Autocontrol de las emociones en niños de alta demanda

¿Cómo gestionan las emociones los niños de alta demanda?

Para muchos niños de alta demanda el control de las emociones no es sencillo. En algunos casos aún no han desarrollado habilidades para gestionar sus emociones.

Aceptación

Para que el niño pueda autocontrolarse o “enfriarse” primero debe aceptar que está enfadado, ser consciente de ello, es una emoción que debe reconocer. Como padres debemos ayudarle a ello, haciéndole expresar sus sentimientos constantemente, poniéndole nombre. Me siento enfadado, me siento frustrado, me siento triste, etc.
 
Tener control sobre nuestras emociones para que éstas enlacen con nuestros valores es esencial para adquirir habilidades de afrontamiento para la vida, pero es un proceso madurativo que se va adquiriendo con la edad.

Para hablar de autocontrol, se tienen que dar varias condiciones:

 
1. El niño tiene que tener la percepción de que tiene el control de la situación que se está dando, es decir, no está actuando por impulso, está en plena consciencia y razonamiento y toma decisiones meditadas.
2. Tiene que existir más de una alternativa de respuesta para poder tomar una decisión o hacer una elección sobre algo (ej. Me dejo llevar por el impulso de tirar este juguete porque estoy enfadado sabiendo que si lo hago se va a romper o bien, no me dejo llevar por el impulso y recojo los juguetes que hay en el suelo)
3. Dichas alternativas, con sus desenlaces, son incompatibles, y generan conflicto.

Conexión

Para que el niño AD pueda ver con claridad las alternativas, primero debe entrar en estado de conexión consigo mismo, recordemos que los niños de alta demanda, aunque son muy inteligentes, también son muy sensibles y es posible que se dejen llevar por un estado demasiado emocional y no puedan gestionarlo. Son niños muy apasionados e impetuosos que lo viven todo de una forma muy visceral por lo que el razonamiento a veces se nubla y se confunde bajo la emoción ya sea positiva o negativa.
Renunciar a algo que “desahoga” de forma inmediata pero que a la larga es negativo o bien elegir algo que ahora parece desagradable pero que a la larga va a ser beneficioso, cuesta un esfuerzo para el niño, más aún cuando el niño todavía no tiene bien formada la estructura de noción del tiempo y no puede valorar el resultado a largo plazo.
 
La impaciencia del niño de alta demanda hace que el deseo cree inmediatez hacia las cosas, ellos lo quieren todo en el momento precioso, viven el “aquí y ahora” y no piensan en futuribles. Por otra parte, y en contradicción a esto, son niños muy testarudos y si tienen un objetivo marcado harán lo que sea para conseguirlo, si para conseguir su objetivo hay que ser paciente, ellos serán pacientes.
 
Salir de la zona de confort para obtener objetivos desconocidos es una condición humana y equilibrar esto es la base del autocontrol pero no es fácil de entender para un niño. Todo se basa en las rutinas y riesgos, a veces es más cómodo seguir con las rutinas de forma automática sin pararse a pensar si habría una solución mejor para ese mismo hecho. Por ejemplo, en un adulto podría ser algo así como “no estoy a gusto en mi trabajo, pero es más fácil seguir en él que buscarme uno nuevo”.
 
En el caso de los niños un ejemplo sería: el niño desea un juguete YA, pero debe hacer una cola de 20 minutos para conseguirlo, si entra en berrinche, su madre se lo llevará a casa y se quedará sin juguete, por lo que el niño decide autocontrolar su ira, para cumplir su deseo, esperar 20 minutos y tener el juguete.
 
El niño sale de su zona de confort que sería tener el juguete al instante y aprende a controlar su impaciencia, el niño razona este hecho, toma en cuenta las consecuencias y de ello ejecuta su decisión.

Aceptación

El niño AD tiene un punto fuerte muy valioso que es su coraje y lucha por sus objetivos, son fortalezas a destacar de ellos que como padres debemos potenciar para que después en la vida adulta las utilizan como habilidades de desarrollo. Estas fortalezas conjuntamente con sus valores crean personas ejemplares y modelos a seguir, perseverantes y constantes.
Autocontrol es sinónimo de consciencia, afrontamiento, de cambio. Bajo autocontrol es sinónimo de evitación, de estancamiento, evasión.
 
Es cuestión de tiempo que un niño AD aprenda a gestionar sus emociones y se autocontrole, como cualquier niño tiene sus procesos y tiempos, unos tardan más otros menos, simplemente como padres debemos empatizar con ellos y entender que muchas veces sus comportamientos están derivados de actos emocionales que no han podido gestionar correctamente todavía.

Descárgate gratis el PDF del libro «Cómo criar a un niño de alta demanda» aquí

Descárgate gratis el PDF del libro «¿Tiene Alexandra una mente neurodivergente?» sobre una adulta de alta demanda aquí

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *