Hiperfoco o hiperconcentración.

Escrito por Anna Company

Muchos padres de niños intensos y enérgicos, de niños que incansablemente tienen una actividad motora muy activa, dudan de que sus hijos puedan tener un trastorno con déficit de atención con hiperactividad o TDAH ya que les ven con la habilidad de concentrarse durante algunos ratos en una actividad y excluyen el hecho de que un niño de por ejemplo 4 años pueda enfocarse durante unas horas seguidas en dicha actividad si tuviera un TDAH, ya que consideran que si su hijo tuviera TDAH no podría mantener la atención o concentración durante un periodo de tiempo tan largo. Pero realmente esto no es del todo cierto, ya que las personas con TDAH tienen la habilidad de hiperconcentrarse en algunas cosas y a este término se le llama hiperfoco.

¿En que se basa el hiperfoco o hiperconcentración?

El tema es que la hiperconcentración se basa en el interés del niño, por ejemplo, si el niño se encuentra en clase de lengua española y no le interesa lo que la profesora esta explicando, su atención no podrá centrarse porque tienen una desregulación de la atención, ellos pueden centrarse en las cosas que sí les interesan.
El problema es regular la atención, aprender a hacerlo, deben aprender a moderar la atención.

¿Qué es el hiperfoco?

Es una habilidad mental que tienen las personas con TDAH o TEA y que se describe como una forma intensa de concentración o enfoque en aquello que les interesa.
La concentración que estas personas encuentran en aquello en lo que están enfocados es tan profunda que puede ir más allá de la realidad objetiva, es decir, pierden la noción del tiempo y espacio en el que se encuentran mientras están llevando a cabo dicha actividad.
Es similar a como si se encontraran absortos en otro mundo paralelo, como absorbidos en otra realidad, con la atención enfocada en su actividad.

¿Qué Conlleva el hiperfoco?

Este tema conlleva que muchas veces se dificulte la crianza y la enseñanza de los niños ya que generalmente cuando se encuentran en este estado es difícil que obedezcan y que contribuyan con las labores del día a día ya que para ellos se les está interrumpiendo un estado emocional satisfactorio y placentero y no pueden obedecer órdenes, ni escuchar, ni atender, ni distraerse, ni tener atención hacia las otras cosas externas a lo que están haciendo, están completamente absortos en aquello que hacen, como “hipnotizados”. Por eso muchos padres a veces se quejan de que sus hijos parece que no escuchen o que se hagan los sordos, no es así, es que realmente no les oyen, están hiperconcentrados.

¿Cómo educar frente al hiperfoco?

Es importante como padres y educadores recurrir a técnicas suaves y específicas que puedan lograr extraer al niño de su hiperconcentración de forma pausada y sin presión haciendo que se de cuenta que ha llegado el momento de finalizar su actividad y comenzar otra, intentando aprovechar los ritmos naturales del niño, por ejemplo, si el niño esta jugando a un juego y esta hiperconcentrado se debe aprovechar el final del juego para sacarlo del hiperfoco y no romper su ciclo y hacerlo de forma que el niño lo perciba, por ejemplo, tocándole el hombro y diciéndole “venga hijo, es hora de finalizar este juego…”

Adultos con TDAH

Muchos adultos con TDAH atribuyen logros en sus vidas a la habilidad del hiperfoco. A parte de esto  y debido a que el TDAH en adultos es un área relativamente nueva de aprendizaje en comparación a los niños muchos profesionales de la salud mental creen que el hiperfoco en los adultos merece una investigación más a fondo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.