Libro: «El adolescente de alta demanda»

Escrito por Anna Company

El temperamento de alta demanda en la etapa de los 12 a los 21 años

La adolescencia es una etapa muy importante con muchos cambios físicos, psicológicos y emocionales. A veces estos cambios se dan de forma rápida y se necesita un tiempo para adaptarse a ellos, es por ello por lo que es importante que como padres estemos preparados para poder acompañar y orientar a nuestros hijos en su camino de descubrimiento interior para que se desarrolle de forma independiente y óptima.

Este libro pretender acercar a los padres y madres de adolescentes de alta demanda a establecer las bases para poder comprender sus emociones y reacciones durante los cambios que realizan en esta etapa, aportando información de su temperamento.  Describiendo las características más comunes del rasgo de la alta demanda que están presentes en las edades comprendidas entre los 12 y los 21 años y que condicionan reacciones en su comportamiento.

En el libro también se explican pautas para guiar al adolescente de alta demanda durante su evolución y desarrollo según dichas características para afrontar la vida de una forma positiva.

Descárgate el libro en formato PDF en este enlace

Información importante sobre alta demanda:

Recuerda que puedes acceder a los PDF de   “Herramientas útiles para criar a un niño de alta demanda” en los siguientes enlaces:

  • Monográfico ¿Cómo tratar las frustraciones de los niños de alta demanda? en este enlace
  • Monográfico sobre rutinas, normas y límites para niños de alta demanda en este enlace
  • Monográfico sobre sueño nocturno en los niños de alta demanda en este enlace 
  • Monográfico sobre ¿Cómo saber si un niño es de alta demanda? en este enlace

A parte de esto no te olvides que tienes a tu disposición los siguientes libros en PDF para descargar:

Y a partir del 16 de febrero podrás descargar en PDF los siguientes libros que ahora están con Kindle Unlimited

  1. El desarrollo interior del niño de alta demanda
  2. Las emociones del niño de alta demanda
  3. Relatos sobre crianza de alta demanda

Y por último recordarte también que los viernes cada quince días nos reunimos algunos padres y madres de niños de alta demanda para compartir nuestras experiencias de crianza y apoyarnos mutuamente en los grupos de apoyo online, si te apetece unirte puedes hacerlo en este enlace.

 

 

Los abuelos de alta demanda ¿Te respetan?

Fragmento del libro «¿Cómo criar a un niño de alta demanda?

¿Tus padres y tus suegros respetan el método de crianza que utilizáis para tu hijo o hija de alta demanda?

Otro tema importante que hablar en cuanto a la crianza de nuestros hijos de alta demanda son los abuelos:

Los abuelos pueden ejercer mucha influencia en la crianza de nuestros hijos.

Tipos de abuelos

Hay dos tipos de abuelos:

  • Los que disfrutan de sus nietos con el juego y el placer, pero sin hacerse cargo de sus necesidades ni de su educación.
  • Los que se prestan para cuidar a los nietos como sustitutos de los padres y se hacen cargo de sus cuidados y necesidades.

Algunos abuelos se sienten felices y alegres de tener la oportunidad de sentirse útiles y activos y perciben su aporte a la crianza de los nietos como algo positivo, pero para otros la tarea puede volverse pesada y como una obligación para la cual ya no tienen energía, aunque si se sienten felices de ver crecer a sus nietos.

Modelos educativos antiguos

Con los niños de alta demanda algunas veces el conflicto surge cuando los abuelos quieren inconscientemente imponer sus modelos educativos con los nietos aconsejando pautas muy autoritarias de hace 30 años o bien muy permisivas, con la intención de que el niño mejore su comportamiento “intenso” porque no comprenden las características del temperamento de la alta demanda, cuando los padres quizás ya están educando a su hijo con un método de crianza alternativo y consensuado.

Respeto mutuo

Es difícil algunas veces que los abuelos entren en razón y entiendan que deben respetar la forma de educación que mantienen los padres con sus hijos porque ellos tienen unas creencias y valores de antaño que creen que son las correctas y útiles, pero muchas veces es mejor no entrar en confrontación porque no vamos a conseguir cambiar sus formas de pensamiento después de tantos años, simplemente se trataría de negociar un respeto mutuo ante la educación de los niños sin invadir el lugar de los padres.

Formar equipo

Lo ideal sería que los abuelos formaran un equipo con los padres haciendo de acompañantes en su crianza, apoyando y respetando sus métodos y estando cerca por si les necesita, pero sin contradecir sus decisiones.

Aceptación

Los abuelos deben aceptar que el mundo ha cambiado y deben estar abiertos para aprender cosas nuevas y adquirir nuevas herramientas, pero si esto no sucede, simplemente deben respetar las decisiones de los padres.

¿Cómo te sientes en referencia a este tema?

¿Te sientes desacreditado/a por tus padres o suegros respecto a la crianza de tu hijo o hija AD? ¿Crees que no te apoyan lo suficiente? ¿Te sientes juzgado/a?

Muchas veces, como madres,  nos encontramos solas en la crianza de nuestros hijos/as AD, tenemos a nuestro bebe y acabamos de descubrir que tiene un temperamento altamente demandante, a veces tan si quiera lo sabemos todavía, y batallamos cada día para criar a nuestro hijo de la forma más positiva, confundidas porque todos los consejos que los familiares o amigos nos dan no sirven para nuestros hijo/a y a veces frustradas creyendo que algo estamos haciendo mal, dudando de nosotras mismas como madres y sobrellevando el agotamiento físico, mental y emocional que criar a un niño AD conlleva. Y vamos dando pasos hacia delate como podemos con el niño a cuestas y los juicios y presiones de los familiares continuamente acechando nuestra persona, y a veces tienes ganas de gritar, de estallar, de llorar.

¿Cuántas madres han tenido que alejarse por momentos a una habitación vacía a llorar a solas y desahogarse? A veces hemos llegado a estar saturadas, hemos llegado al límite, al extremo y seguimos sonriendo delante de nuestro hijo porque sabemos que su empatía lo percibe todo y vivimos así, aguantando las emociones y las ganas de decir lo que pensamos, lo que sentimos, lo que deseamos, lo que creemos, todo aquello que por no confrontar, por no entrar en lucha delante de nuestros hijos silenciamos. Todo aquello que por amor a nuestros hijos callamos.

Por ese motivo, simplemente por ese motivo, los familiares deberían respetar los métodos con los cuales las madres crían a sus hijos. Porque tienen sus motivos para hacerlo, sus razones. Porque ellas les conocen, les viven. Porque nadie esta en los zapatos de una madre como para poder juzgarla.

¿Tú qué opinas?

Si quieres poder hablar con otras madres de alta demanda que te entiendan y no te juzguen, únete al grupo de apoyo online de los viernes. Para más información aquí

Si tienes un hijo/a AD de entre 6 y 21 años participa en el estudio de rasgos de temperamento para poder valorar como evoluciona el rasgo en la adolescencia, tu colaboración es de gran ayuda. Para más información aquí

Descárgate el libro en PDF: ¿Cómo criar a un niño de alta demanda?   aquí.

Descárgate el libro en PDF  «El niño de alta demanda en la segunda infancia» aquí

Coaching Online sobre crianza de alta demanda

Escrito por Anna Company

¿Te sientes agotada con la crianza de tu hijo/a de alta demanda?

¿Te sientes culpable porque a veces pierdes la paciencia y los nervios?

¿Te sientes juzgada e incomprendida por otras personas y esto te crea mucha frustración e impotencia?

¿Tienes dudas de si estas utilizando los mejores métodos de crianza con tu hijo de alta demanda?

¿Te gustaría tener ciertas pautas que te aporten claridad y serenidad en cuanto a la crianza de tu hijo/a?

Coaching Online sobre crianza de alta demanda.

¿En qué consiste?

Como madre o padre de un niño de alta demanda podrás orientarte  sobre la crianza de tu hijo AD. Podrás escribir por email o chat  las dudas que tengas sobre la alta demanda y abordarlo con tu Coach.

Se aplica en las pautas de crianza la disciplina positiva y respetuosa como herramienta para optimizar la convivencia con los niños AD.

¿Este servicio tiene algún coste?

Este servicio no tiene coste, es un servicio que se ofrece para acompañar a cualquier persona relacionada con la crianza de los niños de alta demanda  de forma solidaria.

¿Cuánto duran las sesiones, cuantas sesiones puedo hacer?

Las sesiones suelen durar entre 45 minutos y 1 hora. Por participante estoy aportando bonos de 5 sesiones de forma solidaria, normalmente un proceso de coaching suele ser suficiente con 5 o 6 sesiones, si vemos que el tema que tratamos no se resuelve con estas sesiones no hay problema en alargarlo.

¿Quién responde a las consultas?

Las consultas las responde Anna Company, madre de alta demanda que en su infancia fue también niña de alta demanda, que está certificada por la Positive Discipline Association como educadora en disciplina positiva para familias y es Coach Integrativa en el entorno familiar.  Administradora de la pagina web www.altademanda.es y coordinadora de los grupos de apoyo de alta demanda que se realizan online los viernes por la tarde a los que te puedes inscribir en este enlace Autora de los libros de alta demanda que puedes leer gratis en PDF en este enlace.

¿Qué debo hacer para iniciar el proceso?

Para iniciar el proceso debes rellenar este formulario y en seguida me pondré en contacto contigo.

Información importante

Recuerda que puedes acceder a los PDF de   “Herramientas útiles para criar a un niño de alta demanda” en los siguientes enlaces:

  • Monográfico ¿Cómo tratar las frustraciones de los niños de alta demanda? en este enlace
  • Monográfico sobre rutinas, normas y límites para niños de alta demanda en este enlace
  • Monográfico sobre sueño nocturno en los niños de alta demanda en este enlace 
  • Monográfico sobre ¿Cómo saber si un niño es de alta demanda? en este enlace

A parte de esto no te olvides que tienes a tu disposición los siguientes libros en PDF para descargar:

Y por último recordarte también que los viernes cada quince días nos reunimos algunos padres y madres de niños de alta demanda para compartir nuestras experiencias de crianza y apoyarnos mutuamente en los grupos de apoyo online, si te apetece unirte puedes hacerlo en este enlace.

Padre de alta demanda con síndrome del padre desplazado

Escrito por Anna Company

Me dijo: «quiero ser madre»

Ella tenía 28 años y yo 27. Fue entonces cuando me dijo que quería ser madre y yo todavía ni me lo había planteado. En el primer momento me quedé bloqueado, porque no me imaginaba cómo sería nuestra vida con un bebé. Llevábamos 3 años conviviendo juntos y 5 años de pareja y la relación funcionaba bien, pero la verdad es que no me había imaginado como padre aunque tampoco me negué, simplemente me dejé llevar.

Pocos meses después, Inés quedó embarazada, fue muy rápido y ella estaba muy ilusionada. Durante el embarazo hicimos todos los preparativos para la llegada de nuestro hijo, era un niño y lo íbamos a llamar David, los dos teníamos muchas ganas de conocerlo.

Día del parto

Llegó el día del parto, fue un día intenso estuvimos en el hospital durante 15 horas esperando su llegada en la sala de partos, ella con sus contracciones y yo mirándola, acompañándola, esperando a nuestro hijo.

Finalmente David decidió nacer, decidió sacar la cabecita y poco a poco salir como pudo del vientre de mi mujer dolorida y sentí una gran emoción, una sensación increíble de paz mezclada con amor y al mismo tiempo miedo a lo desconocido, lo vi todo, estuve allí en su llegada al mundo y me alegro tanto de ello!

¿Cómo me sentía cuando nació mi hijo?

Recuerdo que estaba terriblemente nervioso, entusiasmado y veía aquella criatura perfecta y  a mi mujer deslumbrante de felicidad, eran los seres más maravillosos del mundo, allí tumbados: tan frágiles! Sentía una mezcla de euforia y nerviosismo, de miedo y tranquilidad…

Estaban tumbados, apegados uno con el otro…David encima de su pecho, abrazado.

En ese momento comprendí el vínculo que se creó entre ellos, entendí la conexión infinita que había y por un instante me di cuenta que yo también quería formar parte de aquella unión familiar. 

Pasaron días y veía a mi mujer feliz con David, cuidándole, dándole el pecho, amándole, siendo la madre que siempre había soñado ser. Ella deseaba ser la madre perfecta, insistía en atenderle de la mejor manera que podía, aunque a veces la veía extasiada de cansancio, la notaba agotada, había dejado de ocuparse de cualquier otra cosa que no fuera el bebé, ni tan solo tenía un segundo para ella misma. A veces me desplazaba de su crianza, era como si no me dejara intervenir, como si no quisiera delegar, como si necesitara abarcar toda la responsabilidad en cuanto a nuestro hijo. Como si no confiara en nadie más que en sí misma para la crianza de nuestro hijo que a la vez se mostraba intenso, demandante, dependiente de ella. Y cada vez más. 

¿ Cómo afectó el nacimiento de mi hijo a la relación de pareja?

La relación de pareja cambió por completo, ya no teníamos tiempo para nosotros. No hablábamos, no habían caricias, ni besos, ni momentos de intimidad.

Mi mujer ya no tenía tiempo para mí  ni tampoco para el resto de su familia, ni para nadie. Cuando finalizó su baja maternal decidió dejar de trabajar, ella insistió en que David la necesitaba, en que no estaba preparado todavía para afrontar un desapego maternal e ir a la guardería tan pequeño y yo respeté su decisión, así que tuve que hacer turbos dobles en el trabajo para poder garantizar la economía, con lo que nuestra relación de pareja todavía se vio más afectada, pero ella decía que David era un bebe de alta demanda y que necesitaba unos cuidados especiales y yo la creía, porque también veía en David algunas actitudes distintas a los otros bebés que conocía, aunque me preguntaba si no eran debidas al gran apego que tenía con Inés. 

Así fueron pasando los años y David fue creciendo. Ahora con 3 años Inés y yo por lo menos ya dormimos juntos, hemos avanzado como pareja y estamos trabajando algunas actitudes de David, como son las rabietas y el control de las emociones

Si, a veces tengo dudas de si David es o no es un niño de alta demanda, pero ella está muy segura y yo confío en ella. Simplemente no me gusta etiquetar a mi hijo, sé que tiene un temperamento difícil pero no sé hasta qué punto su temperamento lleva una etiqueta. 

Pero creo en Inés y quiero a Inés. Y sigo allí para ella y para David porque aunque a veces me haya sentido desplazado cada vez me siento más cerca de David, con su desarrollo, con su evolución nuestro vínculo ha mejorado y siento que formo parte de la unión familiar y me enorgullezco de ello.

Lectura sin coste sobre alta demanda:

Descárgate en PDF GRATIS en libro «¿Cómo criar a un niño de alta demanda?» aquí

Libro «¿Tiene Alexandra una mente neurodivergente?»  Descárgalo en PDF SIN COSTE aquí

Y con Kindle Unlimited o versión libro impreso:

«El desarrollo interior del niño de alta demanda» Consíguelo aquí

«Las emociones de los niños de alta demanda»  Consíguelo aquí

«Relatos sobre crianza de alta demanda»  Consíguelo aquí

«¿Tiene Alexandra una mente neurodivergente?»  Consíguelo aquí

Únete a nuestro grupo de Facebook aquí

Recuerda que puedes añadirte a los grupos de apoyo mutuo de libre acceso de niños de alta demanda aquí

Las «malas madres»

Escrito por : Verónica Ortin

Soy mamá y me siento mal…

¡Me siento mal el día que no puedo más, cuando mi cuerpo pide a gritos un sofá, porque mis brazos flaquean de cargar un bebé de 9 kg todo el día, cuando mi cabeza va a estallar por pensar por mí y por todos, y que digo! Por pensar en todos menos en mí.

Me siento mal por estar en el sofá, simulando jugar con mi bebé mientras él me enseña sus juguetes con ilusión.

Me siento mal, al llegar de trabajar y coger a mi hijo en brazos con ganas, pero desear un ratito para mí.

Me siento mal por desear que llegue la hora de dormir, y poder leer ese libro que tanto me gusta.

Me siento culpable.

Me siento culpable por salir a hacer deporte, y vuelvo a casa corriendo, aunque mi hijo esté con su padre.  Porque me siento mal al delegar, como si entonces fuese menos madre. Y me siento mal al no delegar, porque toda la responsabilidad cae sobre mí.

Me siento mal cuando me pongo guapa, salgo con mis amigas, y disfruto de ese ratito de tranquilidad, pero también me siento mal, cuando al quedarme en casa mis amigas van haciendo planes y vida, sin mí.

Me siento mal cuando compro ese vestido, la colonia que tanto me gusta o el pintalabios que llevo buscando meses. Porque ese dinero, pienso, que será mejor invertido en cosas para la familia.

Buscando la perfección.

Sentirse mal por hacer y por dejar de hacer. Por no ser la mujer, amiga, empleada, hija y madre perfecta. Todo en uno a tiempo completo. Buscando la perfección y creándonos una mentalidad de «malas madres». Siendo las peores críticas para nosotras mismas, esa crítica que nunca tiene un descanso para el almuerzo, porque vive dentro de nosotras mismas. Y es cuando te vas a la cama llorando, o en algunos casos, al baño, donde nadie pueda juzgarte al verte desbordada.

Y así, cada día, nos sentimos mal. Por querer ser mujeres a parte de madres, por querer ser madres entre mujeres independientes, por continuar con nuestra vida laboral mientras lo damos todo en el terreno familiar.

Y entonces, nos vamos abandonando, desatendiéndonos… Dejamos de pensar en nosotras, para priorizar, la vida de los demás, de nuestra familia.

Dejamos de hacer lo que nos gusta, de comprarnos un capricho de vez en cuando, de disfrutar esa comida con amigas, de esa película en pareja, de ese libro en solitario. Y nos olvidamos de cuidar a quien cuida.

¿Y si no te cuidas tú, a quien quieres cuidar bien?

Te gustaría poder compartir tus inquietudes y recibir apoyo de otras madres de alta demanda?

Apúntate a los grupos de apoyo online gratis que hacemos algunas madres y padres de alta demanda para poder compartir todos estos temas. Para más información aquí.

Descárgate el libro «¿Cómo criar a un niño de alta demanda?» en PDF aquí

Y con Kindle Unlimited tienes los siguientes:

«El desarrollo interior del niño de alta demanda» Consíguelo aquí

«Las emociones de los niños de alta demanda»  Consíguelo aquí

«Relatos sobre crianza de alta demanda»  Consíguelo aquí

«¿Tiene Alexandra una mente neurodivergente?»  Consíguelo aquí

Únete a nuestro grupo de Facebook aquí

 

Papá de Alta Demanda «estudio sobre la posición del papá de alta demanda»

Escrito por Anna Company

Encuesta para padres de Alta Demanda

¿Eres padre de un niño/a de alta demanda? ¿Estas involucrado en la crianza de tu hijo/a?

¿Te gustaría participar en un estudio para hacer más visible la posición del padre en la crianza de los niños/as de alta demanda?

Muchas veces, todavía, nos encontramos en una sociedad donde la figura de apego y vínculo más visible en la crianza de los hijos es la madre, es un hecho muy notable ya que en los primeros meses de vida del bebe, por motivos de la lactancia materna, la madre estrecha un fuerte lazo con el hijo/a generalmente.

Padre y su vínculo con el bebé

Esto no significa que el padre deba retirarse de la escena, sino al contrario, muchos padres se enlazan mucho mas a su bebé para crear fuertes vínculos y  preservar la unión familiar.

En otros casos, algunos padres se pueden sentir rechazados al observar la fuerte vinculación que existe entre la madre y el bebé y percibir que en los primeros meses de vida todos los cuidados se dirigen únicamente hacia la criatura recién nacida, sintiéndose desintegrado.

Comunicación efectiva con tu pareja

Por ello es importante tener mucha comunicación efectiva con la pareja y reforzar todo el vínculo emocional.

Este análisis en formato de encuesta confidencial y anónima pretende esclarecer cómo se sienten los padres de los bebes y niños/as de alta demanda conforme a su crianza y a su relación de pareja.

Por ello necesito voluntarios que quieran participar y respondan a esta encuesta. Los resultado serán publicados en la web www.altademanda.es el día 1 de febrero de 2021.

Gracias por vuestra colaboración

Iniciar encuesta.

 

Ahora tienes en Kindle Unlimited 3 libros para leer sin coste.

«El desarrollo interior del niño de alta demanda» Consíguelo aquí
«Las emociones de los niños de alta demanda»  Consíguelo aquí
«Relatos sobre crianza de alta demanda»  Consíguelo aquí

 

Únete a nuestro grupo de Facebook aquí

Recuerda que puedes añadirte a los grupos de apoyo mutuo de libre acceso de niños de alta demanda aquí

Papá de Alta Demanda

Escrito por Anna Company

Estoy buscando padres de bebés o niños/as de Alta Demanda que quieran explicar su historia en mi web en forma de relato.

Normalmente siempre tenemos la “voz” de la madre en las redes sociales que comparte cómo es la crianza de su hijo/a AD y me gustaría saber si hay algún padre que se ofrezca voluntario a explicar su historia para publicarla en la web www.altademanda.es donde se publican relatos personales de padres y madres de bebés y niños de alta demanda.

Muchas personas necesitamos escuchar cuál es la posición del padre ya que estamos acostumbrados a oír generalmente y mayoritariamente sólo la de la madre.

Si eres padre de un bebé o niño/a AD y te interesa compartir tu historia o experiencia por favor rellena este formulario. Queremos escucharte.

«Pincha Aquí»

Crisis de pareja en la alta demanda

Escrito por Anna Company

Cuando nació María el tiempo para nosotros como pareja desapareció. 

Recuerdo salir al balcón alguna noche a fumarme un cigarrillo, por fin, cuando había logrado que María cogiera su primer sueño de 20 minutos y allí, encontrarme con él, con mi esposo. 

Le veía sentado, pensativo y preocupado, su jornada también había sido dura. 

En aquel momento nuestras miradas se cruzaban por primera vez en el día, no habíamos tenido tiempo todavía en todo el rato que llevábamos en casa ni de preguntarnos cómo estábamos, Maria nos absorbe demasiado. A los dos… 

Nos encontrábamos en el balcón, juntos, en ese momento, pero ya no teníamos ganas de compartir palabras, ni teníamos ganas de casi nada… El agotamiento era tan grande que teníamos la mirada perdida y nos quedábamos completamente en silencio. 

Era entonces que parecía que de pronto el mundo se había parado, nuestra hija “terremoto” se había dormido y nosotros que aún estábamos despiertos nos sentíamos completamente aturdidos. 

Pensativos, fatigados… Silencio absoluto.

Lo intentamos al principio… si! Los primeros meses seguíamos conversando y nos dedicamos alguna sonrisa, pero cuando estás exhausto y confundido, cuando te sientes frustrado e impotente, preocupado, cansado… Las palabras se te hacen cortas y ya no das mas de si… 

A veces por la noches hacíamos oídos sordos al llanto de Maria:

-Te toca a ti, le decía yo. 

– No, a ti… Me decía él. 

Hacíamos turnos para estar con ella, para cuidarla y que el otro tuviera un poco de tiempo para descansar o ponerse al día con sus labores, así nos fuimos distanciando porque pocas veces hacíamos cosas los tres juntos, en familia, y la carga emocional era tremenda, era como vivir a solas con mi hija de alta demanda y verlo a él, de vez en cuando, deambular por la casa como un zombie sin mediar palabra. 

Él era el padre y yo la madre pero ya no éramos una pareja, parecía que todo el amor y atención era unidireccional hacia María y ya no quedaba nada para nosotros, nos olvidamos de nosotros, durante mucho tiempo. 

Cuando María cumplió 3 años empezó a dormir en su cama, en su habitación, no nos dimos cuenta pero durante los años que habían pasado María había equilibrado el sueño nocturno, lo hizo muy lentamente, pero lo hizo, con 3 años podía dormir 8h seguidas en su habitación muchas veces. No siempre.

Entonces fue cuando de repente, llegaba la noche y  mi marido y yo nos encontramos a solas en una cama de matrimonio después de 3 años y nos dimos cuenta que éramos completamente 2 desconocidos, dos compañeros de piso que habían luchado por un mismo objetivo pero de forma separada. Nos dimos cuenta que estábamos lejos, nos sentíamos como dos extraños.

Fue entonces cuando llegó el momento de plantearnos qué hacer con nuestra relación.

Nosotros nos seguíamos amando y entendimos que era el momento de poner acción y luchar por nosotros tanto como lo estábamos haciendo por María. 

No voy a decir que sea fácil, pero las crisis de pareja pueden superarse si se pone empeño. Los niños/as de alta demanda crecen y aunque siguen teniendo un temperamento intenso y siguen teniendo los rasgos y características típicos de la alta demanda muchos de ellos se suavizan y cambian, además cuando los niños/as crecen los padres aprenden a sobrellevar su temperamento con cierta facilidad. 

Durante el desarrollo se pasan por diferentes etapas, unas más difíciles, otras más sencillas, pero todas acaban. La etapa del sueño nocturno, la etapa de las rabietas, la etapa del desafío constante… Todas ellas con su desarrollo madurativo.

Cuando esto sucede te das cuenta que hay momentos todavía que puedes dedicar a ti mismo/a, a tu pareja, a tu familia, que tu hijo/a es una parte muy importante de tu vida pero no es toda tu vida, de que tienen que haber más cosas a parte de él/ella para fortalecer un bienestar psicológico y emocional.

Una silla tiene 4 patas y necesita las 4 para aguantarse, puede mantenerse en equilibrio con 3, pero la silla con solo dos patas se cae.

Mis patas son: Familia, trabajo, salud, amistad 

¿Y las tuyas?

Pregúntate si están equilibradas

 

¿Quieres participar en el Grupo de apoyo sobre niños de alta demanda con grupo WhatsApp incluido? Gratis Inscríbete aquí

problemas de pareja con hijos de alta demanda

¿Como puede afectar un hijo de alta demanda en la pareja?

problemas de pareja con hijos de alta demanda

Escrito por Anna Company

¿Porqué se resiente la relación de pareja?

Cuando nace tu bebé de Alta Demanda la relación de pareja pasa a un segundo plano sin querer.
Muchas veces las relaciones se resienten y no es que no ames a tu pareja o que te hayas desenamorado es simplemente que las prioridades han cambiado.
Cuando tienes un hijo la vida de una pareja cambia totalmente, pero si además tu hijo es un niño/a de Alta Demanda, absorbente, intenso, hiperactivo, impredecible, difícil de satisfacer, etc. tu vida da un giro completo de 180 grados.
Muchas madres de niños AD nos sentimos a veces sumergidas en una encrucijada de incomprensión ante nuestras parejas que no entienden lo que está pasando y se sienten excluidos y a veces un poco recelosos de la situación en sí por el apego que tenemos con nuestros hijos. Esto puedo provocar ciertas crisis en las parejas difíciles de llevar y que si no se solventan a tiempo pueden desembocar conflictos más agudos.

Causas que provocan las crisis.

1. El bebé pasa a ser prioridad.

La principal razón por la que esto ocurre es que las prioridades de cada uno de los miembros de la pareja ya no son ellos mismos y la relación, sino que el bebé. Por lo que esto puede llegar a descuidar la relación ya que todo el tiempo que se tiene disponible se invierte en el cuidado del bebé.

2. Exclusión del padre.

Ocurre muy a menudo que sobre todo las mujeres suelan dedicar la mayor parte al bebé, por lo que se centran únicamente en sus necesidades y se olvidan de la pareja totalmente. Esto puede crear un fuerte distanciamiento con la pareja del cual muchas veces no se es consciente hasta que la crisis aparece. A demás el apego del niño AD con la madre es bastante intenso y hace que sin querer el padre quede un poco excluido de la relación.

3. Relaciones sexuales.

Después del nacimiento del bebé, debido a la falta de tiempo y espacio ya que en muchas ocasiones con niños AD se hace colecho para atender en todo momento las necesidades del bebe, se vuelve muy complicado reanudar las relaciones sexuales, lo cual con el tiempo puede ir generando cierto grado de tensión y frustración en uno o ambos miembros de la pareja.

Síntomas de las crisis de pareja

Vidas independientes

Si no te apetece pasar rato con tu pareja y estáis mejor cuando hacéis planes con más gente o separados es porque, seguramente, estáis pasando por una crisis.

Falta de comunicación

Se pierde la comunicación y se vive como por inercia. Además, también es muy frecuente que, en el momento en el que se quiera hablar de algo, la tensión esté un poco por los aires y, a la mínima, alzáis las voces o discutís.

Falta de interés en mejorar la relación

También es habitual que, cuando se vive una crisis en la relación, no haya interés por ninguna de las dos partes en mejorar la situación. Es decir, los dos no queréis afrontar el problema y, entonces, vais viviendo sin hablar y sin ninguna propuesta para solventar esta crisis.

Discusiones recurrentes y abundantes

El último síntoma de una crisis de pareja es el siguiente: puedes saber si estás viviendo una crisis de pareja cuando cualquier situación puede convertirse en una pelea. Esto ocurre porque los dos estáis un poco «quemados» de vuestra relación y, a la mínima, pueden saltar chispas.

Cómo solucionar problemas de pareja

Tal y como te acabamos de comentar, es importante que seas sincero contigo mismo y valores si todavía sientes amor por esa persona como para seguir luchando por la relación. Que viváis una crisis de pareja no es sinónimo de que tengáis que romper, simplemente, tendréis que reconducir la relación y esforzaros un poco más. Saber cuál es el punto en el que os encontráis es básico para poder saber hacia dónde tirar.
En el caso de que quieras optar por volverlo a intentar, a continuación, te damos una serie de soluciones a los problemas de pareja que podéis poner en práctica desde hoy mismo para saber cómo superar una fuerte crisis de pareja.

Daros un poco de espacio el uno al otro

Muchas veces, las crisis de pareja aparecen porque en la relación habéis estado muy absorbidos. Puede ser que lo hicierais todo juntos o que no tuvierais espacio para vosotros. Por este motivo, es interesante que os deis espacio para, así, volver a tener ganas de veros y de pasar tiempo el uno con el otro. Daros algo de espacio os permitirá volveros a echar de menos y disfrutar al máximo vuestros momentos juntos.

Reflexionar acerca de vuestros fallos y errores

Para poder solucionar una crisis de pareja es indispensable que te centres en ti y valores todos los fallos y errores que has podido cometer. Lo más habitual es que echemos balones fuera y creamos que nuestra pareja es la máxima culpable de esta situación. Pero lo que está claro que una relación es cosa de dos y, por tanto, los dos tenéis parte de culpa. Aceptar en qué te has equivocado es el primer paso para poder mejorar y conseguir una relación más estable y positiva.

Aprender a hablar sin discutir en pareja

Es importante mejorar la comunicación en la pareja y que, ante cualquier problema, aprendáis a hablar sin discutir. Las discusiones pueden crear enfados y situaciones muy negativas para la pareja cuando, en realidad, hablando se entiende la gente. Por tanto, intenta controlar tu enfado y mal humor y procura ponerte en la piel de la otra persona.
Perdonar los errores de la pareja

Conclusiones

Si quieres superar una crisis de pareja tienes que aceptar que nadie es perfecto. Habrá cosas de tu pareja que, realmente, te molesten, pero tienes que aprender a perdonar esos fallos y ponerlo en una balanza. Las cosas buenas son las que tienen que pesar más que las malas. Además, es esencial que aprendáis a cerrar temas: si una discusión se ha solventado y resuelto, no la vuelvas a sacar en otro contexto. De lo contrario, nunca resolveréis conflictos y estaréis siempre enfrentados el uno con el otro.

¿Como lleváis vosotros la relación de pareja?

Descárgate gratis el PDF del libro «Cómo criar a un niño de alta demanda» aquí

Descárgate gratis el PDF del libro «¿Tiene Alexandra una mente neurodivergente?» sobre una adulta de alta demanda aquí