Todas las emociones son necesarias

 

Escrito por Anna Company

Las emociones “negativas” también son válidas

Este artículo va dedicado a todxs aquellxs famílias de niñxs Altamente Sensibles que me preguntais como gestionar las emociones de vuestros hijxs, la frustración, la decepción, lel miedo, a veces la timidez o verguenza..

Muchas veces estas emociones que llamamos “negativas” conllevan reacciones en los niñxs inesperadas ya pueden ser de aislamiento, rabieta, enfado, tristeza, arrebato emocional, etc y nuestros hijxs se sienten invadidos de sensaciones que no pueden gestionar todavía por su edad.

Es positivo que desde la infancia trabajemos con la inteligencia emocional y aportemos herramientas a nuestros hijjxs de gestión emocional, para ello debemos entender qué son las emociones.

¿Qué son las emociones?

Según Johnmarshall Reeve una emoción es un estado generado internamente que orienta nuestra conducta a fin de garantizar nuestra supervivencia, bienestar o adaptación al entorno. 

Por lo tanto no podemos catalogar las emociones como positivas o negativas ya que todas cumplen con una función.

Emociones disfuncionales

El conflicto llega cuando una emoción es disfuncional, es decir, cuando hay una emoción que provoca una respuesta que sale fuera de control por su intensidad y no funciona o no te deja reaccionar en la rutina con normalidad. 

Regulación de emociones

Este tipo de reacciones debemos poder modelarlas en su nivel, es como si tuviéramos un mando a distancia y pudiéramos decir el volumen del sonido que escuchamos, es necesario tener ese mando a distancia para poder regular cuando subimos el volumen y cuando lo bajamos, dependiendo de nuestra necesidad.

Por ejemplo, cuando estamos ante un peligro o ante un ataque generalmente es normal que nuestro volumen aumente (no es normal que se bloquee) nuestra reacción debe ser de “protección” debemos actuar con medidas de defensa ante ese peligro, es por ello que nuestra emoción de “miedo” se activa y aumenta no disminuye. 

Sensación de una emoción

La emoción de miedo por lo tanto no es negativa, no existen las emociones negativas, ya que todas las emociones son  necesarias. El tema es que la sensación que nos produce dicha emoción no nos agrada y no deseamos sentirla, pero ello no significa que no sea necesaria para nuestro proceso de vida, porque sin esa emoción estaríamos perdidos ante el peligro y no podríamos protegernos ya que nuestro sistema de “alerta” estaría desactivado porque nunca sentiríamos miedo.

Funcionalidad de las emociones negativas

Lo importante es que este miedo sea funcional, como se comentaba al principio del texto, no disfuncional, es decir, que tenga una lógica y un sentido. Cuando el miedo aparece sin fundamento ahí es cuando hay que investigar cuál es el foco que lo provoca.

En los niños es imprescindible iniciar la gestión emocional reconociendo las emociones, nombrándolas, no podemos gestionar algo que no existe, que no entendemos, debemos conocer cada emoción, relacionarla con su sensación, expresarla, recordar cuando la hemos sentido.

Felicidad, alegría, miedo, tristeza, enfado, rabia, euforia, frustración, satisfacción…

Inteligencia emocional

Para hacer esto se puede hacer de diversas formas:

  • Con dibujos o fotografías de caras de personas y poniendo nombres
  • Con juegos en los cuales por ejemplo en la calle se observa a una persona y el niño tenga que imaginar cómo se siente
  • Con el juego de la caja de las emociones que puedes leer aquí
  • Explicándole anécdotas al niño sobre emociones que te suceden durante el día

Por otro lado, para gestionar el tema de las emociones otro punto importante es saber regularnos nosotros ya que como sabemos somos la imagen a seguir. Ellos nos imitan.

Por lo tanto no podemos mostrar gritos, ni descontrol emocional si esperamos que ellos aprendan a gestionarse.

Hay una técnica para cuando se está iniciando un estado de ira que se llama la técnica de la tortuga que puedes leer aquí, que es útil para “parar y recapacitar”

Parar y Recapacitar

¿Por qué hacemos esto?

Esto lo hacemos porque si lo recordamos, como hemos explicado en post anteriores cuando estamos irritados o en rabieta, nuestra mitad del cerebro (la racional) no escucha, está totalmente apagada, porque la otra mitad la emocional ha invadido totalmente el espacio mental y el estado del niño o la persona está exaltado y no puede racionalizar con serenidad, por lo tanto cualquier cosa que digamos puede estar influida por este estado irracional de enfado.

En ese momento la mejor opción es esperar (meterse en el caparazón de la tortuga) “contar hasta 10” “hinchar un globo” y calmarse durante unos minutos y cuando nuestro cerebro esté estable entonces conversar buscando una solución ante lo sucedido.

Esta técnica se llama “conecta y redirige” de Daniel J. Siegel & Tina Payne Bryson sobre la que puedes leer en este enlace.

Si te interesa saber más sobre este tema de como gestionar las frustraciones y rabietas de los niños de ALta Demanda te recomiendo que descargues gratuitamente el Monográfico “Las frustraciones y Rabietas de los Niños AD” en este enlace

Por otro lado recuerda que tenemos un libro que trata íntegramente de Las emociones de los niños de Alta Demanda y Atamente Sensibles que puedes adquirir en este enlace

Si quieres ver más monografícos gratuitos sobre Niños de Alta Demanda entra en este enlace

*Infromación sobre la Comunidad**

¿Buscas psicologo especializado en Alta Demanda, Alta Sensibilidad y/o Altas Capacidades? Entra en este enlace

Necesitas orientación sobre crianza de alta demanda, alta sensibilidad o altas capacidades? Entra en este enlace

Iniciativas Gratuitas de la Comunidad Solidaria www.altademanda.es

Síguenos en Instagram Comunidad solidaria de alta demanda

Síguenos en Facebook Comunidad de Alta Demanda y Alta Sensibilidad

Síguenos en Facebook en mamadealtura

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Bebes y niños AD, NAS, ACC y PAS

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.