La alta demanda en la segunda infancia

Escrito por Anna Company

Fragmento del libro: «El niño de alta demanda en la segunda infancia» El temperamento de la alta demanda en la etapa de los 6 a los 12 años.

¿Cómo son los niños/as de alta demanda en la segunda infancia?

Primeramente debemos destacar que no todos los niños de alta demanda son iguales, su carácter y personalidad depende de su ambiente, interacción con los demás, educación, modelos de crianza, experiencias vividas y otras variables a las que se ha visto expuesto el niño a lo largo de su infancia, así pues es imposible detallar exactamente cómo es el temperamento de un niño de alta demanda en la segunda infancia con exactitud, porque cada niño tendrá sus propias características y atributos esenciales que determinarán su personalidad y carácter, según las experiencias vividas, pero podemos detallar algunas características y atributos que son comunes mayoritariamente y que estadísticamente se ven bastante establecidos en los niños AD según el estudio realizado en noviembre de 2020.

Algunas características de los niños de alta demanda en la segunda infancia

Son niños muy activos y exigentes que además buscan la inmediatez en sus objetivos, es decir son impacientes, lo quieren todo al momento y cuando deben esperar o las cosas no suceden como ellos esperan se frustran con facilidad.

Están dotados de agilidad mental y de especial capacidad para aprender rápido, tienden a tener buena coordinación entre la mente y el cuerpo, es decir son personas con reflejos con buena psicomotricidad y habilidades físicas.

Tienen una concentración espectacular en aquello que les interesa. Son personas que se pasan la mayor parte del tiempo dando vueltas a sus pensamientos sin parar ni un momento.

Emociones de los niños de alta demanda en la segunda infancia

Sienten unas emociones muy intensas tanto las negativas como las positivas de forma que puede parecer que viven de forma pasional y fogosa, tomándose las cosas muy a pecho, viviendo como de una forma exaltada. Otro atributo importante para destacar en el temperamento es la flexibilidad mental, suelen ser personas con una gran empatía con el resto de la gente, pueden ver más allá de lo normal. Percibiendo las emociones de los demás de forma amplificada.

No les gustan los cambios, las transiciones o las sorpresas, en el sentido en que les cuesta adaptarse y es positivo avisarles con antelación.

Son inquietos y tienen un alto nivel de energía e intensidad, es decir, suelen ser niños incansables que se pasan el día haciendo cosas tanto físicas como mentales.

Les encanta ser el centro de atención y que los demás le validen, esto le hace sentir importante y privilegiado cosa que le estimula.

Suelen ser niños insaciables, insatisfechos, siempre quieren más de todo, buscando sensaciones y explorando el mundo de forma voraz.

Les cuesta calmarse por sí solos y algunas veces se sobreexcitan porque son emocionalmente hipersensibles.

Suelen ser niños muy vinculados a las figuras de apego que cuando se sienten inseguros se aferran a ella y demandan contacto continuo para sentirse seguros.

Muchas veces los niños de alta demanda cuando no conocen a las personas se muestran reservados, tímidos y prudentes hasta que cogen confianza con las personas y se dejan fluir.

Son niños muy inteligentes, creativos y grandes observadores, como ya hemos comentado con antelación en otros capítulos.

En cuanto al sueño nocturno suelen ser niños que necesitan menos horas para dormir y suelen tener despertares nocturnos, además no duermen siestas y muchas veces no mantienen un horario regular de sueño.

Tienen una alta sensibilidad, con sus 5 sentidos perciben todos los estímulos, como ya sabemos de forma amplificada por lo que se sobreestimulan y sobrecargan con las cosas externas.

Son niños que detestan ser limitados y controlados, cuando se sienten aprisionados se ofuscan. Necesitan libertad de acción.

Suelen tener un pensamiento dicotómico (blanco o negro) sin puntos intermedios, como si fuera muy extremista con sus ideas.

Son niños espontáneos, curiosos, y buscadores de sensaciones nuevas, normalmente cuando no reciben los estímulos adecuados pueden llegar a aburrirse con facilidad.

Esta publicación ha sido un fragmento del libro “El niño de alta demanda en la segunda infancia” que puedes leer entero descargándote el PDF gratis en este enlace.

Recuerda que también tienes para descargar en PDF:
  • El libro «¿Cómo criar a un niño de alta demanda? en este enlace
  • El monográfico ¿Cómo tratar las frustraciones de los niños de alta demanda? en este enlace

Y a partir del 16 de febrero podrás descargarte en PDF los siguientes libros que ahora están disponibles con Kindle Unlimited:

  • El desarrollo interior del niño de alta demanda, en este enlace.
  • Las emociones de los niños de alta demanda, en este enlace.
  • Relatos sobre crianza de alta demanda, en este enlace.

Y por último recordarte también que los viernes cada quince días nos reunimos algunos padres y madres de niños de alta demanda para compartir nuestras experiencias de crianza y apoyarnos mutuamente en los grupos de apoyo online, si te apetece unirte puedes hacerlo en este enlace.

Rabietas y frustraciones de mi hijo de alta demanda

Escrito por Anna Company

Etapa de rabietas en los niños de alta demanda

Mi hijo a partir de los 2 años hasta los 4 años y medio aproximadamente pasó una etapa  de rabietas y frustraciones constantes,  y yo estaba bastante preocupada por ello, ya que probé todas las alternativas posibles para mejorar la situación pero ninguna daba resultado.

Mi hijo adoptó un comportamiento de rebeldía y negación y yo llegué a pensar que tenía el llamado «trastorno negativista desafiante» ya que iba pasando el tiempo y su comportamiento empeoraba.

Todo eran luchas de poder y desafíos, su testarudez y cabezonería por cualquier tema eran incesantes, siempre negativas, caprichos y mandatos. Yo estaba agotada. Me sentía desbordada y no sabía como sobrellevar el tema.

Se negaba por completo a cumplir las normas y los límites , no seguía ningún tipo de instrucción, era como si nos desafiara deliberadamente por  todo, como si lo hiciera a propósito para molestarnos o para entrar en conflicto.

Modelos de crianza en los niños de alta demanda

Mi pareja utilizaba un modelo de crianza  muy autoritario y eso provocaba en él respuestas de rebeldía y más luchas de poder todavía. Aquel modelo de crianza no funcionaba, yo lo sabía pero no había entendimiento entre mi pareja y yo, no había forma de que llegáramos a un acuerdo para poder educar a nuestro hijo de una forma positiva y estar de acuerdo en los métodos que usábamos, yo me basaba en la disciplina positiva y todo lo que hacía se desmoronaba cuando mi pareja intervenía.

Todo esto hacía que mi hijo se sintiera presionado y tuviera un mal comportamiento: respondiendo con agresividad, mal humor, obstinación e impulsividad.

Finalmente llegamos a un punto en que la situación se nos hizo insoportable y  mi pareja y yo estuvimos hablando muy seriamente y nos dimos cuenta que teníamos que cambiar cosas,  que nuestro hijo necesitaba mucha paciencia y entendimiento, mucha comprensión y serenidad.

Por suerte mi pareja hizo un cambio y se puso a la par conmigo y empezó a utilizar un método más respetuoso, más calmado y cuando nuestro hijo reaccionaba con rabietas, testarudez o frustración nosotros reaccionamos con paciencia, con comprensión y con empatía.

Intentábamos ponernos en su lugar, entender qué era lo que quería, qué era lo que nos intentaba decir,  porque los niños a veces solicitan atención porque tienen una necesidad básica y no saben expresarla todavía con palabras.

Emociones de los niños de alta demanda

Y yo intentaba descubrir cuál era esa necesidad que él estaba solicitando o estaba intentando gestionar de aquella manera con su comportamiento.  Mirar de dónde venía el estallido emocional, cuál era la causa que lo había detonado, siempre hay una causa.

Intentaba escucharle, empatizar con él, ponerme a su altura y hablar en su idioma, comunicarme con él de forma efectiva. Y él lo percibía, él percibía mi esfuerzo, y el de su padre, percibía que estábamos ahí para él.

Evolución del niño de alta demanda

Con el tiempo, las rabietas y los desafíos se fueron difuminando, ahora con 5 años ya casi no tiene rabietas, sigue siendo un niño testarudo y cabezota pero se puede negociar con él, se puede entrar en un razonamiento hablado,  tolera mejor la frustración y gestiona mejor sus emociones. 

Sí! es un niño mandón, y es agotador porque tiene una energía incansable y un temperamento muy fuerte, y es intenso, y demandante, y se enfada por cosas y llora y grita a veces, pero se puede razonar con él, se puede conversar y hablar y llegar a acuerdos.

Sigue teniendo una hipersensibilidad muy acentuada y se frustra muchas veces por cosas que quizás a otras personas ni le importarían porque los niños de alta demanda perciben las sensaciones y las emociones de forma exagerada, pero lo gestiona mucho mejor que hace 2 años, tiene un autocontrol de sus emociones mucho más elevado. 

La etapa de los berrinches se acabó, igual que un día terminó la etapa del mal sueño nocturno. Está en otra etapa.

Mi hijo ahora duerme bien y ya casi no tiene berrinches. Era cuestión de mirarnos a nosotros mismos y evaluar como le estábamos educando. Sus necesidades no estaban cubiertas porque nuestro método no era el correcto, su padre autoritario imponiendo su mandato y yo de mediadora jugando a un papel que no me tocaba.

Los niños necesitan una estabilidad y una validación emocional, una seguridad y una unión en el vínculo familiar para poder gestionar correctamente sus emociones y desarrollarse de forma óptima. Por ello es importante que los padres muestren acuerdos entre ellos en su modelo educativo y además actúen con respeto hacia el hijo, sin autoritarismo, sin mandatos, a través de la firmeza y el cariño. A través de la empatía.

Te propongo lo siguiente:

¿Te apetece poder hablar con otras madres y padres de alta demanda sin sentirte juzgada? Únete a los grupos de apoyo online de crianza de alta demanda y alta sensibilidad del próximo viernes día 10 de diciembre de 2021 , Más información aquí

Grupo de Telegram

En febrero de 2020 creamos un Grupo de Telegram de familiares de niños/as de alta demanda y alta sensibilidad y donde tenemos nuestro equipo de colaboradoras especialistas en crianza respetuosa (pediatras, psicólogas, asesoras de sueño, asesoras de lactancia, fisioterapeutas, etc.) ellas nos apoyan y nos dan respuesta a nuestras inquietudes en el grupo de forma solidaria. Puedes Unirte en este enlace

Grupo de WhatsApp

También tenemos un grupo de WhatsApp para Apoyarnos en Tribu muy valorado y útil donde s e valida la crianza y experiencia de  las mamás y los papás y no se juzga, sobre AD (Alta demanda), NAS (altamente sensibles) y AACC (altas capacidades) Únete en   este enlace 

Síguenos en Instagram Personas de alta demanda

Síguenos en Instagram Mama fluyendo Lactancia

Síguenos en Instagram La vida de Pichukis

Síguenos en Facebook bebes y niños de alta demanda y altamente sensibles

Síguenos en Facebook en Mama Fluyendo Lactancia 

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Bebes y niños AD, NAS, ACC y PAS

 

La hipersensibilidad de mi hijo de alta demanda

Escrito por Anna Company

Soy mamá de un bebé de alta demanda

Recuerdo las primeras semanas de postparto  que pasé recuperándome en casa, fueron también las semanas en que me di cuenta de que mi hijo necesitaba unos cuidados especiales y averigüé que era un bebé de alta demanda, me sentía muy perdida. Tenía las hormonas distorsionadas, el cuerpo adolorido por la cesárea que me habían tenido que practicar de urgencias y las emociones tambaleando de arriba a bajo.  Y mi bebé no dejaba de llorar.

Yo sentía pánico porque no comprendía qué era lo que estaba haciendo mal, me sentía culpable y no sabía cómo calmarlo. 

No había nada de lo que hacía que pudiera suavizar su llanto, excepto el contacto físico, los brazos, el apego infinito que silenció, de vez en cuando, su voz.

Aprendí a pegarme a él durante el día y la noche, piel con piel, como si fuésemos uno, le llevaba en brazos todo el día y a casi a todas partes como si fuera “mamá canguro”.

Recuerdo estar barriendo la casa y fregando los platos con el bebé en la mochila, a veces llorando, a veces durmiendo, a veces observando.

La hipersensibilidad de mi hijo de alta demanda

Mi hijo era un bebé hipersensible, cualquier ruido, cualquier roce, cualquier luz lo detonaba, eran estímulos para él que podían hacer que reaccionara con llanto, risa o chillidos, dependiendo del momento y el lugar, dependiendo de su estado de ánimo.

Supongo que internamente recibía muchos más estímulos de los que yo imagino y por ello lloraba tanto, se sentía sobrecargado y me lo decía en su idioma, el único que tenía a esa edad, porque todavía era un bebé, un bebé hipersensible

El hecho de sentirse protegido entre mis brazos y en contacto conmigo le calmaban en cierto modo, si tenía sus necesidades básicas saciadas, pero siempre parecía que colgaba de un hilo, como si cualquier pequeño detalle o cambio pudiera hacer que su llanto estallara y se exaltara.

Sobreestimulación de mi hijo de alta demanda

Estas explosiones de llanto, no eran más que explosiones emocionales, por su potente temperamento, por su intensidad, por su alta sensibilidad.

Mi hijo sentía con profundidad todas las emociones, con mucha más profundidad que el resto de la gente, por eso cuando estaba alegre se le veía muy feliz, casi eufórico y cuando estaba enfadado tenía unos arrebatos de ira muy fuertes.

Desde fuera, como madre, veía que sus cambios eran muy extremos porque daba un giro de 180 grados, pasaba de estar muy feliz a estar muy enfadado y no podía quedarse en un punto intermedio, era como si no pudiera ver los matices.

Esta intensidad en sus emociones caracteriza a cualquier niño de alta demanda por eso se dice de ellos que son intensos e hipersensibles emocionalmente. 

Y así fue creciendo, entre lágrimas y risas exaltadas.

Cuando mi hijo aprendió a hablar y se pudo expresar con palabras, el llanto disminuyó, aunque ahora continúa teniendo esta intensidad sensitiva y le cuesta controlarse todavía emocionalmente, estamos trabajando en ello para poder gestionarlo de la mejor manera y aprendiendo a expresar sus emociones de una forma positiva.

Ahora con 5 años ha desarrollado ciertas habilidades para regular sus frustraciones y ha evolucionado de forma muy positiva en cuanto a sus arrebatos emocionales, hemos dejado atrás aquella etapa en la que sus reacciones de enfado eran de irritabilidad y rabieta.

Por ello es animo a todas las madres a confiar en sus hijos, a creer en ellos, porque los niños de alta demanda son niños con unas cualidades excepcionales, son perseverantes, inteligentes, alegres, entusiastas, afectuosos, persistentes, motivados y muchas otras cosas que los hacen inigualables y aunque a veces su crianza pueda ser más complicada y estemos agotadas/os compensa el ver cómo evolucionan y se convierten en personas extraordinarias. No lo dudes.

¿Es tu hijo de alta demanda también altamente emocional?

**Información Importante**

Grupo de Telegram

En febrero de 2020 creamos un Grupo de Telegram de familiares de niños/as de alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades donde tenemos nuestro equipo de colaboradoras especialistas en crianza respetuosa (pediatras, psicólogas, asesoras de sueño, asesoras de lactancia, fisioterapeutas, etc.) ellas nos apoyan y nos dan respuesta a nuestras inquietudes en el grupo de forma solidaria.

Puedes Unirte en este enlace

Grupo de WhatsApp

También tenemos un grupo de WhatsApp para Apoyarnos en Tribu muy valorado y útil donde s e valida la crianza y experiencia de  las mamás y los papás y no se juzga, sobre AD (Alta demanda), NAS (altamente sensibles) y AACC (altas capacidades)

Únete en   este enlace 

Grupo de WhatsApp 2

Segundo grupo de WhatsApp de «Apoyandonos en tribu» porque el primer grupo esta casi completo de participantes y hemos creado un nuevo grupo para las nuevas personas que se quieran añadir. Puedes unirte en este enlace

Grupos de Apoyo Online Gratis

Recuerda que cada 15 días los viernes nos reunimos algunos padres y madres de niños/as AD, NAS y AACC para charlar y compartir nuestras experiencias en los grupos de Apoyo online, si deseas mas información pulsa en este enlace

Libro sobre alta demanda

Tienes a tu disposición para descargar gratis varios libros y monográficos sobre alta demanda en este enlace

Síguenos en Instagram Personas de alta demanda

Síguenos en Instagram Mama fluyendo Lactancia

Síguenos en Instagram La vida de Pichukis

Síguenos en Facebook bebes y niños de alta demanda y altamente sensibles

Síguenos en Facebook en Mama Fluyendo Lactancia 

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Bebes y niños AD, NAS, ACC y PAS

 

 

La tozudez/testarudez en los niños de alta demanda

 

Escrito por Anna Company

¿Es tu hijo de alta demanda un niño tozudo?

Son niños con una voluntad muy fuerte y con pensamientos muy rígidos que defienden con mucha perseverancia sus ideas y no admiten ninguna controversia, es decir, nadie puede cuestionar sus criterios porque son de creencias fijas, por este motivo si alguien quiere imponerles una idea se pueden llegar a mostrar muy susceptibles o irritables ya que consideran que sus razones son las correctas siempre.

Los niños de alta demanda que además son tercos siempre necesitan que se les explique las razones de todos los hechos, necesitan ser convencidos de todo, no se les puede imponer una idea por que sí, siempre pedirán explicaciones y preguntarán el “¿porque?” de todo y quizás hasta lo confronten. 

Es importante comprender que si un niño  no diera ninguna señal de oposición o cabezonería, y se conformara con todo, podría significar que tiene temor a exponer sus deseos y emociones, es importante que el niño pueda expresarse y pueda mostrar sus desacuerdos, siempre y cuando no lo haga por desafiar a los padres, por rebeldía o por enfado. 

Tozudez e inteligencia en los niños de alta demanda

Los niños AD que son tozudos suelen ser inteligentes y creativos, son de los que hacen muchas preguntas y  quieren dar su opinión en todo, además suelen tener una gran necesidad de ser reconocidos y escuchados, por lo que pueden buscar tu atención con frecuencia, característica común en los niños de alta demanda, aunque al mismo tiempo son niños que al ser tan espabilados quieren demostrar sus habilidades y hacer las cosas por sí mismos y muchas veces no quieren que los padres se interpongan en su camino para hacer según qué actividad (esto no significa que no les demanden, ni que no les quieran cerca, significa que quieren demostrar su valía y necesitan un reconocimiento del adulto).

Los niños testarudos suelen tener más arrebatos de ira o rabietas que los niños que no son testarudos, es decir, cuando se obstinan por algo si les llevas la contraria es muy probable que no entre en razón y se irrite, poniéndose irascible y, dependiendo de la edad del niño, entrando en un arrebato emocional, a partir de los 6 años ya saben gestionar mejor sus emociones pero antes de los 6 años pueden entrar en rabietas con más frecuencia.

Recordemos que los niños AD son niños que suelen ser bastante “mandones” les gusta coordinar y controlar las cosas por ello suelen tener dotes de liderazgo y hacer las cosas a su propio ritmo.

Beneficios de ser un niño de alta demanda testarudo

Por todo esto su crianza es más complicada para los padres pero como padres debemos tener en cuenta que ser un niño testarudo tiene sus puntos positivos en su desarrollo evolutivo, como por ejemplo:

  • Son niños con mucha determinación, tienen las ideas muy claras y los objetivos bien marcados.
  • Son niños muy perseverantes, que cuando se marcan un objetivos luchan por él intentando superar cualquier obstáculo.
  • Son niños que se muestran tal y como son, sin imitar ni fingir nada, sin falsedades.
  • Son autosuficientes, en el sentido que les gusta conseguir ciertos retos por sí mismos y demostrar su valía.

Piensa que los niños testarudos tienen una voluntad de hierro, que su perseverancia es infinita, que es mejor no entrar en luchas de poder, es mejor evitarlas siempre que sea posible. Dialoga, comunícate, utiliza siempre que puedas la empatía y la comprensión. Poniéndote en su lugar, con tranquilidad, desde la serenidad. Potenciando sus puntos fuertes, escuchándole activamente.

Cuando tu hijo tiene algo en su cabeza, cuando tiene una idea y está obstinado en ella, tiene un motivo. Deja que te lo cuente, Intenta comprender ese motivo, ponte en su lugar y date cuenta de porque está pensando de esa forma, porque está encerrado en esa idea. Intenta conversar con él, razona si sería posible encontrar otra solución (en el caso que esa idea no se pueda llevar a cabo en ese momento) razónale porque no se puede llevar a cabo. Concédele la importancia que se merece.

Más características de los niños de alta demanda testarudos

Sabemos que alguno niños AD además de ser muy testarudos también son niños muy perfeccionistas y exigentes, con ellos mismos y con los demás, no se dan por vencidos fácilmente porque se apasionan e ilusionan por las ideas que tienen en la cabeza, pero si entramos en su mundo, si les escuchamos, se sienten atendidos y a veces es más fácil desviar su atención hacia otro lugar.

Si encontramos en ese momento, otra cosa que capte su atención, ellos tienen una capacidad muy alta de motivarse, enseguida inspiran pasión y entusiasmo por las cosas que hacen, aunque como digo, debemos poder captar su atención porque no suelen ser niños que se rindan fácilmente cuando se obstinan por algo.

Recordemos que es muy importante utilizar siempre la técnica «conecta y redirige» con el niño para llegar a acuerdos y empatizar con él. Puedes leer esta técnica aquí

**Información importante**

Grupo de Telegram

Únete a nuestro grupo de Telegram donde somos más de 180 participantes y donde tenemos a todas nuestras colaboradoras (pediatras, psicólogas, asesoras de sueño, asesoras de lactancia, fisioterapeutas, etc.) ellas nos apoyan y nos dan respuesta a nuestras inquietudes en el grupo. Puedes Unirte en este enlace 

Y no te olvides que tienes a tu disposición para descargar gratis todos los libros y monográficos sobre alta demanda en este enlace

Puedes ver todas las iniciativas que realiza www.altademanda.es de forma solidaria y gratuita en este enlace

Síguenos en Instagram

Síguenos en Facebook

La alta demanda después de la infancia

Escrito por Anna Company

¿Te gustaría saber qué sucede después de la infancia con los niños de alta demanda?

¿Te gustaría saber qué rasgos se suavizan y como evoluciona el temperamento de un niño/a de alta demanda en la segunda infancia, la preadolescencia y adolescencia?

Para todos aquellos que de alguna forma estamos relacionados con la crianza de niños/as de alta demanda y no encontramos información sobre ello he decidido lanzar un nuevo estudio para ver las características que prevalecen después de la infancia y qué características se suavizan, para saber cómo evoluciona el rasgo y qué podemos esperar de nuestros hijos cuando crezcan, como podemos prever su desarrollo.

Si tienes un hijo de alta demanda de 6 o más de 6 años y hasta 21 años y quieres participar en la encuesta que es anónima y confidencial para poder hacer dicho estudio que se publicará en la web www.altademanda.es el día 28 de febrero de 2021 puedes hacerlo apretando el botón de más a bajo, responder a la encuesta tan solo te llevará 3 minutos y tu participación será de gran ayuda.

Recordar que ya se hizo una encuesta de adultos de alta demanda el pasado mes de mayo de 2020 en la que participaron 109 personas. Podéis revisar los resultados de dicha encuesta aquí

Descárgate el libro «¿Cómo criar a un niño de alta demanda?» en PDF aquí

Descárgate el libro en PDF  «El niño de alta demanda en la segunda infancia» aquí

 

Únete a nuestro nuevo grupo de Facebook sobre alta demanda aquí

¿Cómo son los niños AD a partir de los 6 años?

 

Escrito por Anna Company Galvez

Fragmento del mini libro «El desarrollo interior del niño de alta demanda»

Edad de 6 a 10 años

 Este es el periodo de sociabilización de los hijos, por lo tanto, los padres deberían fomentar el contacto con el mundo exterior del niño. 

Es también la etapa del aprendizaje escolar y es muy importante que se de autonomía al niño para que haga actividades externas a su ámbito familiar, para que desarrolle sus capacidades con sus iguales, con sus amigos, reconociéndolos como elemento para consolidar su propia identidad y personalidad y creando independencia fuera del ámbito familiar. 

Se inicia la etapa de reivindicación del niño ante los padres, que quiere mostrar su diferencia en gustos y deseos y necesita más momentos de intimidad. 

Los niños de alta demanda, aunque continuarán demandando atenciones y afecto de sus padres, van a exigir cierta libertad de movimiento. 

Su carácter testarudo que puede agudizarse en esta etapa va a reforzar que el niño desee que sus decisiones sean respetadas y valoradas por los padres y por su entorno, desarrollando así su personalidad, sus creencias y sus valores. 

Es importante que los padres den cierta libertad al niño y que no le impidan hacer actividades en el mundo exterior, es decir, que los padres por el hecho de sobreproteger al niño, movidos por el miedo de posibles peligros, no lo mantengan en una burbuja. Se les debe dejar tiempo libre para que conecten con sus amigos. 

En este periodo el niño empieza a sentir vergüenza y se siente humillado si los padres o profesores hablan de sus errores o de su carácter ante cualquier persona externa, creando inseguridades y tocando su sensible emocionalidad, por lo que como cuidador se debe tener en cuenta esto y respetar la intimidad, esto es muy importante porque estamos hablando de niños de alta demanda que perciben las sensaciones de forma muy exagerada y a demás son muy empáticos. 

Los niños de alta demanda, aunque parezcan muy lanzados y tengan coraje y valentía suelen ser también muy emocionales, esta gran capacidad hace que tengan una percepción de la realidad muy agudizada y les hace muy susceptibles a críticas de los demás, por lo que pueden sentirse muy dolidos ante comentarios que quizás para otras personas parezcan sin importancia, debemos empatizar con su sensibilidad y cuidar nuestro lenguaje para no herir su sensibilidad ya que esto podría dañar la autoestima del niño creando inseguridades en su desarrollo. 

Ahora los mejores amigos y confidentes del niño son sus amigos y los padres deben entender y respetar que éste es un proceso evolutivo del desarrollo que fomenta la autonomía, por lo que si el niño, en esta etapa, prefiere preservar su intimidad hacia ellos no se debe comprender como una falta de confianza sino simplemente como proceso de desarrollo, aunque esto no signifique que se deba perder la comunicación empática familiar ni la escucha activa. 

Los niños crearán vínculos afectivos y empáticos con sus iguales y conectarán con otras personas sustituyendo, quizás, las figuras de apego, este es un proceso normal en estas edades que como padres debemos respetar, aun así es bueno que insistamos en la comunicación con nuestros hijos, no solo intentando descubrir lo que a ellos les pasa sino también explicándoles lo que nos pasa a nosotros, para que ellos se sientan reforzados y en confianza tanto para escucharnos como para compartirnos sus experiencias. Como padres debemos hacer un esfuerzo importante en este hecho, debemos dar un ejemplo a nuestros hijos y servirles de modelo hablándoles sobre nuestras vidas, abriéndonos a ellos, escuchándolos y normalizando este hecho para que ellos también lo hagan. 

Debemos crear una comunicación eficaz y de confianza para que el niño se sienta libre de poder venir a explicarnos con seguridad un acontecimiento complicado el día que se encuentre en una situación comprometida. El objetivo es que el niño se sienta seguro y sin miedo de explicar a sus padres sus preocupaciones, por ello tiene que existir una comunicación respetuosa e íntima, sin presiones, con apoyo y comprensión. En esta etapa pueden aparecer algunos miedos sociales, ansiedades del tipo cómo hablar en público, leer en voz alta, salir a la pizarra, etc. 

Producto de la inseguridad propia de la etapa que son de carácter normal a no ser que prevalezcan en el tiempo. 

A veces, algunos niños de alta demanda pueden mostrar este tipo de miedos antes de estas edades, a partir de los 5 años, esto se debe a su alta sensibilidad y su gran capacidad emocional, perciben tanto las sensaciones externas y los estímulos que pueden sobreestimularse ante situaciones que quizás para otros niños sean normales. Por ejemplo, con los ruidos fuertes, las tormentas o las luces o fuegos artificiales. 

Estos miedos o ansiedades se deben tratar con tranquilidad, no forzando al niño en ningún momento e intentando comprenderle, empatizando con él y dándole tiempo y espacio para aceptarlo. 

Lo más importante en esta etapa es “escuchar” a nuestros hijos, pero escucharles de forma activa, empática, escuchar lo que dicen entre líneas, saber cuándo necesitan afecto aunque no lo pidan, saber cuándo necesitan intimidad y respeto, saber que a veces necesitan tiempo y espacio, entender que están evolucionando y desarrollando sus emociones, comprender que están creciendo y que se están conociendo a sí mismos, que para ellos es complicado, que acaban de salir al mundo exterior y que apenas están reconociendo a las personas y sus dificultades, que se van a encontrar con frustraciones y decepciones de otras cosas y personas y que todo ello les va a afectar en su día a día. Simplemente acompañarlos, apoyarlos.

Estar ahí para cuando nos necesiten.

 

Este ha sido un fragmento del mini-libro «El desarrollo interior del niño de alta demanda»   en el que se detalla la evolución del niño/a de alta demanda desde su nacimiento hasta la preadolescencia (15 años). Puedes leerlo entero  SIN COSTE con Kindle Unlimited aquí

¿Quieres saber si tu hijo es de alta demanda?

Realiza gratis esta encuesta y recibe un informe personalizado pulsando aquí

Descárgate el libro en PDF GRATIS «¿Cómo criar a un niño de alta demanda? aquí

Descárgate el libro en PDF  «El niño de alta demanda en la segunda infancia» aquí

Libro: «¿Tiene Alexandra una mente neurodivergente?»

Escrito por Anna Company

Evolución y desarrollo de una niña de alta demanda

Alexandra es una niña de alta demanda y altamente sensible que busca incansablemente la verdad sobre su neurodivergencia.

El argumento del libro se desarrolla durante la etapa de su crecimiento: desde la infancia hasta los 30 años, donde se describen diferentes etapas de la vida de la protagonista que se enlazan con los diferentes diagnósticos médicos que va obteniendo. (TLP, TCA, Adicción, personalidad histriónica, TDAH)

Se acentúa en el texto la habilidad de la protagonista para hiperconcentrarse por largos periodos de tiempo, síntoma del TDAH llamado “hiperfoco” con el que la protagonista consigue varios objetivos en su vida.

Se muestra como el temperamento de la alta demanda evoluciona en la edad adulta pero continúa presentando la esencia primaria del rasgo. 

Es una buena lectura para toda aquella persona relacionada con el mundo de la alta demanda y también con el mundo de la neurodiversidad ya que se enfoca la necesidad de comprender a las personas desde su autenticidad y singularidad.

Descarga ahora el PDF SIN COSTE ¿Tiene Alexandra una mente neurodivergente?  aquí

Tienes también el formato e-book Kindle y formato libro impreso tapa blanda  Consíguelo aquí

**Información Importante**

Grupo de Telegram

En febrero de 2020 creamos un Grupo de Telegram de familiares de niños/as de alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades donde tenemos nuestro equipo de colaboradoras especialistas en crianza respetuosa (pediatras, psicólogas, asesoras de sueño, asesoras de lactancia, fisioterapeutas, etc.) ellas nos apoyan y nos dan respuesta a nuestras inquietudes en el grupo de forma solidaria.

Puedes Unirte en este enlace

Grupo de WhatsApp

También tenemos un grupo de WhatsApp para Apoyarnos en Tribu muy valorado y útil donde s e valida la crianza y experiencia de  las mamás y los papás y no se juzga, sobre AD (Alta demanda), NAS (altamente sensibles) y AACC (altas capacidades)

Únete en   este enlace 

Grupo de WhatsApp 2

Segundo grupo de WhatsApp de «Apoyandonos en tribu» porque el primer grupo esta casi completo de participantes y hemos creado un nuevo grupo para las nuevas personas que se quieran añadir. Puedes unirte en este enlace

Grupos de Apoyo Online Gratis

Recuerda que cada 15 días los viernes nos reunimos algunos padres y madres de niños/as AD, NAS y AACC para charlar y compartir nuestras experiencias en los grupos de Apoyo online, si deseas mas información pulsa en este enlace

Libro sobre alta demanda

Tienes a tu disposición  varios libros y monográficos sobre alta demanda en este enlace

Síguenos en Instagram Personas de alta demanda

Síguenos en Instagram Mama fluyendo Lactancia

Síguenos en Instagram La vida de Pichukis

Síguenos en Facebook bebes y niños de alta demanda y altamente sensibles

Síguenos en Facebook en Mama Fluyendo Lactancia 

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Bebes y niños AD, NAS, ACC y PAS

Si tienes alguna duda o comentario contacta con anna@altademanda.es

La exigencia en niños/as de alta demanda

Escrito por Anna Company

¿Son los niños de alta demanda demasiado exigentes?

Algunas madres y padres de niños de alta demanda comentan que sus hijos/as son demasiado exigentes  refiriéndose a  que se marcan unas altas expectativas ante las cosas y que muchas veces cuando no logran conseguirlas sufren o se sobrecargan.

Muchas veces la exigencia va relacionada con el perfeccionismo, ya que hay muchos niños que quieren hacer las cosas de la mejor manera posible y exigen que todo sea perfecto, que todo esté ordenado, que todo esté limpio, que las luces estén apagadas, las puertas cerradas, etc. y otras veces no va relacionado con el perfeccionismo y aún así los niños continúan exigiendo más de lo que corresponde para sus capacidades o para su edad.

Cuando un niño/a es exigente y está dentro del ámbito normal (o sea que es una exigencia beneficiosa para él) se verá recompensado ya que es un atributo que invita a la superación de uno mismo y capacita para retarse a mejorar y a la motivación ante las cosas.

Por otra parte se puede dar el caso de que un niño sea demasiado exigente y se convierta en algo perjudicial o conflictivo y esto se puede reconocer en el momento en que el niño/a empieza a no aceptar los fracasos, a desmotivarse ante las dificultades, cuando se enfada y se decepciona si no consigue su objetivo y cuando evita realizar las tareas pensando que no la va a realizar correctamente.

¿Cómo reconocer cuando tu hijo/a es demasiado exigente?

Siempre tienen que ganar

Son niños muy competitivos que tienen grandes rabietas cuando pierden en un juego simple como por ejemplo el parchís. Se sienten muy heridos y dañados como si no fueran suficientemente hábiles cuando en realidad la mayor parte del juego depende 

Hipersensibles al fracaso

Muchos niños de alta demanda se sienten muy sensibles a cualquier fracaso como por ejemplo a no poder correr tanto como sus compañeros de clase.

Evitan tareas que no se les dan bien

La consecuencia de esa hipersensibilidad al fracaso es que el niño evita enfrentarse a acciones en las que no destaca. No le gusta jugar al «pilla pilla» porque no se le da tan bien como a sus compañeros. 

Evitan probar cosas nuevas

El niño tiene la sensación de que en principio no va a dominar la actividad nueva y por ello le produce rechazo, sabe que le va a costar un proceso de aprendizaje y que seguramente se deberá enfrentar a alguna frustración y esto no es de su agrado.

Hipersensibles a las críticas

Si un niño muy exigente escucha una crítica hacia él se sentirá herido en el alma. Se puede bloquear y dejar lo que está haciendo cambiando la actividad por completo, 

Buscan reconocimiento del adulto

Valoran mucho las expectativas de los adultos (familiares, profesores). Buscan el reconocimiento más que disfrutar de la actividad.

Inflexibles respecto a los resultados: creen que sólo hay una forma de hacer las cosas

El niño muy exigente se puede enfadar cuando ve que sus padres validan otras respuestas diferentes a la suya. Ellos creen que solo hay una forma de hacer bien las cosas y cuando ven que no es así, creen que deberían haber sido ellos quien descubriera todas las respuestas correctas. Pongamos un ejemplo: ¿Cuál es el animal más fuerte del mundo? y Miguel responde: El escarabajo pelotero (ese día lo han trabajado en la escuela) y está bien! y su hermana mayor responde después: y también el escarabajo rinoceronte (Miguel no ha llegado aún a trabajarlo en la escuela) la respuesta también es válida! Entonces Miguel se enfada porque la respuesta de su hermana también es válida y se auto exige que la debería haber dicho él.

Les cuesta reconocer el éxito de los demás

Son niños/as que a veces para idealizarse a ellos mismos desvalorizan a los demás y que además les cuesta mucho trabajo reconocer los puntos fuertes en el resto de la gente, se frustran cuando los otros tienen habilidades o hacen las cosas bien. Les cuesta reconocer el éxito en los demás porque sienten como una especie de fracaso.

¿Cómo ayudar a los niños que se exigen demasiado para que no sufran ansiedad?

Comunicación efectiva con tu hijo.

Enséñale a poner palabras a sus emociones, que sepa que estas a su lado y te interesas por él sin juzgarle.

Escucha activa y empática.

Mostrando interés, paciencia ay comprensión en lo que te esté diciendo, poniéndote en su lugar.

Aprendizaje

Enséñale a aprender de los errores ya que los niños que suelen ser muy exigentes suelen tener baja tolerancia a la frustración porque no quieren sentir el fracaso.

Reforzar su autoestima.

Ayúdale a que se conozca a sí mismo y reconozca sus puntos fuertes, valórale y ayúdale a mejorar y del mismo modo cuando cometa errores hazle saber que de todas formas estas ahí, para que entienda que él no es su propia conducta.

Asertividad.

Enséñale a ser asertivo. Esta capacidad se va aprendiendo a lo largo de la vida, aprender diferentes técnicas de asertividad que le ayuden a comunicar sus emociones y opiniones de una manera más clara y directa.

Únete a nuestro NUEVO grupo de Facebook «bebes, niños y niñas de alta demanda» aquí

Descárgate en PDF GRATIS en libro «¿Cómo criar a un niño de alta demanda?» aquí

Lectura sobre BEBES Y NIÑOS DE ALTA DEMANDA:

«El desarrollo interior del niño de alta demanda» Consíguelo aquí

«Las emociones de los niños de alta demanda»  Consíguelo aquí

«Relatos sobre crianza de alta demanda»  Consíguelo aquí

«¿Tiene Alexandra una mente neurodivergente?»  Consíguelo aquí

Test Encuesta «Es tu hijo/a un niño/a de alta demanda?»

Escrito por Anna Company

¿Cómo saber si mi hijo/a es de alta demanda?

Algunas madres me han solicitado si podría agregar un test o encuesta  para orientar a las familias de los bebés y niños de alta demanda y saber si cumplen las características para englobarlos dentro del rasgo de Alta Demanda.

No hay ningún test científico ideado para ello que certifique que un niño es de alta demanda si cumple unos requisitos o características establecidos.

Así pues he ideado una encuesta en la cual basándome en las características que detalla el Dr. Sears y las demás características que contemplamos que tienen en común los niños de alta demanda, después de haber hecho la encuesta de adultos de alta demanda y de preadolescentes y adolescentes de alta demanda y de haber realizado varios grupos de apoyo de niños de alta demanda, he encontrado relevantes para dicho cuestionario.

En ningún caso el resultado de esta encuesta es un diagnóstico, sino simplemente es una orientación de las características y atributos que se cumplen en la persona en cuestión y que están relacionadas con el rasgo de la Alta Demanda.

Así pues aquí os dejo la encuesta para quien le pueda ser de utilidad y en ella podréis encontrar toda la información y procedimiento para recibir el resultado.

Accede al Test para bebes de 0 a 2 años en este enlace

Accede al Test para niños a partir de 2 años en este enlace

 

**Información Importante**

Únete a a Comunidad Solidaria de alta demanda, alta sensibilidd y altas capacidades, todas las iniciativas GRATIS

 

Síguenos en Facebook Comunidad solidaria de alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades

Síguenos en Facebook en Mama Fluyendo Lactancia 

Síguenos en Facebook Crianza respetuosa, niños mas felices

Síguenos en Facebook en Alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades

Síguenos en Instagram Comunidad Solidaria de Alta demanda y sensibilidad

Soy padre de un niño de alta demanda

Escrito por Anna Company

Soy padre de un niño de alta demanda de 3 años que se llama Óscar. Lo adoro.

Mi hijo con 3 años es un niño muy cabezota, cuando se obstina por algo no hay quien le saque esa idea de la terco. Su madre y yo intentamos ponerle límites porque hay cosas que nos superan, como por ejemplo que no se quiera lavar nunca la cabeza y nos monte rabietas descomunales en el baño tirando agua por todas partes cuando intentamos hacerlo. Acabamos todos mojados, el baño hecho un desastre y parece que acabemos de salir de un campo de batalla. Éste es solo un ejemplo de las mil y una cosas con las que tengo que lidiar diariamente con mi hijo cuando se obstina por algo, tiene un punto muy tozudo y no hay quien lo saque de ahí. 

Siempre son luchas de poder de a ver quien puede mas si él o yo, negociando por a ver quien gana, pero él es un niño y sus herramientas para convencerme no son las palabras sino el enfado, los gritos, las malas caras, el hecho de desordenar sus juguetes por toda la casa y tirar las sillas y romper papeles, se ponen en una actitud como de rebeldía, como si quisiera demostrar que él es un hombrecito que puede hacer lo que se le antoje delante de mi, en mis narices, provocándome y jugando con mis límites. A veces hasta se acerca y me pega, me empuja mirándome a los ojos para ver si reacciono a su desafío.

A demás parece que no se canse de hacerlo, es perseverante como él solo.

Yo como padre, utilizo la paciencia y la calma, aunque por dentro esté desbordado. A veces tengo ganas de decirle “basta ya” cogerlo del brazo y sentarlo en el sofá con autoridad y mandato, pero entiendo que no es el método. Continuo paciente, agachado a su nivel, mirándolo a los ojos y hablándole con cariño cuando creo que está preparado para escucharme, sólo cuando se calma, pero no lo consigo, parece que el método no funciona y me frustro, yo también soy persona y me frustro

Le digo que cuando él quiera compartiremos un momento de tranquilidad y hablaremos serenamente, ya tiene 3 años para entender esto, para entender que hay buenos métodos, le digo que cuando él quiera podremos ir a nuestro rincón de la calma y relajarnos.

Él me comprende pero su orgullo y testarudez no le dejan todavía ceder, así que necesito “conectar” con él de algún modo diferente, distraerlo de alguna otra forma.

Soy su padre, soy el adulto, soy yo el responsable de hacer que esa situación cambie porque mi hijo no puede gestionarlo solo todavía, así que opto por el humor, ponerle humor a la situación.

No se trata de contarle un chiste, se trata de hacerle reír. Está claro que es difícil como padre estando en un estado de preocupación cambiar el estado de ánimo y hacer algo que haga reír a una persona, pero se tiene que sacar la fuerza y el instinto paternal para conseguirlo, encontrar el niño que llevamos dentro, empatizar y ponernos en su lugar para conseguir sacar una risa a tu hijo y cambiar ese estado de ánimo negativo de desafío y rebeldía y transformarlo a conexión y complicidad

Sorprender a tu hijo en ese momento haciendo alguna broma o poniéndote a cantar alguna canción, debes ser creativo e imaginativo y convertirte en niño para poder sorprender a tu hijo en ese momento. Quizás una voltereta, quizás simplemente haciendo la estatua, quizás haciendo mímica… 

Dependerá de cómo sea tú hijo, tú lo conoces mejor que nadie, sorpréndele, conecta con él, cambia su chip, haz que te preste atención y cuando la tengas: ¡actúa! desde su nivel, desde su mundo, siendo niño…

Háblale desde donde te escuche, desde donde te comprenda…

Y me cuesta hacer eso, porque estoy agotado y también tengo mis limites y mi paciencia se acabó hace ya un rato, pero él lo merece, la situación lo merece, el resultado que obtengo luego, lo merece, porque si consigo que mi hijo reaccione positivamente a este estímulo será un objetivo cumplido.

Y a veces funciona. Te animo a probarlo.

 

Recuerda que puedes escribir tu experiencia con tu hijo en esta web aquí

Recuerda que puedes participar en los grupos de apoyo de crianza de niños alta demanda inscribiéndote aquí