¿Tu hijo de alta demanda se frustra con facilidad?

Escrito por Anna Company

La tolerancia a la frustración de los niños de alta demanda

¿Tienen los niños de alta demanda poca tolerancia a la frustración?

La poca tolerancia a la frustración proviene del carácter del niño y también del aprendizaje, por lo que una gran parte de la intolerancia a la frustración de tu hijo puede trabajarse desde la infancia a través de la disciplina positiva o la educación.

¿Podemos mejorar la tolerancia a la frustración de nuestros hijos de alta demanda?

Efectivamente se puede mejorar la tolerancia a la frustración con autocontrol de los impulsos y gestionando las emociones, en esta publicación te explico cómo hacerlo.

En primer lugar, es importante definir qué es la frustración.

¿Qué es la frustración?

La frustración es la sensación que se produce cuando una persona no logra satisfacer el deseo planeado y como consecuencia reacciona emocionalmente con rabia, ira, malestar, ansiedad o desesperación.

Se trata de un estado temporal y tolerarlo adecuadamente depende de la actitud de cada persona. Poder gestionarlo de forma más positiva o negativa se relaciona con el autocontrol del individuo y esto es algo que puede trabajarse y aprenderse con el tiempo.

Reacciones que pueden tener los niños de alta demanda ante la frustración

Las reacciones que pueden tener los niños ante la frustración pueden ser: rabietas, berrinches, pataletas, irritabilidad, gritos, llanto incontrolable, furia, etc.  

También se puede responder de las siguientes maneras:

Con agresión proyectando su descarga emocional contra las demás personas, para tratar de proteger su autoestima, pegando, mordiendo, tirando cosas, etc.

Auto-represión dirigiendo toda la culpa hacia uno mismo llegando a reprimir las necesidades insatisfechas, se evade el deseo o se tapa fingiendo que no existe.

Huida o retirada alejarse de la situación, abandonarla tanto física como psicológicamente. 

Dar excusas inventando razones convincentes por las cuales el objetivo no vale la pena, justificándose a sí mismo y buscando excusas, autoconvenciéndose de que aquello deseado no es necesario. También tratando de proyectar la culpa de sus fracasos hacia otras situaciones o personas.

Traslado del objetivo a otra actividad a la cual se dedica con todo su empeño para poder sentirse compensado de su anterior incapacidad imaginaria o real.

Racionalización es el modo más sensato para actuar ante la frustración, analizando las causas del fracaso, para así aprender y llegar a tener éxito en otra ocasión

¿Qué características tienen los niños con poca tolerancia a la frustración?

Tienen dificultades para controlar las emociones, suelen ser niños que normalmente tienen muchas rabietas o berrinches.

Son más impulsivos e impacientes. Buscan satisfacer sus necesidades de forma inmediata, por lo que, cuando deben enfrentarse a la espera o postergación de sus necesidades, pueden tener rabietas y llanto fácil.

Son exigentes y demandantes. Niños insistentes y dominantes.

Suelen ser niños egocéntricos y bastante mandones que siempre quieren ser el centro de atención.

No les gustan los cambios, cuando se hace un cambio inesperado se irritan. Por ello es bueno avisarles con antelación.

Pensamiento dicotómico: algo es blanco o negro, no hay punto intermedio.

Se sobreexcitan ante conflictos o dificultades mayores y pueden desarrollar con más facilidad problemas de ansiedad.

¿Cómo enseñar a un niño a tolerar mejor la frustración?

Aceptar algunas frustraciones. Es inevitable que los niños de vez en cuando se frustren y no debemos intentar evitar todas las frustraciones, sino tratarlas como aprendizajes y aceptarlas y manejarlas de la mejor forma posible.

Límites y Normas. Es fundamental que haya  normas y límites en el hogar, que han de cumplirse con afecto y firmeza a través de la disciplina positiva. Debemos fijar normas y límites conjuntamente con nuestros hijos hacerles partícipes de ello.  (Si quieres leer más sobre límites y normas descárgate el monográfico sobre límites y normas en este enlace)

Dar ejemplo. Mostrándote paciente y enseñándole a esperar,  ante un conflicto tu actitud es el mejor ejemplo.

Valora el  esfuerzo. Cuando el niño tenga edad para comprenderlo debes hablar con tu hijo y explicarle el valor del esfuerzo y de lo que ha conseguido con él, ya que con el esfuerzo puede resolver sus fracasos y tener el autocontrol que necesita para tolerar la frustración.

Evita que vea los fracasos como algo negativo. Explícale que en la vida se encontrará con momentos de éxito y otros de fracaso. Los fracasos son aprendizajes que nos ayudan a mejorar y nos dan la posibilidad de evolucionar. Lo importante es darnos cuenta en qué nos hemos equivocado y cómo lo podemos solucionar para evitar que vuelva a ocurrir.

Promover su autonomía. No darle todo hecho permitiéndole alcanzar sus retos por sí mismo permitiéndole  equivocarse y aprender de sus errores para saber cómo enfrentarse al fracaso si es necesario por sí mismo

Establecer unos objetivos razonables. Los objetivos deben ser realistas para la edad y madurez del niño porque sino no será capaz de realizarlos y esto le causará fracaso creando más frustración.

No ceder ante sus rabietas. Los niños normalmente reaccionan ante las frustraciones con ira y rabietas y los padres no podemos ceder ante ellas porque si lo hacemos los hijos aprenden que aquella es una forma efectiva de conseguir lo que desean, por lo que es importante resolver el suceso de otra forma, buscando alternativas y haciendo que el niño se involucre en el momento de buscar una solución al conflicto siempre que sea posible. 

Enseñarle a ser perseverante.  Si el niño aprende a ser persistente y constante en sus acciones solucionará muchos de los problemas que se le presenten y podrá gestionar mejor sus frustraciones.

Valorarlo y reforzarlo. Cuando el niño, ante una situación difícil o complicada, tenga paciencia y razón antes de reaccionar con ira o rabietas tenemos que elogiarlo y valorarlo para reforzar su comportamiento positivo.

Enseñar a identificar el sentimiento de frustración cuando aparezca. Por ejemplo, “Miguel estás rabioso porque se te ha derrumbado el castillo de piezas antes de acabarlo, si quieres puedes volver a ordenar las piezas y intentarlo de nuevo” 

Enseñar al niño cuándo debe pedir ayuda. A algunos pequeños les cuesta pedir ayuda. Hay que enseñar al niño a intentar encontrar una solución primero de forma independiente pero si se siente frustrado al realizar alguna tarea, debemos intentar enseñarle a evitar la frustración: “¿qué podrías hacer en lugar de enfadarte o abandonar la tarea?”.

Modificar la tarea. Enseñar al niño una forma alternativa de alcanzar el objetivo, dándole ideas alternativas.

Poner nombre a las emociones. Debemos aprender a trabajar el autocontrol de los niños y de las emociones poniéndoles nombre.

Es importante señalar que un niño con baja tolerancia a la frustración puede trabajarse, ya que en parte esta característica que presenta será debida a su carácter pero también al aprendizaje que tiene desde su infancia, por ello es muy importante que los padres intervengamos en este aspecto porque en gran medida depende de los valores que enseñemos al niño que él pueda gestionar mejor un autocontrol referente a ello.

Lee más sobre normas y límites aquí

Libros sobre alta demanda

Recordar que aquí tenéis libros para descargar en PDF gratis para la crianza de niños y niñas de alta demanda desde los 0 años hasta la segunda infancia y la adolescencia, No os lo perdías.

Podéis descargarlos en este enlace.

Telegram

Únete a nuestro grupo de Telegram con mas de 130 participantes (todo madres y padres de alta demanda) juntamente con colaboradoras: psicólogos,  asearas de lactancia, de sueño nocturno, pediatras, fisioterapeutas de edad temprana, etc. En este enlace 

Únete a nuestro grupo de Facebook aquí

Recuerda que puedes añadirte a los grupos de apoyo mutuo de padres y madres de alta demanda que hacemos online los viernes cada 15 días de libre acceso aquí

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *