Escucha activa, comunicación asertiva Adolescentes Alta Demanda

Escrito por Anna Company Fundadora Comunidad Solidaria www.altademanda.es

Punto 1. Comunicación Asertiva con adolescente de Alta Demanda

Pautas para tener una buena comunicación con su hijo adolescente de alta demanda:

  • Tiene derecho a decir lo que le parece bien y lo que le disgusta, todo se puede decir, pero de forma afectuosa, calmada y respetuosa
  • Ayude a su hijo a ser asertivo dando ejemplo.
  • Comunicarse es un proceso constante. Se trata de mantener conversaciones y charlas día a día con su hijx para compartir tanto las alegrías como los temores.
  • Comunicarse no es solo hablar, también es saber escuchar, aprender a escuchar de forma empática al hijx y a comprender sus emociones, pensamientos e ideas.
  • Tener presente que no todo lo que se escuche será de snuestro agrado, pero debemos respetar las opiniones y aceptar diferentes puntos de vista, tenemos que flexibilizar nuestra mente y abrir nuestro pensamiento teniendo en cuenta que nuestro hijx tiene sus creencias y valores que pueden ser distintos a los nuestros y no por ello debemos confrontar ni intentar convencerlo de lo opuesto.
  • Comunicarse es también expresar emociones. Uno de los componentes más importantes y significativos de la comunicación, es el componente afectivo que servirá para ayudar a regular todo el sistema emocional de nuestro hijx
  • La comunicación, es una oportunidad para el desarrollo del pensamiento y análisis. Es necesario potenciar la habilidad crítica de nuestros hijxs.
  • Los mensajes que expresamos a nuestros hijxs deben ser adecuados con nuestro estilo de vida y estar de acuerdo con nuestras formas de actuar.

Hábitos que entorpecen la comunicación 

Existen dos hábitos que entorpecen la comunicación padres-hijx y que solemos hacer con frecuencia:

  1. Negar los sentimientos de nuestros hijxs
  2. Confundir la simpatía con la empatía.

Frases a evitar

Estas son las frases que los padres debemos evitar delante de un suceso cuando nos comuniquemos con nuestro hijx:

  • No te sientas así.
  • No debes estar decepcionadx.
  • No te enfades.
  • No te preocupes.
  • Eres demasiado sensible.

Muestras de empatía

En vez de esto, como padres debemos mostrar empatía y comprensión por sus sentimientos poniéndonos en el lugar de nuestro hijx, diciendo algo así:

  • Entiendo que eso te preocupa.
  • Yo también estaría preocupadx.
  • Tienes derecho a sentir decepción. Yo también me sentía así cuando tenía tu edad.
  • Estás enfadadx. Lo entiendo, y tienes derecho a estarlo…. Ahora busquemos una solución
  • Estás enfadadx, estoy seguro de que es por un buen motivo. Me gustaría que me lo contaras.

Una vez has empatizado con tu hijx y has logrado “conectar” con él, cuando realmente el niñx se siente comprendido, es entonces cuando va a aceptar la ayuda del padre/madre y va a acceder a comunicarse, muchas veces el simple hecho de empatizar y sentirse comprendido les crea seguridad y ganas de seguir intentándolo por lo que estará más abierto y el vínculo con los padres.

Todo esto ayuda al adolescente a desarrollar resiliencia y un hábito de trabajo sólido, tu hijx se crecerá frente a la adversidad de sus dificultades en lugar hundirse cada vez que suceda algo malo.

Es importante recordar que padres e hijxs somos un mismo equipo y que para romper ese silencio y aprender a comunicarse de forma empática hace falta paciencia y comprensión.

Algunos trucos para conseguir esto son los siguientes:

Empezar pronto

Establecer el hábito familiar de hablar cada uno de su día, tanto de hijx a padres como de padres a hijxs, cuando el hijx no quiera hablar es porque hay algo de lo que tiene miedo o de lo que se avergüenza, por lo que, debemos ser muy comprensivos y pacientes y empatizar con él.

Sentido del humor

Empezar con conversaciones positivas y tranquilas para entrar en conversaciones más emocionales ya que hay jóvenes que son reacios a hablar de sus emociones o sentimientos y a veces con un poco de humor se puede abrir mejor el camino hacia ello.

Ser paciente

Un adolescente puede resistirse a responder preguntas por lo que la mejor idea es respetar su espacio y pasar más tiempo con él haciendo otras actividades que creen vínculo y unión, dejarle espacio y tiempo para que mentalmente se prepare para abrirse a nosotros más lentamente.

Pedirle consejo

Pedirle consejo para una situación parecida a la que tu intuyes que le ha pasado puede hacer que se abra a explicarte el problema, puedes preguntarle como pidiendo un consejo y poco a poco ir averiguando el conflicto interno de tu hijo.

Escucha activa

Debemos mostrar como padres escucha activa a nuestros hijos, generando confianza y vínculo. Sin distracciones por medio. Como ya hemos mencionado anteriormente mantener el vínculo de comunicación con nuestro hijo adolescente es imprescindible y para ello debemos aprender a escucharle de forma empática conectando con lo que dicen, dándole la importancia que para ellos tiene y estando totalmente presentes en la conversación, sin distracciones. Esto es crucial para ganarnos la confianza y complicidad de nuestro hijo, sin esto no hay respeto mutuo, ¿Cómo esperamos que nos escuche si nosotros no escuchamos lo que nos tiene que decir? 

Dale su tiempo, él también tiene una historia que contar. Y somos su ejemplo para que aprendan lo que deben hacer con los demás.

Hablarle directamente y mirándole a los ojos

Para conseguir la atención de nuestro hijo tenemos que ir donde está mírale a los ojos y hacer que él nos mire y entonces, hablarle. No podemos hablarle desde otra habitación y esperar que nos escuche y nos responda mientras le gritamos “vete a la ducha ya” porque no nos estará escuchando, estará inmerso en su actividad. 

Solo cuando logramos “conectar” con nuestro hijo podemos darle las pautas a seguir o las tareas a realizar y cuanta más empatía utilicemos en ello más atención vamos a lograr de él. 

No gritar

Si gritas a tu hijo cuando le hablas le bloqueas, el objetivo que tienes es que te escuche que te preste atención por lo que tienes que hablarle con un tono de voy sereno para no paralizarle y para que él te entienda, recuerda que los niños AD son hipersensibles al ruido y se estimulan muy rápido. Si quieres que te escuche tienes que hablarle de forma suave, firme y tranquila, con mensajes concretos y claros.

Solo una tarea

Como hemos dicho los mensajes deben ser claros y concisos, cortos, una cosa a la vez, si le dices varias cosas a la vez lo atosigas y esto no encaja con el adolescente AD, de nuevo se pondrá a la defensiva, se protegerá y se encerrará en sí mismo haciendo ver que no te escucha. Es mejor que primero le des una tarea y esperes a que la haga para darle la siguiente, con paciencia.

Cariño y firmeza

Si como padres estamos siempre hablando de forma negativa, recurriendo al NO (Juan no hagas esto o lo otro) o gritando o estresados o de mal humor, los adolescentes se ponen a la defensiva y negativos igual que nosotros, es un efecto contagioso. Si por el contrario les hablamos con cariño y amabilidad, aunque con firmeza, con una sonrisa y buen humor, con abrazos, cosquillas y besos, con broma y juegos ellos están predispuestos a lo positivo, a la colaboración, a la conexión.

Punto 2. Escucha Activa con adolescente Alta Demanda

La escucha activa es una forma de comunicación entre dos personas que implica, entre otros aspectos, ofrecer disponibilidad y mostrar interés por la persona que habla. Se trata de demostrar a la persona que habla que estas presenten y comprendiendo lo que dice, es decir, no se trata solo de escuchar sino también de entender los sentimientos, ideas y pensamientos que tiene la persona que esta hablando, poniéndose en su lugar. La escucha activa es por tanto el primer paso para aprender a comunicarnos de manera positiva. Nos habilita para escuchar sin juzgar, buscando el entendimiento del mensaje no la evaluación del mismo es una escucha que respeta al emisor del mensaje y lo acompaña ejerciendo la empatía

¿Cómo practicar la escucha activa con tu hijo de alta demanda?

Tener atención plena frente a tu hijo.

Si el adolescente solicita un diálogo es fundamental que dejes de lado cualquier distracción y te centres en la conversación, que estés presente y le presentes la importancia que merece, es importante no mostrarse indiferente ante sus peticiones de conversación ya que para él lo que tiene que decir puede ser realmente importante.

  • No interrumpas su mensaje hasta que termine y después opina.
  • Es positivo sentarte a su lado y mostrar gestos comunicativos y de atención, dejándolo expresarse sin interrupciones hasta el final, para que comparta toda su historia, respetando su diálogo, cuando termine de hablar emite tu opinión o haz una pregunta.
  • Lenguaje claro y respetuosos siendo consciente de la edad que tiene tu hijo, ya que no es lo mismo hablar con un niño de 10 años, como de 15 como de 20, cuidando nuestros comentarios ya que los niños de alta demanda se muestran muy susceptibles a las críticas y pueden sentirse ofendidos, siempre hablando de forma positiva, emitiendo opiniones, pero sin juzgar a la persona.
  • No es lo mismo hablar con un niño de 3 años, que con uno de 8 o con un adolescente de 15; lo que si debe ser igual es la atención que le prestas; no porque tu hijo sea pequeño es menos importante lo que tiene que decirte.
  • Valida sus emociones expresando y gesticulando con pasión sobre lo que te esta expresando, demuestra que te interesa lo que te explica con sonrisas, gestos y reafirmaciones, esto le hará sentir importante y fortalecerá el vínculo comunicativo creando confianza y complicidad.
  • Para tu hijo tiene mucho valor que lo escuches atentamente y te preocupes de sus emociones y sentimientos esto facilita el acercamiento para futuros conflictos si se dan.
  • Es importante que le agradezcas su confianza cuando te cuente las cosas y se acerque a conversar, ya que esto refuerza el comportamiento para que se sienta motivado a realizarlo en próximas ocasiones, en la adolescencia los jóvenes son más reacios a compartir sus intimidades con los padres, por lo que si tu hijo se acerca a hablar contigo debes prestarle toda la atención y potenciar siempre que puedas este comportamiento y sentirte muy afortunada ya que no todos los hijos lo hacen, piensa que el poder conversar entre vosotros le está dando la oportunidad de mejorar su capacidad de comunicación y expresión emocional con los adultos. 

Beneficios de la Escucha Activa

La escucha activa con los hijxs tiene varios beneficios, algunos de ellos son los siguientes:

  • Los adolescentes se desarrollan con más seguridad.
  • El vínculo entre padres e hijos está más fortalecido.
  • Los adolescentes mejoran su autoestima.
  • Los adolescentes se sienten importantes.
  • Los adolescentes aprender a expresarse.
  • Los adolescentes se muestran auténticos.
  • Relaciones interpersonales sanas.
  • Aprenderá a comunicarse efectiva y afectivamente.
  • Son adolescentes más sociables.
  • Nos da tiempo para pensar: respetar los espacios comunicativos tiene la ventaja de darnos el tiempo adecuado para reflexionar sobre nuestra intervención.

Lo más importante de todo es que con la escucha activa podrás conocer mejor a tu hijx y saber que él confía en ti para acercarse a hablar cuando tenga un conflicto porque se habrá creado una confianza segura y no le juzgarás por ello.

Obstáculos para la escucha Activa

  • Hacer varias cosas al mismo tiempo hace que no estemos presentes en la conversación, si tu hijo esta hablando y tú mientras tanto estas haciendo otra cosa, no estas realizando una escucha activa, no haces que se sienta validado, debes prestar atención plena a lo que te está diciendo.
  • Cuando tu hijo te esta explicando algo y tu están pensando en otros temas que te preocupan o tienes otras prioridades, no estas empatizando con él. 
  • Cuando se intenta tener una conversación por el simple hecho de que toca tenerla, pero no es el lugar ni el momento adecuado porque puede haber interrupciones y desconcentraciones o bien porque no tenemos el tiempo suficiente para lograr un dialogo efectivo.
  • Cuando tenemos ideas distintas a lo que nos explica nuestro hijo y no aceptamos ni respetamos sus explicaciones e interrumpimos su discurso.

¿Cómo demostrar que estas escuchando activamente a tu hijo?

  • Debes expresar una actitud de escucha con el lenguaje no verbal, mostrando a tu hijo interés sobre lo que está explicando, por ejemplo, asintiendo con la cabeza conforme entiendes lo que te dice.
  •  Mostrar empatía con frases como, por ejemplo: “entiendo lo que sientes”, “percibo que te sentías de esta forma”).
  • Comentar, es decir, resumir lo que ha dicho. Es posible repetir algunas palabras que nos impacten resumiendo lo que ha comentado para que nuestro hijo amplíe la información sobre lo que resaltemos de este modo demostramos que estamos escuchando y comprendiendo lo que nos dice. Por ejemplo “Por lo que entiendo comentas que hiciste aquello para…” o bien ¿Quieres decir que hiciste aquello para…?”
  • Plasmar el estado emocional, es decir, hacer visible que sabemos cómo se siente mostrándoselo con frases como, por ejemplo: “entiendo que te sentías furioso porque…” Es importante sentirlo de verdad, es decir empatizar realmente con tu hijo y darnos cuenta de sus emociones sin fingir para poder expresarlas.
  • Respetar y validar lo que dice, no significa que tengamos que estar de acuerdo con su criterio, pero sí validarlo y respetarlo, demostrar que lo hemos entendido y luego emitir nuestra opinión si hace falta.
  • Reforzar y motivar el hecho de poder conversar con tu hijo, este punto es imprescindible para mantener el vínculo de comunicación para próximas ocasiones y crear más confianza, se trata de emitir palabras de refuerzo hacia tu hijo para que sea consciente de que te gusta e interesa poder conversar con él y escucharle, por ejemplo: “dices cosas muy interesantes” “me encanta poder hablar contigo”.
  • Cuando finalice su discurso es correcto poder resumir lo que hemos entendido para demostrar que le hemos escuchado, por ejemplo: “Por lo tanto lo que estas comentando es que…”
  • Hacer preguntas y solicitar aclaraciones cuando algo no se comprende.
  • Respetar los silencios que se produzcan de forma natural en la conversación. Ser paciente y respetar el tiempo del otro.
  • Es imprescindible no emitir juicios a tu hijo, no criticarlo, sobre todo respetarlo. Y no distraerse.
  • También es muy importante no interrumpirle mientras habla, aunque no se esté de acuerdo con lo que dice se tiene que respetar su diálogo y esperar siendo paciente, así enseñamos la tolerancia y el respeto y también trabajamos la paciencia, es el modo en que tu hijo aprenderá a comportarse con los demás por imitación.
  • No anular lo que el otro siente, es decir, no infravalorar las emociones del otro como si no fueran importantes porque cada persona tiene una sensibilidad distinta y recordemos que los adolescentes AD son personas altamente emocionales, por ejemplo, no decir: “Eso no es nada” o bien “Eso es una tontería”.
  • No contar tu historia cuando el otro necesita hablarte, se trata de escuchar, no de monopolizar y hacer un monólogo de ti mismo. Es tu hijo el que debe expresarse. Escúchale.
  • No contraargumentar “Me siento mal” “Y yo también”. Se trata de empatizar con tu hijo, ya que esta intentando abrir sus emociones y expresar como se siente y necesita que le guíes, es cuestión de ponerse en su lugar escucharlo y hacerle sentir validado e importante. Seguro y en confianza.

Este artículo es un fragmento del libro “El adolescente de Alta Demanda”que puedes adquirir en Amazon en formato Kindle o tapa blanda en este enlace 

Más libros sobre Alta Demanda en este enlace

Si necesitas orientación sobre los rasgos de Alta Demanda, Alta Sensibilidad o Altas Capacidades puedes consultarnos a este enlace

Únete a nuestros grupos de Chat Directo

Síguenos en Instagram Comunidad solidaria de alta demanda

íguenos en Facebook Comunidad de Alta Demanda y Alta Sensibilidad

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Bebes y niños AD, NAS, ACC y PAS

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.