¿Cómo se siente un niño de alta demanda?

,

Escrito por Anna Company Galvez

Fragmento del libro: «Las emociones de los niños de alta demanda»

¿Cómo son los niños de alta demanda?

Inquietos mental y físicamente, aunque puedan presentar una apariencia tranquila, por dentro tienen un motor incesante de inquietud, su cabeza no para nunca de pensar y de buscar estímulos continuos.

Se pasan el día buscando satisfacer su interior con emociones constantes por eso suelen frustrarse tanto cuando no reciben las sensaciones que necesitan del otro.

Además son personas muy sensibles, muy susceptibles y perciben mucho más que el resto de las personas, esto genera que cualquier emoción la vivan de forma exagerada, aumentada.

Necesitan una continua aprobación del otro y ser su centro de atención y cuando no lo consiguen entran en “rabieta” o ira, esto vuelve a generar frustración, irritabilidad y puede desembocar en baja autoestima por creer (de forma errónea) que no son suficientes por no tener la capacidad de ser lo suficientemente importantes para que el otro les presente la atención que ellos necesitan.

Son niños intensos, apasionados y entusiastas en todo lo que hacen si les gusta, mientras no se aburran, aunque al mismo tiempo suelen aburrirse con mucha facilidad cuando el estímulo no es el correcto y entonces pierden el contacto con la realidad y se dispersan en su fantasía.

Son absorbentes con los demás, sobre todo con las personas más próximas, las de más confianza a quienes les exigen mucho y les demandan mucho afecto y contacto continuado.

Son personas a las que les cuesta tener un autocontrol y autorregulación emocional, por eso son totalmente impredecibles, cambiantes y contradictorias. Además se sobreestimulan y sobreexcitan y luego les cuesta “bajar” calmarse por sí mismas, por lo que a veces, pueden estar sobreexcitadas durante largos periodos de tiempo. Suelen ser muy enérgicos y con un tono de voz alto.

Parecen insatisfechos, como si nunca estuvieran del todo contentos con lo que hacen o tienen y siempre quisieran más y más, no tienen un punto medio o un equilibrio. Ellos no pueden tener “un poco” de esto… ellos lo quieren TODO lo viven todo de forma absorbente, demandante, insistente.

Son así con ellos mismos y con los demás

Este ha sido un fragmento del libro «Las emociones de los niños de alta demanda» en el cual se describen por capítulos los diferentes tipos de emociones que existen  (primarias, secundarias, positivas, negativas, ambiguas y sociales), cómo las viven los niños de alta demanda y cómo sería la mejor manera de gestionarlas a través de disciplina positiva.

Puedes leerlo entero SIN COSTE con Kindle Unlimited aquí 

Descárgate el PDF del libro «¿Cómo criar a un niño de alta demanda?» aquí

Descárgate el  PDF del libro «El niño de alta demanda en la segunda infancia» aquí

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *