Daniela Bellorín

Mi nombre es Daniela Bellorín Fernández, soy mamá de un bebé de 1 año y 14 meses, un pequeño maestro que me enseña todos los días sobre amor verdadero, resiliencia y maternidad consciente, que me invita a sanarme diariamente y a promover desde mi rol en la sociedad una infancia más respetuosa.

Mis pasiones siempre han sido enseñar y ayudar, así que decidí estudiar Psicopedagogía en el Colegio Universitario de Psicopedagogía en Venezuela mi país natal, especializándome en el área de Dificultades de Aprendizaje y Problemas Emocionales, posteriormente me gradué como Licenciada en Educación Especial en el área de Dificultades de Aprendizaje en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, Caracas Venezuela.

Mi trabajo siempre estuvo relacionado a orientar a los niños en todo su proceso de aprendizaje y esto me permitió observar y entender que el trabajo terapéutico debía ser a nivel familiar, que no tenía sentido brindarle herramientas al niño(o) sin en casa no había una implicación real.

Tuve la oportunidad de irme a Colombia y desarrollar junto con un equipo de especialista un programa de neuroeducación, posteriormente me fui a vivir a Buenos Aires y trabajé como acompañante terapéutico, siendo la figura de integradora entre el niño(a), la familia y el colegio; finalmente me vine a vivir a Madrid y es allí cuando surge la necesidad de crear un proyecto “Psicopedani” en el cual acompaño no solo el proceso de aprendizaje del niño(a) sino la familia y mucho más profundo a  la crianza, todo comienza en la infancia así que me parecía importante centrar mi línea de investigación y servicios a empoderar y brindar herramientas a las madres y padres desde un enfoque positivo, consciente e integral.

Para brindarles más recursos de calidad a las familias decido certificarme como Educadora de Familias en Disciplina Positiva por la Positive Discipline Association. Lo que me permite aportar desde esta filosofía de vida y este estilo de crianza.

Con la llegada de mi hijo, una de mis pasiones como lo es el juego y la lectura también aparece y voy identificando que son los dos mejores puentes de conexión para un vínculo sano y un apego seguro y saludable, así que mis ganas de aprender más y de poner en practica con él todo lo que leía me lleva a certificarme y formarme como Asistente Montessori de 0 a 6 años.

La maternidad y muy especialmente la maternidad en el extranjero sin familia y en plena pandemia me invitan a buscar espacios donde mi hijo pueda conectarse con otros peques y yo hacer tribu, en esta búsqueda fallida, es cuando decido abrir mi oficina y espacio físico no solo para asesorar a madres y familias, sino para desarrollar mi programa de juegos de maternaje y lectura, a través de los grupos de juego.

¿Cómo llego a la crianza de Alta Demanda?

Mi hijo a los 20 días de nacido, tiene una infección y tuvo que estar 21 días hospitalizado en la UCI, como eran tiempos de pandemia, ni papá, ni yo podíamos estar con él excepto las horas diurnas correspondientes para comer. Todo esto nos movilizó mucho como padres y al salir mi hijo de la hospitalización, observamos que sus cuidados debían ser diferentes, todo el proceso medico al cual fue sometido altero todo su sistema y demandaba mucho más de todo.

Es así como leyendo llegué al libro de Anna y a través de ella al Doctor Sears, y me pareció fascinante todo lo que leía; aunque mi hijo no entra en el rango como tal de Alta Demanda, hay muchos rasgos y características que comparte. Ha sido hermoso conocer, leer y formarme de forma autodidacta en toda esta área.

Te invito a mi hermoso proyecto Psicopedani, en el cual “Caminamos Juntos”

Contactos:

@psicope_dani

info@psicopedani.es

www.psicopedani.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.