La hipersensibilidad de mi hijo de alta demanda

Escrito por Anna Company

Soy mamá de un bebé de alta demanda

Recuerdo las primeras semanas de postparto  que pasé recuperándome en casa, fueron también las semanas en que me di cuenta de que mi hijo necesitaba unos cuidados especiales y averigüé que era un bebé de alta demanda, me sentía muy perdida. Tenía las hormonas distorsionadas, el cuerpo adolorido por la cesárea que me habían tenido que practicar de urgencias y las emociones tambaleando de arriba a bajo.  Y mi bebé no dejaba de llorar.

Yo sentía pánico porque no comprendía qué era lo que estaba haciendo mal, me sentía culpable y no sabía cómo calmarlo. 

No había nada de lo que hacía que pudiera suavizar su llanto, excepto el contacto físico, los brazos, el apego infinito que silenció, de vez en cuando, su voz.

Aprendí a pegarme a él durante el día y la noche, piel con piel, como si fuésemos uno, le llevaba en brazos todo el día y a casi a todas partes como si fuera “mamá canguro”.

Recuerdo estar barriendo la casa y fregando los platos con el bebé en la mochila, a veces llorando, a veces durmiendo, a veces observando.

La hipersensibilidad de mi hijo de alta demanda

Mi hijo era un bebé hipersensible, cualquier ruido, cualquier roce, cualquier luz lo detonaba, eran estímulos para él que podían hacer que reaccionara con llanto, risa o chillidos, dependiendo del momento y el lugar, dependiendo de su estado de ánimo.

Supongo que internamente recibía muchos más estímulos de los que yo imagino y por ello lloraba tanto, se sentía sobrecargado y me lo decía en su idioma, el único que tenía a esa edad, porque todavía era un bebé, un bebé hipersensible

El hecho de sentirse protegido entre mis brazos y en contacto conmigo le calmaban en cierto modo, si tenía sus necesidades básicas saciadas, pero siempre parecía que colgaba de un hilo, como si cualquier pequeño detalle o cambio pudiera hacer que su llanto estallara y se exaltara.

Sobreestimulación de mi hijo de alta demanda

Estas explosiones de llanto, no eran más que explosiones emocionales, por su potente temperamento, por su intensidad, por su alta sensibilidad.

Mi hijo sentía con profundidad todas las emociones, con mucha más profundidad que el resto de la gente, por eso cuando estaba alegre se le veía muy feliz, casi eufórico y cuando estaba enfadado tenía unos arrebatos de ira muy fuertes.

Desde fuera, como madre, veía que sus cambios eran muy extremos porque daba un giro de 180 grados, pasaba de estar muy feliz a estar muy enfadado y no podía quedarse en un punto intermedio, era como si no pudiera ver los matices.

Esta intensidad en sus emociones caracteriza a cualquier niño de alta demanda por eso se dice de ellos que son intensos e hipersensibles emocionalmente. 

Y así fue creciendo, entre lágrimas y risas exaltadas.

Cuando mi hijo aprendió a hablar y se pudo expresar con palabras, el llanto disminuyó, aunque ahora continúa teniendo esta intensidad sensitiva y le cuesta controlarse todavía emocionalmente, estamos trabajando en ello para poder gestionarlo de la mejor manera y aprendiendo a expresar sus emociones de una forma positiva.

Ahora con 5 años ha desarrollado ciertas habilidades para regular sus frustraciones y ha evolucionado de forma muy positiva en cuanto a sus arrebatos emocionales, hemos dejado atrás aquella etapa en la que sus reacciones de enfado eran de irritabilidad y rabieta.

Por ello es animo a todas las madres a confiar en sus hijos, a creer en ellos, porque los niños de alta demanda son niños con unas cualidades excepcionales, son perseverantes, inteligentes, alegres, entusiastas, afectuosos, persistentes, motivados y muchas otras cosas que los hacen inigualables y aunque a veces su crianza pueda ser más complicada y estemos agotadas/os compensa el ver cómo evolucionan y se convierten en personas extraordinarias. No lo dudes.

¿Es tu hijo de alta demanda también altamente emocional?

**Información Importante**

Grupo de Telegram

En febrero de 2020 creamos un Grupo de Telegram de familiares de niños/as de alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades donde tenemos nuestro equipo de colaboradoras especialistas en crianza respetuosa (pediatras, psicólogas, asesoras de sueño, asesoras de lactancia, fisioterapeutas, etc.) ellas nos apoyan y nos dan respuesta a nuestras inquietudes en el grupo de forma solidaria.

Puedes Unirte en este enlace

Grupo de WhatsApp

También tenemos un grupo de WhatsApp para Apoyarnos en Tribu muy valorado y útil donde s e valida la crianza y experiencia de  las mamás y los papás y no se juzga, sobre AD (Alta demanda), NAS (altamente sensibles) y AACC (altas capacidades)

Únete en   este enlace 

Grupo de WhatsApp 2

Segundo grupo de WhatsApp de «Apoyandonos en tribu» porque el primer grupo esta casi completo de participantes y hemos creado un nuevo grupo para las nuevas personas que se quieran añadir. Puedes unirte en este enlace

Grupos de Apoyo Online Gratis

Recuerda que cada 15 días los viernes nos reunimos algunos padres y madres de niños/as AD, NAS y AACC para charlar y compartir nuestras experiencias en los grupos de Apoyo online, si deseas mas información pulsa en este enlace

Libro sobre alta demanda

Tienes a tu disposición para descargar gratis varios libros y monográficos sobre alta demanda en este enlace

Síguenos en Instagram Personas de alta demanda

Síguenos en Instagram Mama fluyendo Lactancia

Síguenos en Instagram La vida de Pichukis

Síguenos en Facebook bebes y niños de alta demanda y altamente sensibles

Síguenos en Facebook en Mama Fluyendo Lactancia 

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Bebes y niños AD, NAS, ACC y PAS

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.