, Altamente sensible o con Altas Capacidades, se debe profundizar y estudiar el caso concreto estableciendo pautas específicas para cada proceso. Si quieres realizar la valoración para el estudio del caso puedes acceder a este enlace

Juicios externos

Por otro lado debemos tener en cuenta que estamos criando a un tipo de niños/as con un temperameno más intenso y más emocional lo que conlleva ciertas necesidades en la crianza que pueden parecer “divergentes” ante personas externas al ámbito familiar  que hace que muchas veces la família (el padre y la madre) se sientan presionados, culpables o juzgados por no saber realmente si estan realizando lo correcto con el modelo educativo que adoptan con su hijx ya que al ver sus reacciones “mas exaltadas” que la de los otros niñxs pueden llegar a considerar que su hijx no evoluciona de forma correcta y sentir dudas.

Todo esto y muchas otras cosas que imaginan las familias de bebes y niñxs AD/AS y/o AC son comunes, suceden habitualmente en las famílias con niñxs de rasgos intensos, aunque son erróneas, es decir, el sentimiento de culpabilidad es inducido por falsos pensamientos internos, causados por la presión y la inseguridad del desconocimiento.

Punto de inflexióm

Yo considero que la maternidad AD, AS o AC es un punto de inflexión en la vida de una persona y es un momento de superación y autoconocimiento, es cuando se realiza el verdadero aprendizaje interior, el viaje  que te lleva a comprender quien eres y cual es tu prioridad.

En este momento cuando coges consciencia de esto después del proceso de maduración que conlleva un tiempo, llegas a estar satisfechx y segurx de tí mismo/a, de lo que haces y de cómo lo haces.

Pierdes el miedo.

Entonces es cuando no te importa que te juzguen o critinquen, cuando dejas de culpabilizarte y cuando ya no tienes dudas.

Mi labor trata de acompañarte en este proceso de descubrimiento para que consigas este objetivo, esta claridad, para que te hagas consciente y veas con conviccioón que tu instinto no es erróneo.

Estado de ánimo de la família

La frustración e impotencia y la mayor parte de las sensaciones que tienen las familias de niñxs intensos que “bloquean” y desnivelan el estado de ánimo de la madre o padre generalmente son fruto de “saboteadores” internos creados por sus propios miedos, es por ello que es necesario poder aclararse, serenarse y ver la realidad.

Puntos fuertes de tus hijos/as

Mi objetivo es ayudar a la familias a comprender todo esto y a dotarlas de herramientas para  conocer el temperamento de sus hijxs,  aceptarlo, comprenderlo, empetizar con ellxs, conectar y de este modo saber reconocer sus puntos fuertes y fortalecerlos.

Paciencia y esfuerzo

Todo esto es un proceso que se realiza con tiempo, con paciencia, con esfuerzo.

Lo que yo puedo aportar es un seguimiento en el cual os acompaño para dotaros de un “bastón” que os de firmeza cuando camineis, un “bastón temporal” porque no será necesario siempre…

Así pues si te interesa realizar este proceso, este viaje, puedes contactarme mi correo anna@altademanda.es

Abrazos

Anna

 

Rebeca Torres: “Criar a Contracorriente”

Soy Rebeca Torres, nací en Alcoy (Alicante) en 1983.

Me licencié en Psicología en la Universidad de Valencia e hice mis prácticas en la Asociación Amamanta. Asociación dedicada a la lactancia materna, totalmente desconocida para mi, pues en aquel entonces yo no tenía el más mínimo interés en la maternidad pero el destino quiso que entre las prácticas a elegir, pusiera como primera opción la cárcel de Picassent y como segunda opción Amamanta.

Era la primera vez que se ofertaban unas prácticas de este tipo y mi amor por los retos y la curiosidad, me hizo pedir una entrevista con la tutora que lo llevaba.

Al reunirme con ella, y contarme su proyecto, me fui enamorando de él, y me convenció al darme total libertad de trabajo, pues mi misión sería crear la plaza para demostrar si era útil la labor de una psicóloga en un entorno de maternidad.

Y ahí, entre la ilusión y el desconocimiento, firmé los papeles que me llevarían a adentrarme por primera vez en este mundo que hoy adoro.

En un entorno totalmente femenino, al que yo no estaba acostumbrada, conocí a mujeres luchadoras, fuertes, empoderadas y a la vez, asustadas y cansadas.

Juntas habían buscado hacer tribu para apoyarse y cuidarse en su proceso de maternidad, que distaba muchísimo de lo que la sociedad les había vendido, una maternidad edulcorada, llena de alegrías y luces. Allí, en cambio, descubrí las sombras de ser madre y la soledad cuando en la crianza se trataba de respetar al niño como un ser único y con derechos.

Viví el peso y la soledad de criar a contracorriente y pude elaborar una guía del impacto psicológico que supone tener que enfrentarse a la maternidad real tras las expectativas creadas.

Al terminar mis prácticas empecé a trabajar como Psicóloga sanitaria general en varias clínicas y traté a muchos pacientes. Trabajé con ellos en procesos de ansiedad, estrés, autoestima, entre otros y, un día, de la forma más casual, leí que se iba a ofertar un Máster en Psicología perinatal e infantil.

No lo dudé ni un segundo, por fin podía seguir especializándome en lo que me apasionaba. Y así seguí el camino que había empezado. Fue una formación fantástica pero mi tutor tuvo varios problemas ajenos cuando buscábamos plaza donde realizar las prácticas.

Habíamos tocado poco el tema de la infertilidad pero me había llegado al alma, así que le propuse crear una plaza en la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital La Fe de Valencia. Costó mucho trabajo, horas de papeleos, frustraciones y muchas veces pensé que no lo conseguiríamos, pero al fin aceptaron, y así pude trabajar con ginecólogos y obstetras especializados en infertilidad.

Indagué, estudié y al fin hice una revisión bibliográfica exhaustiva para demostrar la necesidad de un psicólogo como parte del equipo de esterilidad, pues en la seguridad social no cuentan con uno.

Desglosar el impacto psicológico que supone el no poder tener hijos de forma natural me llevó a querer dedicarme a ello plenamente.

Mis prácticas acabaron y yo seguí trabajando como psicóloga general. Y así, de repente, y sin previo aviso, sentí la implacable necesidad de ser madre.

Surgió en mi un deseo tremendo, aunque tuve que esperar un poco a que mi pareja estuviera preparado. Busqué una ginecóloga que me revisara, pues padezco del Síndrome del Ovario Poliquístico y me recomendó empezar a hacer pruebas por si acaso necesitaba ayuda.

En el transcurso me quedé embarazada, poco más de tres meses después de haber empezado la búsqueda. Me enteré de casualidad y duró poco, pues a las horas comenzó un sangrado que me llevaría a vivir mi primera pérdida, “aborto bioquímico”, me dijo el doctor sin apenas mirarme a la cara. “No te preocupes, pasa mucho”, añadió la enfermera.

Esas palabras dolieron casi tanto como el propio aborto, con él se me fue la ilusión, me sentí perdida, sin saber dónde acudir, con ganas de gritar, pero sin poder porque tampoco lo quería contar, una ambivalencia dolorosa.

Poco más de un mes después quedé de nuevo embarazada, la alegría y el miedo vinieron juntos, por lo que acudí al hospital a que me revisaran.

Posible embarazo ectópico, fue el diagnóstico, “ven cada dos días para comprobar que la hormona CGH sube”.

Y así, con los brazos lastimados, un nudo en la garganta y el miedo en las entrañas, pasaron los días hasta que un domingo por fin lo vi, el corazón de mi hijo latiendo, fuerte, con ganas, pero tan lejos del útero, se había alojado en la trompa.

Se confirmaba el diagnóstico, había que operar de urgencia.

Sola, vinieron a ver el ecógrafo uno tras otro, hasta ocho pude contar, ninguno me miró a la cara, ninguno puso su mano sobre mi calmando mi alma dolorida.

La primera vez que lo veía y se lo iban a llevar tan pronto. Y así perdí mi trompa y con ella mis ganas de vivir.

Quedé derrotada, no quería salir, quería esconderme en mi dolor, huir.

Recibí apoyo de los míos que no sabían ni que estaba buscando embarazo, pero yo solo quería llorar, sola y tener a mi hijo en brazos.

Así, entre las prisas no me permití vivir el duelo y empecé un tratamiento de Reproducción Asistida. Hice una FIV, conseguí 6 embriones sanos de los 27 óvulos que sacaron.

De las dos transferencias, hoy soy madre de dos hijos.

Fue largo y complicado y viví en mis carnes el miedo, el dolor, la ansiedad, la incertidumbre y la culpa que antes había visto en consulta.

Cuando nació mi hija hace 4 años, no tardé en descubrir que era una niña de Alta demanda y con una sensibilidad diferente a los niños de su edad. Recibí críticas continuas por tenerla siempre en brazos, por amamantarla a demanda horas y horas, por no forzarla a estar sin mí y decidí que ella necesitaba de mi atención plena, así que me alejé del mundo laboral para dedicarme plenamente a su cuidado. Fue duro, aún lo es.

Es una niña maravillosa, con una actividad inagotable, curiosa y casi como un chicle, pegadita siempre a mí, criarla me hizo sentirme perdida muchas veces, exhausta.

Pero hace 20 meses decidí volver a intentar ser madre, allí me choqué con un personal sanitario poco empático, que despersonalizaba todo y que me trataban como si no supiera del tema. Quería hacer una transferencia de mis embriones sin medicación para que no afectara a mi niña que aún mamaba. Nadie quería hacerlo, hasta que por fin encontré a alguien que me escuchó. Acordamos cómo lo haríamos y en menos de dos semanas veía mi segundo positivo. Estaba desbordante de alegría y un día nos encerraron por la pandemia.

Embarazada, sola, con mi niña de dos años. La ansiedad volvió a mí, después de años creyéndola controlada.

El embarazo fue difícil y el parto complicado, lo que me llevó a tener depresión post parto.

Toda la teoría que conocía me vino a mí de golpe. Cuánto dolor, tener a mi bebé en brazos y sentir tanta tristeza.

El camino tuvo muchas subidas y bajadas y tuve que trabajar mucho en mi, también para reconstruir nuestra nueva familia, debíamos encontrar cada uno nuestro nuevo lugar.

Y poco a poco vi la luz. Y me descubrí a mí, pero gris, cansada y vacía.

Rebusqué en mis deseos y de casualidad me propusieron crear una Asociación pro crianza respetuosa, así lo hice y ese fue mi primer proyecto tras la maternidad.

Poco después empecé a escuchar amigas y conocidas con infertilidad y volvieron a mí todos los recuerdos profesionales y personales. Lo tenía claro, mi camino era visibilizar el impacto que supone la infertilidad y ayudar a vivir el proceso sin perder el bienestar emocional.

Esa era mi verdadera pasión.

Y así empecé este nuevo camino, formándome y amándome de nuevo en esta faceta maravillosa.

Monográfico sobre Irritabilidad en los niños de la primera Infancia

Escrito por Anna Company

Mi hijo pega : ¿Qué debo hacer?

Este monográfico va dirigido a los padres o familiares de niños y niñas de 1 a 8 años que tienen conductas agresivas, como pegar, tirar objetos, morder u otros.

Se pueden encontrar las causas que generan el conflicto según la edad y posibles formas de gestionar la situación a través de disciplina positiva.

En las primeras etapas del desarrollo infantil, los niños pegan porque carecen de la capacidad para poder  comunicarse y expresar sus emociones, así como de las herramientas óptimas para gestionar su frustración. e impotencia.

Los niños no nacen agresivos. Los niños no son por naturaleza violentos, ni maleducados, ni irritables, ni irresponsables, ni nada de todo eso. No! la agresividad no es innata, la realidad es que los niños imitan, reaccionan a su entorno, hacen lo que ven, aprenden de los estímulos del exterior, de la televisión, de los videojuegos, de la gente de la calle, de la familia, de los profesores, de los otros niños, etc.

Ellos copian actitudes del ambiente que viven. Por eso es necesario empatizar con ellos y ponernos a su nivel.

Es necesario que nos pongamos en su piel e intentemos comprender qué es lo que les lleva a actuar de esa forma y analizar qué es lo que solicitan con dicha conducta. Porque quizás tienen una necesidad no cubierta.

En este monográfico te explico algunas técnicas para ello que quizás puedan ser de tu utilidad

Debemos plantearnos que está pasando en su interior para que nuestro hijo actúe de esta forma. Cuál es el detonante, porque el comportamiento que vemos es solo la punta del iceberg, la raíz la razón esta más a bajo y es lo que como padres debemos tratar de averiguar y gestionar.

Descárgate el monográfico en PDF en  este enlace

Etiqueta de registro de autor

 

 

 

Inscríbete a las formaciones de Alta Demanda con certificación

**Información Importante**

COMUNIDAD SOLIDARIA  AD, NAS, AACC

Accede al Comunidad solidaria de padres y madres de alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades de www.altademanda.es gratis, para más información en este enlace.

  •  Sección Privada de ¿Quieres Hablar? donde puedes realizar consultas gratuitas individuales sobre alta demanda y/o alta sensibilidad a las orientadoras.
  • Canal de Telegram ¿Quieres hablar? Un espacio donde podrás desahogarte contando con la experiencia de dos madres de niños de alta demanda. Un enfoque y mirada distinta. Un lugar para ti.
  • Canal de Telegram de Biblioteca de la Comunidad solidaria de www.altademanda.es donde se archivan todos los docuemntos, libros, monograficos, estudios, test, encuestas, informes, ensayos, relatos, etc. de la comunidad. Toda la informacion sobre alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades a tu alcance.
  • Grupos de apoyo online de los viernes por la tarde de forma gratuita para niños de alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades donde tratamos temas como las emociones, las rabietas, el sueño nocturno, los límites y normas, el comportamiento, etc. todo a través e crianza respetuosa.
  • Descarga de varios libros y monográficos  sobre alta demanda y crianza respetuosa gratis en PDF.
  • Acceso test y encuestas para orientarte si tu hijo/a es de alta demanda, de alta sensibilidad o altas capacidades.

 

Síguenos en Facebook Comunidad solidaria de alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades

Síguenos en Facebook en Mama Fluyendo Lactancia 

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades

Síguenos en Instagram Comunidad Solidaria de Alta demanda y sensibilidad

Monográfico sobre las frustraciones y rabietas de los niños de alta demanda

Escrito por Anna Company

Primera entrega de “Herramientas útiles para criar a un niño de alta demanda” ¿Cómo tratar las frustraciones de los niños de alta demanda?

¿Tienen los niños de alta demanda poca tolerancia a la frustración?

Una parte de la baja tolerancia a la frustración de los niños de alta demanda viene dada por el temperamento ya que cuando se trata de niños muy emocionales y sensibles es más probable que tengan reacciones más intensas hacia las frustraciones, pero hay otra parte de esta tolerancia que es una habilidad que debe aprenderse durante el desarrollo del niño, es decir, debe entrenarse capacitando al niño a autorregularse emocionalmente y a reaccionar ante la frustración de forma más positiva, es por ello que es importante que los padres guiemos a nuestros hijos desde la infancia para conseguir gestionar correctamente las emociones producidas por la frustración enseñando autocontrol de los impulsos y validando sus emociones ayudándoles a reconocer sus sensaciones, a expresarlas y a guiarlas hacia reacciones controladas.

¿Qué es la frustración?

La frustración es la sensación que se produce cuando una persona no logra satisfacer el deseo planeado y como consecuencia reacciona emocionalmente con rabia, ira, malestar, ansiedad o desesperación.

El hecho de que los niños de alta demanda tengan un temperamento hipersensible,, intenso, exigente, testarudo y demandante les predispone en cierto modo a tener una baja tolerancia a la frustración y a reacciones más exaltadas una vez dicha frustración ya se ha producido, es por ello que mientras son pequeños son necesarias algunas técnicas para poder controlar los arrebatos emocionales de nuestros hijos y guiarlos hasta que ellos por sí solos aprendan a autocontrolarse y regular sus emociones.

Es por ello que te propongo un monográfico donde te explico con detalle cómo tratar las frustraciones de tu hijo de alta demanda donde encontrarás algunas herramientas  útiles de disciplina positiva con las que poder hacer frente a sus arrebatos emocionales, el contenido que encontraras en el PDF que te propongo es el siguiente:

  1. ¿Por qué muchos niños de alta demanda se frustran con facilidad?
  2. ¿Qué factores intervienen para que una persona sea más o menos tolerante a la frustración?
  3. Tipos de frustraciones: clasificación de las frustraciones
    1. Frustración provocada por adultos
    2. Frustración provocada por otros niños
    3. Frustración provocada por objetos
    4. Frustración provocada por edad o tamaño
  4. Pautas para trabajar la tolerancia a la frustración
  5. Técnicas para trabajar las reacciones a la  frustración (ira, rabietas, agresividad)

Descárgate en monográfico gratis en PDF este enlace

**Información Importante**

Grupo de Telegram

En febrero de 2020 creamos un Grupo de Telegram de familiares de niños/as de alta demanda y alta sensibilidad y donde tenemos nuestro equipo de colaboradoras especialistas en crianza respetuosa (pediatras, psicólogas, asesoras de sueño, asesoras de lactancia, fisioterapeutas, etc.) ellas nos apoyan y nos dan respuesta a nuestras inquietudes en el grupo de forma solidaria. Puedes Unirte en este enlace

Grupo de WhatsApp

También tenemos un grupo de WhatsApp para Apoyarnos en Tribu muy valorado y útil donde s e valida la crianza y experiencia de  las mamás y los papás y no se juzga, sobre AD (Alta demanda), NAS (altamente sensibles) y AACC (altas capacidades) Únete en   este enlace 

Libro sobre alta demanda

Y no te olvides que tienes a tu disposición para descargar gratis todos los libros y monográficos sobre alta demanda en este enlace

Síguenos en Instagram Personas de alta demanda

Síguenos en Instagram Mama fluyendo Lactancia

Síguenos en Instagram La vida de Pichukis

Síguenos en Facebook bebes y niños de alta demanda y altamente sensibles

Síguenos en Facebook en Mama Fluyendo Lactancia 

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Bebes y niños AD, NAS, ACC y PAS