¿Qué modelo educativo es el que mejor funciona con los niños de alta demanda?

Escrito por Anna Company

¿Porqué la disciplina positiva es el modelo educativo mas aconsejado para los niños de alta demanda?

 Vamos a describir los 4 modelos educativos existentes y a ver sus características y repercusiones:

1 – Autoritario

Los padres establecen las normas y no aceptan que se cuestionen, no conciben que se hagan las cosas diferentes a su manera de pensar, aplican castigos a la conducta del menor y muestran bajo afecto y una alta exigencia hacia la conducta del niño. Suelen ser padres poco cariñosos que mantienen poco nivel de comunicación con el niño y que controlan de forma rígida el comportamiento de sus hijos.
No suelen tener en cuenta las necesidades de los niños y no les escuchan.
 
Los niños AD suelen ser niños muy testarudos e inteligentes que se rebelaran ante este estilo educativo y entrar en conflicto creando innumerables luchas de poder con el adulto y mal comportamiento, además dependiendo de la edad del niño si no tiene las suficientes herramientas como para poder comunicar su frustración o ira frente a la impotencia que sentirá delante la injusticia causada por la rigidez autoritaria de sus educadores entrará en profundas rabietas y crisis de ira.

Las consecuencias de este estilo de educación son:

• Niños y niñas con autoestima baja.
• Dificultad para controlar sus impulsos.
• Inmadurez.
• Poco persistentes en las tareas.
• Rebeldía y comportamiento conflictivo
• Poco vínculo y confianza padre e hijo
Hay padres y madres que utilizan este estilo educativo pensando que si no gritan o castigan el niño les va a manipular y no va a aprender o que como son niños AD necesitan más límites y normas de lo normal, o que si les damos demasiado amor o cariño los estamos malcriando. Esto es un error porque como hemos dicho las consecuencias son graves ya que se rebelan y se aíslan en su propio mundo interior. Los niños actúan por miedo no por entendimiento.
 
2 – Permisivo
Los padres con este estilo educativo suelen sobreproteger al niño creyendo que le ayudan haciendo por él las cosas y no dejándolo ser autónomo. Suelen ser muy afectuosos y muy poco exigentes. Son muy comunicativos con el niño y no le ponen límites. Pretenden evitar el conflicto con sus hijos a toda costa y por ello ceden ante cualquier acontecimiento. Los niños se crían sin ninguna pauta de conducta y esto conlleva dificultades en el entorno social fuera de la familia.
 
Los niños AD que suelen ser niños muy emocionales se encontraran con la dificultad de que la realidad no es igual que en su entorno familiar, de que ellos no son el centro de atención del mundo y que sus demandas en el exterior no son cumplidas, esto les puede llevar a una enorme frustración, recordemos que los niños AD ya suelen tener poca tolerancia a la frustración y al ser tan emocionales esto puede derivar en conductas explosivas emocionales y cambios en sus estados de ánimo producidos por las continuas decepciones.
 
Las consecuencias de este estilo educativo son:
• Niños exigentes e irrespetuoso con los demás
• Inseguros y “mandones”.
• Suelen estar acostumbrados a hacer lo que quieren y por ello se vuelven egoístas y egocéntricos
• No tienen ningún sentido de la disciplina
• Suelen tener muy poco control de su conducta
• No saben gestionar sus emociones
 
3 – Indiferente o negligente
Los padres no se implican en la educación del niño, le dan libertad total para tomar sus propias decisiones, aunque el niño todavía no tenga las herramientas necesarias para ello. Es un estilo sin normas y sin afecto y además con muy pocas exigencias hacia el niño.
Los padres con este estilo educativo suelen ser poco cariñosos y con bajo nivel de comunicación con el niño, no le ponen límites ni control y además tiene muy baja disponibilidad hacia él. Nunca están a su lado.
 
Los niños AD con este estilo educativo se crían con ausencia de afecto, una necesidad básica para ellos ya que por su alta sensibilidad la carencia de afecto y contacto hace que no se cree el vínculo entre los padres y el hijo creando un niño ansioso, inseguro y temeroso, además la falta de un patrón de conducta le crea confusión y hace que no se desarrollen correctamente sus capacidades de comportamiento social haciendo que el niño dude continuamente entre lo que es correcto e incorrecto.

 Las consecuencias de este estilo educativo son:

• Baja autoestima
• Fracaso escolar
• Conflictos sociales
• Conductas agresivas
• No tienen confianza en sí mismos ni responsabilidad.
 

4 – Democrático

Los padres que tienen este estilo educan bajo los principios de la educación respetuosa, consciente o democrática, o de disciplina positiva.
Este estilo lo usan miles de madres y padres de todo el mundo para educar mejor a sus hijos AD, Este es el estilo de educación que te llevará a reducir el conflicto y a que tu día a día sea más fácil con tu hijo/a.
Este estilo se basa en:
Exigir respeto mutuo, de padres hacia hijos y viceversa
Dar mucho amor y apoyo
Se establecen límites de forma empática y conjuntamente con el niño para entenderlo, escuchando activamente lo que ellos tienen que decir
Se promueve la responsabilidad del niño, dándole tareas y autonomía y enseñándole capacidades para la vida
Existe una fuerte comunicación y conexión que crea vínculo directo con el niño
 
Con este estilo basado en la disciplina positiva se logra aumentar la colaboración, reducir el conflicto, no dañar la autoestima, lograr que el niño asuma responsabilidades, etc.
Con este estilo logramos reducir enormemente el conflicto en casa, aumentar la colaboración de nuestro hijo/a, no dañar su autoestima, promover que asuma responsabilidades y que aumente su autodisciplina. Son hogares en los que a pesar de las dificultades y los retos que supone un hijo/a de espíritu libre, hay mayor nivel de alegría y paz.
 
La educación debe ser una combinación entre amor y firmeza en la que tiene que existir un equilibrio entre el amor para que los niños se sientan vinculados y conectados y no abandonados y una estructura con límites y normas para crear una estructura y orden dotando de seguridad y autonomía al niño.
 
Los niños AD tienen un equilibrio óptimo entre el cariño y la firmeza. Obtienen las normas y límites necesarias para su educación de una forma afectiva que con su alta demanda de atención es la que mejor funciona. Suelen ser niños muy testarudos e inteligentes que necesitan razonamientos y negociaciones antes de aplicar una norma por lo que este estilo que es el más comunicativo es el ideal para ellos en cuanto a esto. El hecho de tratarles con respeto, autonomía y amor crea un vínculo de conexión y confianza con el niño que aumenta su emotividad y colaboración y reduce los conflictos de su intenso temperamento en cuanto a rabietas, ira y frustración. Con las técnicas de disciplina positiva con paciencia y empatía se puede llegar a conectar y fortalecer al niño de forma muy productiva.
 

Las Consecuencias de este estilo educativo son:

• Niños que tienden a tener altos niveles de autocontrol y de autoestima.
• Son más capaces de afrontar situaciones nuevas con confianza.
• Son persistentes en las tareas que comienzan.
• Son interactivos y hábiles en las relaciones entre iguales, independientes y afectivos.
• Suelen tener valores sociales y morales interioridades.
• Interiorizan normas y su competencia social está muy desarrollada.

Consejos

• Educa siempre desde la calma y con paciencia
• Demuéstrale siempre que puedas tu amor.
• Habla con cariño, pero con firmeza.
• Dedícale tiempo especial en exclusiva y busca cómo reforzar el vínculo.
• No hagas nada que él pueda hacer por sí mismo
• Las cosas con una sonrisa salen mejor
• Respeto mutuo, ante todo
• No seas autoritario dale explicaciones y razonamientos
• Pregúntale su opinión.
• Involúcrale al definir las normas. Estará más dispuesto a cumplirlas.
• Ofrécele opciones. Déjale decidir
• Avísale antes de hacer las cosas, que no le pillen por sorpresa
 

Conclusiones:

 
El afecto es necesario para transmitir seguridad a cualquier niño o niña. Sentirse querido y aceptado contribuye a la formación de un buen autoconcepto y autoestima adecuada. Por otra parte, la comunicación hace que haya frecuentes diálogos llegando más fácilmente a saber las inquietudes e intereses de sus hijos. Esto también facilita a los padres saber cómo son y qué hacen sus hijos, además de favorecer llegar a acuerdos. Al mismo tiempo, también los hijos pueden llegar a conocer más y mejor a sus padres, creando así un clima de confianza donde sientan más libertad para comunicarse de manera abierta y sincera.
Todo esto ayuda a que los menores aprendan a relacionarse y ponerse en el lugar de los demás, desarrollando capacidades importantes para la vida en sociedad: expresión y comprensión de sentimientos, empatía, habilidades sociales…
Si quieres saber mas sobre la Disciplina positiva puedes leer aquí.
Telegram

A parte de este grupo también cuentas con la posibilidad de agrégate al grupo de Telegram donde somos mas de 270 participantes y contamos con la orientación de nuestras colaboradoras especialistas en crianza de alta demanda, pediatras psicólogas, asesoras de sueño de lactancia, logopedas, fisioterapeutas, etc. Y puedes unirte en este enlace

Libros de alta demanda

Y no te olvides por otra parte, que tienes a tu disposición una biblioteca de libros y monográficos  sobre crianza de alta demanda en este enlace

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.