Las Altas capacidades de Matias mi hijo AD

Escrito por Anna Company

Mi hijo de alta demanda con 3 años y medio era muy intenso, demandante y emocional.

Pero además tenía una hipersensibilidad especial, lo noté en su forma de analizar y de razonar las cosas y en las preguntas que me hacía ya desde muy pequeño, preocupándose por la muerte de los parientes, de los animales, por las guerras, por las enfermedades, por el universo y de donde provenía el mundo y la vida y por infinidad de cosas que a otros niños de su edad les pasan desapercibidas.

Además Matías aprendió a leer y a escribir a muy corta edad, y cuando estaba en la escuela no encontraba suficiente estímulo y se aburría. Se solía dispersar en su fantasía para pasar los ratos que debía estar allí… 

Muchas mañanas al despertarse me decía que no quería ir al colegio, estaba desmotivado y desanimado y no encontraba aliciente alguno. Prefería quedarse en casa enfocado con sus historias y sus mundos hechos a su medida. Matías se sentía solo, desintegrado entre los compañeros de su clase, raro, quizás incomprendido porque las bromas y juegos de los otros niños no le hacían gracia, no le distraían y porque nadie entendía su sentido del humor.

Helena, la mamá de Matías podía intuir lo que sucedía, sabía que su hijo era un niño especial, con unas capacidades diferentes, era un niño que por ejemplo, tenía las reacciones emocionales desmesuradas en relación a las situaciones vividas porque presentaba un cierta asincronía entre aquello mental y emocional, es decir, estaba muy avanzado intelectualmente hablando, pero no era capaz todavía de gestionar correctamente sus fuertes emociones.

¡Sí! era muy inteligente, lo comprendía todo, pero emocionalmente a veces entraba en unos arrebatos de ira por frustración muy elevados ya que era un niño que se marcaba unos objetivos y exigencias elevados y su perfeccionismo hacía que cuando las expectativas no se cumplían al 100% se decepcionara y se frustrarse increíblemente, hacían que se desilusionara ante su propia esperanza de llegar a conseguir aquello que se había planteado tan profundamente que ni su lógica ni su inteligencia podían sacarle de allí.

Entonces toda aquella madurez intelectual recordaba a Helena que todavía era tan solo un niño de 3 años y medio, demandando amor y comprensión incapaz de gestionar aquel cúmulo de sensaciones tan potentes. 

Matías además era un niño enérgico y activo y cuestionaba continuamente la autoridad ya que necesitaba un razonamiento para entender cualquier norma, eso hacía que sus padres estuvieran agotados, sus padres se sentían continuamente desafiados y en luchas de poder con Matías y debían estar continuamente razonando cualquier aspecto con él porque las normas y límites por sí mismas no eran aceptados.

Matías necesitaba entender las razones de cada suceso, los “porqués” de todo, no se regía ante un mandato autoritario ni de “Fe o creencia”, a Matías se le debía convencer de todo aquello que hacía con alguna explicación lógica, entendible. Y aún así a veces Matías desafiaba las normas, la autoridad, las razones… Él siempre tenía una explicación diferente… Y era agotador rebatir cada palabra, cada pregunta, cada decisión.

Además, la exigencia y perfeccionismo de Matías hacían que cumpliera cierto comportamiento casi obsesivo ante las cosas y hacían que tuviera  siempre la necesidad de acabar con éxito sus objetivos ya que si no, se mostraba muy vulnerable e intolerante al fracaso y a la frustración que le producían no cumplir sus expectativas. 

Esto se cumplía hasta tal punto que a veces parecía abstraído de la realidad, como si estuviera en “otro mundo” haciendo aquello que le interesaba. En una especie de “hiperfoco” como una hiperconcentración.

Esta misma “evasión” la utiliza en clase cuando se aburre. Se aburre tanto en clase que elude la realidad y se centra en su mundo interior de tal forma que parece que esté abstraído y cuando la profesora le pregunta le da la sensación de que Matías no tiene la capacidad de prestar atención, pero no es eso, es simplemente que para Matías aquella explicación que está dando la profesora se hace lenta y absurda…

Matías tiene una capacidad de comprensión, una inteligencia mucho superior a la edad del resto de niños de su clase, por eso se siente un bicho raro, incomprendido y no entiende qué le sucede. Él intenta por todos los medios integrarse y asemejarse a los demás pero no les comprende, no lo consigue, está solo.

Matías llega a casa después de un día duro de colegio, después de un desbordamiento de emociones que ha debido contener para no estallar en comportamientos todavía más inusuales, para no mostrarse todavía más diferente a los demás. Y en casa… Toda esa contención, toda esa ira, dolor, incomprensión se suelta porque solo tiene 3 años y medio y estalla en arrebatos de llantos y gritos sorprendiendo a sus padres porque no hay motivo alguno sobre aquel suceso.

Y por las noches Matías no quiere dormir solo porque tiene miedo y a demás tiene terrores nocturnos que le despiertan y le crean una terrible sensación de ansiedad.

Helena ante tal situación, se desborda de impotencia y frustración y se pregunta una y otra vez cómo puede ayudar a su hijo. Llora a escondidas junto con su marido porque se sienten perdidos.

Por fin una buena doctora detecta en Matías después de varias pruebas Altas Capacidades Intelectuales.

Helena y su marido entienden las razones del comportamiento de Matías y se dan cuenta que es el inicio de una larga lucha frente a una sociedad que no está preparada para ello.

Matías tiene un don que si no se trabaja de forma positiva puede llegar a perderse y hasta perjudicar a Matías.

Si quieres saber mas sobre Altas capacidades inscríbete en la formación “comprender las Altas Capacidades” con certificado en este enlace

si quieres comprender la Alta Demanda inscríbete a la formación con certificado de Alta Demanda en este enlace

Se debe concienciar a la sociedad sobre ello, pero no es fácil. Matías tiene AACC pero sigue siendo un niño incomprendido.

Si quieres leer sobre las sobreexcitabilidad de los niños con altas capacidades accede a este enlace.

Si quieres leer sobre las disincronías de los niños con altas capacidades accede a este enlace.

Únete a nuestro grupo de Facebook de bebés, niños y niñas de alta demanda  para seguir todas las iniciativas y actividades que realizamos en este enlace.

Síguenos en @mamadealtura

 

Descárgate el monográfico sobre rutinas, normas y límites para niños de alta demanda en este enlace

Descárgate el monográfico sobre ¿Cómo tratar las frustraciones de los niños de alta demanda? en este enlace

Y por último recordarte también que los viernes cada quince días nos reunimos algunos padres y madres de niños de alta demanda para compartir nuestras experiencias de crianza y apoyarnos mutuamente en los grupos de apoyo online, si te apetece unirte puedes hacerlo en este enlace.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.