Relato de una madre de alta demanda curiosa

Soy Marta Pino

Siempre tuve claro que prefería un niño movidito y dotado de energía antes que uno tranquilo, porque mi personalidad inquieta y curiosa necesitaba un cómplice para tramar juntos experimentos, crear juegos, investigar en la naturaleza…

Y sigo pensando así la mayor parte del tiempo, pero otras no dejo de repetirme una y otra vez que debería haber mantenido la boca cerradita, pues ni siquiera había oído jamás el término de alta demanda, a pesar de ser una maestra inquieta, curiosa y muy arraigada al mundo infantil dentro y fuera de las aulas.

Hasta que nació él, mi verdadero amor. Mi hijo. Mi pequeño de altísima demanda.

Pero si tengo que ser plenamente sincera, desde que le tuve en mis brazos y le miré observando con esos ojos rajados pero bien abiertos, atentos, expectantes, supe que algo distinto se avecinaba.

Horas después me encontraba en la habitación del hospital alucinando por cómo un ser de 3kg y 720gramos que veía por primera vez el mundo hacía 8 cortas horas, podía estar expresando su necesidad de querer no soltarme ni un segundo de su vida. Cómo podía estar explicándome con sus gémidos lactantes que no iba a consentir dormir sólo en esa cuna y que ni siquiera tenía pensado soltar mi teta hasta Dios sabe cuando.

Yo quería comentarle al padre lo que estaba sucediendo pero el pobre después de casi 18horas de parto y 24 sin comer a penas nada, se había quedado dulcemente frito en la cama vecina.

Por tanto decidí no molestarle y arriesgarme.

Metí a mi retoño en la cama y dormimos piel con piel, oliendo ese aroma a bebé recién nacido que agitaba mis neuronas causando una gran felicidad.

Dormimos durante horas plácidamente.

Pero debo confesar que desde ese día siento que mi alrededor piensa que estoy loca. Pero es que no conocen bien a mi terremoto.

Sólo sabemos su padre y yo a qué nos enfrentamos cada día.

Sin perder el hilo de la historia, sigo contando que tras la salida del hospital la demanda fue creciendo de manera exponencial. Subirle al coche le atormentaba y nos atormentaba, y sí, por supuesto que caímos en el error de sacarle incluso de la sillita ante una desesperación terrible al verle llorar, tornandose rojo, morado, azul… y todos los tonos habidos y por haber que nos enciendían las alarmas.

Ponerle a dormir en la cama, la cuna, el carro, la hamaca, el nido o donde fuese pero lejos de mis brazos era un sinfín de llantos interminables.

Pasar a hacer todas las tareas con él en el porteo, escuchar sus llantos desesperados mientras me duchaba… poco a poco fui dejando de ser yo para ser suya, totalmente suya.

Vivir por y para él. Acoplar mi cuerpo a sus necesidades.

Sentirme ahogada, en pleno confinamiento. Salir de casa con la tensión que conllevaba hacer la compra las primeras semanas de pandemia y saber que mientras, él estaba reclamándole al padre mi llegada. Pobre padre, qué paciencia. Es un bendito. Poco a poco aprendí estrategias que me harían la vida algo más fácil.

Lo que no sabía es que la demanda iba a ir crecciendo a medida que él también lo hacía y que lo que estaba aprendiendo iba a dejar de servirme porque cuando supiese hablar, él se aseguraría de informarme de sus necesidades, porque tenerme cerca es una necesidad no un capricho.

Ahora es capaz de decirme que no quiere que haga otra cosa que no sea jugar con él, pasear con él, protegerle entre arrumacos y chupitos de teta. La demanda crece con ellos. Y te van absorbiendo tu energía, te cansas porque el mundo adulto no es el mismo que el suyo y nos esperan muchas responsabilidades al otro lado de la puerta del cuarto de juegos.

A veces, los padres de los niños AD nos sentimos culpables por perder la paciencia o por desear que se duerman un rato para descansar mentalmente, pero si su necesidad es tenernos junto a ellos, la nuestra es desconectar algunos instantes para conectar con nosotros mismos.

Personalmente yo me siento gran afortunada porque el padre y yo nos comunicamos continuamente y damos prioridad a su educación antes que a nada. Vamos los 2 a una y nos prestamos apoyo continuo.

Cuando no estoy yo, el apego obsesivo lo tiene con su padre, por eso es capaz de entenderme. Porque él también lo vive en su propia piel y eso es un extra para mi.

Siento que aún nos queda mucho por aprender pero también presiento que sabremos gestionarlo como lo hemos hecho hasta el momento. Por eso si estás leyendo esto y te sientes identificada quizás tengas contigo a un bebé de alta demanda y te/os aseguro que habrá momentos de locura y desesperación pero nunca lo serán de arrepentimiento porque sus sonrisas desdentadas son un regalo de la vida que te aportarán energía suficiente para reactivarte en a penas segundos.

Aprended a entender a vuestros hijos e hijas, leer, buscar información sobre psicología infantil, AD, AS… entender cómo funciona su cerebro es la clave para seguir adelante.

Diferenciar su necesidad de lo que tú crees que no lo es.

Ánimo.

Mi bebé me regaló la vida y siempre lucharé por y para él. Tú también sabrás hacerlo.

**Información Importante**

COMUNIDAD SOLIDARIA  AD, NAS, AACC

Accede al Comunidad solidaria de padres y madres de alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades de www.altademanda.es gratis, para más información en este enlace.

  •  Sección Privada de ¿Quieres Hablar? donde puedes realizar consultas gratuitas individuales sobre alta demanda y/o alta sensibilidad a las orientadoras.
  • Canal de Telegram ¿Quieres hablar? Un espacio donde podrás desahogarte contando con la experiencia de dos madres de niños de alta demanda. Un enfoque y mirada distinta. Un lugar para ti.
  • Canal de Telegram de Biblioteca de la Comunidad solidaria de www.altademanda.es donde se archivan todos los docuemntos, libros, monograficos, estudios, test, encuestas, informes, ensayos, relatos, etc. de la comunidad. Toda la informacion sobre alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades a tu alcance.
  • Grupos de apoyo online de los viernes por la tarde de forma gratuita para niños de alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades donde tratamos temas como las emociones, las rabietas, el sueño nocturno, los límites y normas, el comportamiento, etc. todo a través e crianza respetuosa.
  • Descarga de varios libros y monográficos  sobre alta demanda y crianza respetuosa gratis en PDF.
  • Acceso test y encuestas para orientarte si tu hijo/a es de alta demanda, de alta sensibilidad o altas capacidades.

 

Síguenos en Facebook Comunidad solidaria de alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades

Síguenos en Facebook en Mama Fluyendo Lactancia 

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades

Síguenos en Instagram Comunidad Solidaria de Alta demanda y sensibilidad

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *