Grupo de apoyo madres y padres AD: tema Altas Capacidades (AACC)

Escrito por Anna Company

Reunión de padres y madres de Alta demanda.

Tema: Alta Capacidades (AACC)

Invitada especial: Paulina Ontiveros Cabrera “Mama Pseudonormal”

¿Quién es Paulina Ontiveros Cabrera?

Paulina tiene 38 años, es Licenciada en Administración de Empresas por el Tec Milenio, esposa y madre de familia de un adolescente de 14 años, con Altas Capacidades.
Trabajó como maestra de Preparatoria en una escuela privada y eso le dio el empujón que le faltaba para desescolarizar, hace más de 3 años.
Amo a su familia, es unschooler de corazón, rebelde del sistema y Pseudonormal.

Para saber más sobre Paulina Ontiveros Cabrera podéis seguirla en sus redes sociales de Facebook e Instagram

¿Cuándo se va a realizar el grupo?

17 de Septiembre de 2021 de 19.30 a 20.30  horario español

¿A quien va dirigido este grupo de apoyo?

A toda madre o padre que desee saber más sobre el tema de las altas capacidades intelectuales (AACC) que tenga dudas, inquietudes o consultad y desee esclarecer un poco sus nociones básicas a través de una persona que lo ha vivido en su propia piel.

¿Qué debes hacer para inscribirte?

Debes rellenar este formulario y en seguida contactaré contigo para explicarte los pasos a seguir y enviarte el enlace a la sesión.

Los grupos de apoyo de los viernes se vienen realizando desde febrero de 2020 y se realizan cada 15 días con madres y padres de alta demanda, solemos ser un grupo de entre 5 y 15 personas que nos reunimos para compartir nuestras experiencias de crianza de forma online y hablamos de nuestras inquietudes y nos damos feedback unos a otros sobre un tema en general como puede ser las frustraciones, rabietas, limites y normas, sueño nocturno, lactancia, etc.

Telegram

A parte de este grupo también cuentas con la posibilidad de agrégate al grupo de Telegram donde somos mas de 270 participantes y contamos con la orientación de nuestras colaboradoras especialistas en crianza de alta demanda, pediatras psicólogas, asesoras de sueño de lactancia, logopedas, fisioterapeutas, etc. Y puedes unirte en este enlace

Libros de alta demanda

Y no te olvides por otra parte, que tienes a tu disposición una biblioteca de libros y monográficos para descargarte gratis en PDF sobre crianza de alta demanda en este enlace

 

Lo que aprendí de mi niña AD 2 años después by Angie Duarte

Escrito por: Angie  Duarte

La alta demanda dos años después….

(Fragmento del libro  Lo complejo y hermoso de criar a un niño/a de alta demanda”)

Llevo desde Julio intentando darle forma, con el objetivo de dar una visión sincera y transparente de cómo es la evolución de un niño de alta demanda dos años después, sin resultar demasiado sarcástica, demasiado dramática, demasiado artificial…

No creo que lo haya conseguido, pero si a alguien le puede ayudar mi testimonio personal, (que me ha costado muchísimo dar) habrá valido la pena exponerme y exponerla a ella. Cada persona y cada familia vive unas circunstancias con lo que le pone la vida por delante. Esto es un sólo un testimonio personal de mi vivencia. Así es, así somos y esto es lo que hemos aprendido durante estos dos años.

Lo que aprendí de mi niña de alta demanda dos años después.

Tener un niña de alta demanda es agotador a nivel físico y emocional, es llevarte al límite pero también es una lección de vida, es aprender a sacar tu fortaleza, es mejorar como persona y como pareja, es energía y luz.

Quizá todavía no sabes lo que es y esto te puede ayudar a identificar si tu peque es un bebé de Alta Demanda. Si lo es, créeme, lo sabrás en cuanto lo leas:

Lo que aprendí de mi hija dos años después

2 años después puedo decir que la niña es igual de intensa pero evidentemente ha evolucionado la forma de manifestarlo. Ahora puede gritar, patalear, expresarse, correr, saltar, dar patadas… Y mantenerte en un estado de alerta permanente 24 horas.

2 años después aprendes que puedes vivir en un estado de tensión constante. ¿Saldrá corriendo? ¿Se tirará al suelo?
Ahora se que podría escribir un libro con nuestras aventuras y desventuras y veo, desde ya! los posibles títulos: “Cómo correr por un supermercado detrás de tu hija sin que se note”, “Superando miradas ajenas de “mira qué niña maleducada””, y “mamás con paciencia infinita 24 horas”… Ayss, se me están viniendo a la mente un montón de títulos, pero hasta ahí.

2 años después tengo que decir que dar teta a un niña de alta demanda es tremendamente extenuante porque siempre quiere más y más, y que además, con el tiempo, se convierte en algo raro de cara al mundo exterior, porque una niña de alta demanda sigue demandando mucha teta dos años después y pasas de ser la heroína de la teta a ser la rara de la teta. También tengo que decir que adoro ver como mamá tiene el remedio mágico al miedo, a la angustia, al dolor, a la inseguridad, al cansancio… ¡Bendita teta que todo lo puede! Cuando tus tetas están más chupadas y dadas de sí que las tetas de una vaca pero sientes lo necesario y beneficioso que es para tu pequeña piensas “Al que no le guste que no mire”. Lo bueno es que todo lo demás se relativiza increíblemente.

2 años después hemos aprendido juntos a poner límites a la teta, a negociar cuanta teta, cuando… Si por ella fuera esto sería un self-service abierto 24 horas, pero mi cuerpo y mi mente dos años después necesitan poner una limitación y creo que ha sido sano para ambas hacerlo. Juego, tomo teta, vuelvo a jugar, otra vez teta… Teta, teta, teta… ¡Vaya! Me doy cuenta de que teta es la palabra que más he escuchado en los últimos 24 meses. ¡Qué curioso! (La segunda más escuchada creo que es tetee…)

2 años después puedo decir que ¡me río yo de los temidos dos años! ¡Qué maravilla tener sólo 12 meses de rabietas! ¿Dónde hay que firmar? Las rabietas comenzaron casi al año y a día de hoy seguiremos hasta los 3 años en la temida etapa de los dos año. He hecho un máster acelerado en rabietas. Muchos días creo que convivo con una niña menopáusica llena de cambios de humor, de irritabilidad, de desasosiego… ¿Pero sabes qué? En este tiempo hemos aprendido a serenarnos juntas, a expresar nuestros sentimientos. He aprendido que el trabajo a nivel emocional con niños de alta demanda es doblemente importante.

He aprendido a poner nombre a mis sentimientos, me he dado cuenta de que yo también me puedo sentir siento agobiada, cansada, derrotada y que debo expresárselo a mi hija para que ella aprenda a canalizar todo el torbellino de emociones que siente por dentro.

2 años después he aprendido que no hay teorías con una niña de alta demanda. Es cierto que los cambios, las aglomeraciones, la falta de rutinas, la falta de sueño, el hambre, les ponen a 1000 revoluciones, si son factores delicados con cualquier niño, con un peque de alta demanda son cuestiones que afectan muuucho a su irritabilidad.
¡Vaaale! A pesar de que sé que mi niña es así, confieso que a día de hoy todavía me paso horas elaborando teorías de por qué puede estar así de tensa la niña, de si le afecta el inicio de la guardería, de si le afecta un viaje… 2 años después puedo decir que sólo se que no sé nada.

No hay teorías posibles, ni culpables. (Aunque yo siga buscando en mi mente la fórmula mágica de la coca-cola)

2 años después he aprendido que una niña de alta demanda pone a prueba a cualquier pareja. Creo que si la pareja no es sólida una niña de alta demanda puede hacerla tambalear fácilmente. Hemos crecido como pareja y ha sido gracias a nuestro pequeña.

2 años después hemos aprendido que nuestros planes para tener más familia deben ir al ritmo de la propia familia. Cuando tienes una niña de alta demanda aprendes a dejar los planes y hacer las cosas cuando te sientes list@. Lo haremos cuando lo sintamos como familia y será una decisión de tres, no de dos ¡Si tienes un niño de alta demanda sabrás que para tener otro hijo la familia debe estar preparada a muchos niveles! A pesar de que toooodo el mundo nos siga preguntando que para cuándo el hermanito.

2 años después he aprendido que el contacto con la naturaleza es infinitamente valioso y necesario para mi hija ¡Y hasta nos hemos aficionado al camping! ¡Yo! ¡Que era una rata de ciudad! ¡Y lo mejor de todo es que nos gusta! He aprendido que si no salimos a tomar el aire puro es posible que me encuentre con Chucky, el muñeco diabólico, en unas horas. Que la naturaleza es necesaria para sacar su energía, para canalizar su explosividad, para reconectar con su esencia y para hacer más fuerte nuestro vínculo. He aprendido a disfrutar de esos momentos, a sentirme bien al aire libre, a sacar la niña que llevo dentro y olvidarme del mundo mundial.

2 años después me he dado cuenta de que mi pequeña me mantiene en plena forma. Puedo correr toda una calle detrás de ella, puedo subirme a un árbol para ayudarla a bajar, puedo coger a un niña de 15 kg durante 7 calles, puedo correr detrás de una bici sin pedales a toda velocidad y estar como si tal cosa. Que tener un niña de alta demanda es estar a punto para hacer un triatlón mañana mismo.

2 años después he aprendido que todo pasa y todo llega. Que al final acabas volviendo a dormir (en serio) y que todo es pasajero. Tanto, que incluso lo acabarás echando de menos. Que poco a poco vas recuperando algo (poco) de espacio personal, y que aprendes a compartirlo y disfrutar mientras lo compartes con esa pequeña personita que te hace tan feliz.

He aprendido que si no tengo un minuto para ducharme tranquila podemos ducharnos juntas mientras cantamos canciones con la alcachofa de la ducha y eso será mejor que verle desde fuera llorar aporreando la puerta o cortina de baño. Que si no tenemos intimidad en la habitación porque dos años después quiere dormir cuando tú lo hagas y donde tú lo hagas podemos aprovechar para construir cuevas bajo las sábanas, hablar de cómo nos ha ido el día o contar cuentos en familia hasta dormirnos juntos y de paso ver menos tele y vivir más.

He aprendido que mi salón ha sido invadido de juguetes y materiales porque no quiere jugar sola en su habitación y que me gusta verla así porque me recuerda a ella cuando no está.

He aprendido que no quiere jugar mientras yo cocino, si no que quiere estar conmigo y ayudarme a cocinar (y a limpiar el estropicio), que compartir tiempo juntos a mi niña de alta demanda le hace tan feliz que esa felicidad se contagia.

2 años después he aprendido que el sofá en una casa con un niña de alta demanda no está para tumbarte tranquilamente a descansar. Está para posar el culo y que la niña se tire encima de ti para jugar a guerra de cosquillas o tirarte del jersey mientras te mira con ojos de corderito degollado y te dice “¿mamá, me das un poco tetee?”

2 años después he aprendido que me importa una mierda muy poco lo que piensen los demás. Ahórrense teorías del tipo de…. Es que parece que está cansada, le dejamos hacer lo que le da la gana, necesita mano firme, me está toreando, soy una blandengue… ¡Ahórrenselas! Porque me he convertido en una hippie mami y como dice Mecano “lo que opinen los demás está demás”.

2 años después he aprendido que entrar en una tienda (supermercado, grandes almacenes, o llámalo X…) con una niña de alta demanda es un deporte extremo. Tu vas inocentemente a mirarte un pantalón después de infinitos meses sin comprarte nada para ti, y en vez de mirar el pantalón te ves negociando para que salga de su encierro en el probador.

2 años después he aprendido a NO comparar a mi hija con ningún niño/a de los que hay alrededor. Mi pequeña es especialmente especial, única. No permito que la comparen, ni compararla. Ella sigue su ritmo particular que mucha gente no entiende, porque es un ritmo aceleradamente lento. Si no has entendido que significa esto de “aceleradamente lento” es que no tienes una niña de alta demanda…. ¡Créeme! He aprendido a ralentizar y acelerar al mismo tiempo. He aprendido a seguir su ritmo y a cultivar la paciencia necesaria para hacerlo sin que se note que no es el mío.

2 años después he aprendido que Montessori ha sido el gran descubrimiento de mi vida. Que descubrir esta filosofía de vida me ha hecho mejor como madre y como persona. Que es un reto más grande integrar esta filosofía en tu hogar cuando tienes una niña de alta demanda, pero que cuando ves los destellos del bien que hace a tu hija te animas tanto que te planteas incluso difundirla por todo Chile 😉 y te lías la manta a la cabeza para irte de ruta con tu familia y difundir esta forma de educar y criar a los niños desde la libertad, el respeto, la confianza y el amor. Los cuatro pilares básicos fundamentales para que una niña de alta demanda crezca con seguridad, y siga un desarrollo integrado y pleno.

2 años después me he dado cuenta de que tener a mi hija de alta demanda es lo mejor que me ha pasado en la vida. He aprendido a crecer como persona, a cultivar la paciencia más que el propio Mahatma Gandhi. He aprendido a ralentizar, a serenarme, a ser menos superficial, a valorar lo esencial, a priorizar, a querer sin rencor, sin condiciones… He aprendido a luchar para defender su esencia, he aprendido a delegar cuando mi cuerpo o mi mente no han dado más de sí.

2 años después he aprendido que la vida se debe vivir intensamente, como lo hace una niña de alta demanda. Que la alegría cuando llega debe supurar por todos los poros de nuestra piel, que debemos dar abrazos tan grandes que nos dejen sin respiración o besos tan fuertes que nos duelan los cachetes, que tengo que decir más “te quiero” como hace mi hija que lo dice de corazón a todas horas, que tengo que llevar un ritmo más aceleradamente lento para vivir todo lo que hay que vivir y disfrutarlo, saborearlo.

2 años después he aprendido que el mejor plan es el que no se planea. Sólo hay que seguir nuestro ritmo, nuestro instinto… 2 años después he aprendido a sacar mi niña interior para conectar con ella, he aprendido a contagiarme de su energía, de su magia, de su brillo…

Tener un niño de alta demanda es duro, agotador, extenuante. Es una prueba de vida a muchos niveles: Físico, emocional… Pero si aprendes a mirar con el cristal de la felicidad, te das cuenta de que ha sido un reto para cambiar, para mejorar, para crecer. Para ir aceleradamente lenta. Las mejores cosas de la vida nunca son fáciles. Ser mamá de un niño de alta demanda ha sido la mejor experiencia de vida que nadie nunca me podía haber dado.

A Mí Niña Ámbar:

Si algún día lees esto, quiero que sepas que sólo quise ayudar a otras mamás con mi testimonio a mirar con las gafas de la felicidad que mamá se ha puesto. Te quiero tal y como eres, tu energía me ha dado la vida que necesitaba. Eres luz, eres inocencia, eres impulso… Si alguien no te entiende algún día en el colegio, en tus relaciones, en tu trabajo ponte las gafas que tenemos ahora y como dice “mecano” lo que opinen los demás está demás TE QUIERO INFINITO Y MÁS Y POR MUCHOS AÑOS MÁS DE AMOR JUNTO A TI, MI HERMOSO ARCOIRIS”

 

**Esto es un Fragmento del libro Lo complejo y hermoso de criar a un niño/a de alta demanda” que puedes adquirir en este enlace

 

Sigue a Angie en:

   WhatsApp Grupo creado para orientar a madres y padres sobre crianza de alta demanda, alta sensibilidad, lactancia sueño, alimentación, etc,

     Instagram: Con mas de 2.000 seguidores activos donde encontraras mucha información sobre todos los temas de crianza AD, NAS, PAS…

   Canal de Telegram

   Facebook

**Ver testimonios de Angie**

¿Por qué hacer Tribu si eres madre de alta demanda o altamente sensible?

Escrito por Anna Company

Hacer tribu con otras madres AD, PAS y AACC es importante

Muchas madres  se pueden llegar a sentir colapsadas, angustiadas y estresadas durante su maternidad por diversas causas.

Cuando criamos a un bebe o niño de alta demanda estamos hablando de personas que tienen un temperamento intenso, demandante e hipersensible, esto repercute en el modelo de crianza que deben adoptar las madres y los padres hacia los hijos y muchas veces dificulta su crianza ya la convierte en un reto donde se desgastan muchas energías tanto psicológicas como físicas, lo que conlleva que los padres y las madres se agoten mental y físicamente.

Es muy fácil frustrarse, decepcionarse, culparse y fustigarse durante la crianza cuando por ejemplo tienes juicios de personas externas o hasta de tu propia pareja o cuando te sientes insegura o tienes dudas de si haces lo correcto. Y el tiempo se ocupa por si solo de bajar la autoestima a cada madre  insegura o que duda de su potencial para derribarla y convertirla en una sumisa y decepcionarse de si misma y hacerla sentir como una mala madre,  culpable de todo, como si ella fuera la persona que ha convertido a su hijo/a en un “llorón” o en un “mimado”.

Madres de alta demanda luchadoras

Pero no!! existe un instinto interno dentro de nosotras que nos hace buscar información y movernos, y encontramos estos grupos y estos escritos y nos unimos, y nos sentimos identificadas con otras madres  a las que les sucede lo mismo y vemos: QUE NO SOMOS ÚNICAS! QUE NO ESTAMOS SOLAS!! y es que: NO LO ESTAMOS.  Porque lo que a ti te pasa, también me ha pasado a mi y por ello te escribo, porque necesito que me escuches y me creas. Porque hay otra forma de vivir. La de la madre fortaleza que dice como se hacen las cosas, la de la madre segura de sí misma que hace ruido cuando anda. La de la madre que mira a su hijo/a a los ojos y sabe lo que tiene que decirle sin escuchar los juicios de los demás. La madre firme y afectuosa que cree en sí misma. Independiente y unida al mismo tiempo.

Para eso hay que hacer “tribu” hay que estar ahí! Hay que creer en si misma. Y hay que creer en tu hijo/a.

Grupo de Telegram de alta demanda y alta sensibilidad

Te propongo que te unas a nuestro Grupo de Telegram de mamas y papas de alta demanda y alta sensibilidad donde somos mas de  400 integrantes y donde hay especialistas de crianza de alta demanda y alta sensibilidad que nos apoyan respondiendo a nuestras consultas (psicólogas, pediatras, asesoras de sueño, de lactancia, alimentación, destete, logopedas, psicopedagoga, maestra de educación infantil…). Pero sobre todo donde hacemos TRIBU.

Únete en este enlace 

Grupo de WhatsApp de alta demanda, alta sensibilidad y altas capacidades

Te propongo un Grupo de WhatsApp donde encontraras soluciones y orientación para crianza de tu hijo/a de alta demanda, altamente sensible o de altas capacidades, administrado por una especialista en estos tres rasgos que te orientará de forma solidaria en todas tus consultas e inquietudes, administradora de varios grupos de Facebook relacionados con la alta demanda y la alta sensibilidad, conferenciante, escritora, y emprendedora, a demás de madre y persona de alta sensibilidad.

Únete en este enlace

Inscríbete a las formaciones de Alta Demanda con certificación

NUEVO!   El rincón de conversaciones solidarias sobre crianza de alta demanda y alta sensibilidad “¿Quieres hablar?” en este enlace

 

Grupo de apoyo Online gratis de alta demanda y alta sensibilidad

Y también te propongo que te unas a nuestros  Grupos de apoyo Online de alta demanda y alta sensibilidad que realizamos los viernes cada 15 días GRATUITOS donde charlamos sobre nuestras inquietudes y nos apoyamos mutuamente entre todos/as. Estos grupos se iniciaron en Febrero de 2020.

Ver información en este enlace

**Información importante**

Libros de alta demanda

Recuerda que tienes a tu alcance para descargarte gratis en PDF varios libros y monográficos por etapas de edad sobre crianza de alta demanda  en este enlace

Si tienes alguna duda o comentario puedes escribirme a anna@altademanda.es

 

Conferencia gratuita sobre cómo adoptar límites a través de disciplina positiva

Paola Luna

Especialista Colaboradora y conferenciante de www.altademanda.es Mamá de un bebé AD, Psicóloga y terapeuta cognitivo conductual  de atención a pacientes niños, adolescentes y adultos, cuya función es realizar psicoterapia de juego, atención en el área de lenguaje y habla, desarrollo y estimulación temprana, psicomotricidad, emociones, problemas de conducta, aprendizaje, aplicación de pruebas y test psicométricos. Fundadora de UDAP-Unidad de desarrollo y atención psicológica en México va a realizar la siguiente conferencia en colaboración con www.altademanda.es

Puedes ver su perfil en el apartado “equipo” en este enlace.

CONFERENCIA SOBRE COMO ADOPTAR LIMITES EN LA INFANCIA A TRAVÉS DE DISCIPLINA POSITIVA

¿Cuándo se va a realizar la conferencia?

30 de Agosto de 2021 de 19h a 20h horario español (40 minutos de conferencia y 20 minutos de dudas y pregunta)

¿Cuál va a ser el temario de la conferencia?

  1. Historia Archipiélago Gulag
  2. Qué son los límites
  3. Hacer al niño partícipe de los límites
  4. Poner límites proporcionados y justos
  5. Respeto mutuo y cooperación
  6. Actuar con amabilidad y no permisividad
  7. Hacer que el niño reflexione acerca de su conducta
  8. Involucrar al niño en la búsqueda de la solución
  9. Ayudarle a reparar lo que ha hecho
  10. Motivar y elogiar no son sinónimos
  11. Castigar, gritar o amenazar no coinciden al aprendizaje
  12. Las consecuencias del castigo y sus alternativas (los 4 errores del castigo)

¿Qué debo hacer para inscribirme?

Debes rellenar este formulario y enseguida contactaremos contigo para enviarte en enlace a la reunión y confirmar tu plaza.

Formulario de inscripción aquí

**Información Importante**

Grupo de Telegram

Únete a nuestro grupo de Telegram donde somos más de 290 participantes y donde tenemos a todas nuestras colaboradoras (pediatras, psicólogas, asesoras de sueño, asesoras de lactancia, fisioterapeutas, etc.) ellas nos apoyan y nos dan respuesta a nuestras inquietudes en el grupo. Puedes Unirte en este enlace

Libro sobre alta demanda

Y no te olvides que tienes a tu disposición para descargar gratis todos los libros y monográficos sobre alta demanda en este enlace

Iniciativas solidarias que ofrece altademanda.es

Puedes ver todas las iniciativas que realiza www.altademanda.es de forma solidaria y gratuita en este enlace

Síguenos en Instagram

Síguenos en Facebook

Grupo de apoyo Diferencias entre alta demanda y alta sensibilidad

Escrito por Anna Company

Eres una persona altamente sensible o tienes un hijo/a altamente sensible?

En este grupo de apoyo vamos a realizar una charla entre todas/os las madres y padres que nos reunamos para explicar las características de las personas y niños altamente sensibles, vamos a diferenciar lo que es un niño altamente sensible de un niño de alta demanda y vamos a profundizar en los dos rasgos, cuando se pueden dar en común y cómo saber cual de los dos predomina.

Si tienes dudas de si tu hijo es un niño altamente sensible te propongo que realices este test https://pasespana.com/test-ninos-altamente-sensibles

Si tienes dudas de si tú como adulto eres altamente sensible puedes realizar este test https://pasespana.com/test-personas-altamente-sensibles

Grupo de apoyopara diferenciar la alta demanda de la lata sensibilida

Coordinadora: Angie Padilla Duarte (Especialista en AD Y PAS/NAS)

¿Quién es Angie Padilla Duarte?

Mama LME y de una niña AD. Emprendedora. Defensora de la Crianza Positiva y Respetuosa. Asesora de Lactancia. Destete, alimentación complementaria y BLW, que realiza acompañamiento a las madres en su proceso de lactancia materna, crisis de crecimiento, regresiones de sueño, destete respetuoso, alimentación complementaria y BLW. Escritora y conferenciante. Especialista en  AD (Alta demanda) y personas altamente sensibles (PAS) y niños altamente sensibles (NAS). Angie Padilla en nombre de su web “mama fluyendo lactancia” tiene la certificación del 1r congreso PAS (personas de lata sensibilidad) que se realizó este mes de octubre Online y que podéis ver aquí.

Puedes seguir a Angie en sus redes sociales siguientes:

Grupo de Facebook «Mama Fluyendo Lactancia»

Facebook personal

Facebook del Grupo Bebes y niños de alta demanda

Instagram

Canal de Telegram

Amazon

Para conocerla un poco más te recomiendo leer su relato personal titulado Lo que aprendí de mi niña AD 2 años después en este enlace, fantástica lectura para toda madre y padre de alta demanda o altamente sensible.

¿Cuándo se va a realizar el grupo?

22 de Octubre de 19h a 20.30h  horario español

¿A quien va dirigido este grupo de apoyo?

A toda madre o padre que se sienta altamente sensible o a cualquier madre o padre que tenga un hijo NAS (niños altamente sensibles) recordemos que la mayor parte de los niños AD son niños altamente sensibles, si tienes dudas si tu hijo es uno de ellos te recomiendo que realices este test si tienes dudas de si tú, como madre o padre eres una persona altamente sensible (PAS) te recomiendo que hagas este test

¿Qué debes hacer para inscribirte?

Debes rellenar este formulario y en seguida contactaré contigo para explicarte los pasos a seguir y enviarte el enlace a la sesión.

Los grupos de apoyo de los viernes se vienen realizando desde febrero de 2020 y se realizan cada 15 días con madres y padres de alta demanda, solemos ser un grupo de entre 5 y 15 personas que nos reunimos para compartir nuestras experiencias de crianza de forma online y hablamos de nuestras inquietudes y nos damos feedback unos a otros sobre un tema en general como puede ser las frustraciones, rabietas, limites y normas, sueño nocturno, lactancia, etc.

Telegram

A parte de este grupo también cuentas con la posibilidad de agrégate al grupo de Telegram donde somos mas de 400 participantes y contamos con la orientación de nuestras colaboradoras especialistas en crianza de alta demanda, pediatras psicólogas, asesoras de sueño de lactancia, logopedas, fisioterapeutas, etc. Y puedes unirte en este enlace

Libros de alta demanda

Y no te olvides por otra parte, que tienes a tu disposición una biblioteca de libros y monográficos para descargarte gratis en PDF sobre crianza de alta demanda en este enlace

 

“Yo tengo razón, tu esta equivocado” By Angie Duarte

Texto de Angie Padilla Duarte colaboradora de www.altademanda.es 

Seguir a Angie en Instagram

¿Quién es AngieDuarte?

Ella es  Mama LME de una niña de Alta demanda por lo que entiende perfectamente lo que sucede con nuestros hijos/as. Emprendedora. Educadora de Crianza Positiva y Respetuosa. Asesora de lactancia materna certificada que además realiza asesorías y acompañamiento en la lactancia materna, crisis de crecimiento, regresiones de sueño, destete respetuoso, alimentación complementaria y BLW. Conferenciante y realizadora de talleres. Especialista en PAS (Persona altamente sensible) y NAS (Niños altamente sensibles).

Texto para recapacitar

“Yo tengo razón, tú estás equivocado”

Somos adictos a “tener razón”, pero quedar cautivos de nuestras opiniones es un trampa Escuchar a los demás es prueba de empatía y respeto, claves para crecer y estar en paz.

La mayoría de nosotros creemos que podemos cambiar lo que los demás piensan; de otro modo, no pasaríamos tanto tiempo en la vida dándole vueltas a “qué opinan los demás de nosotros” y tratando de mejorar su juicio sobre nuestra persona. Eleanor Roosevelt dijo: “Nadie puede hacer que te sientas inferior si tú no lo permites”. Esta afirmación pone el foco de atención hacia nosotros mismos y no en los demás; por ello, quizá el único pensamiento que precisa ser cambiado es la creencia de que “los demás deberían pensar diferente”.

Querer tener razón es la enfermedad crónica de la humanidad, seguramente una de las causas que han enfrentado más a las personas, las naciones y las religiones organizadas del planeta. La posesión de las personas por sus propias ideas es siempre una causa de sufrimiento. El problema, al consistir las creencias en “posesiones mentales” no visibles, ha sido buscar la solución a nuestras diferencias tratando de cambiar a los demás antes que examinar la causa real de los conflictos (la necesidad de tener razón).

En demasiadas ocasiones comprobamos cómo querer imponer nuestras razones y opiniones a los demás nos cuesta caro. Tal vez logremos desautorizar las ideas de alguien, pero al final acabamos con una razón más y un amigo menos. ¿Vale la pena? Seguramente no. El resultado es que querer estar siempre en posesión de la verdad consume una gran cantidad de energía y tiempo que nos impide disfrutar de los demás y de la paz mental de saber que en el fondo todos tenemos nuestra propia lógica.

¿Es mejor tener razón a toda costa antes que ser feliz? Que cada uno responda esta pregunta con sinceridad.

“Una creencia es algo a lo que te aferras porque crees que es verdad” Deepak Chopra”

La perspectiva materialista o newtoniana del universo nos conduce a cosificar todo con lo que entramos en contacto, ya sea algo material o inmaterial. Incluso lo no material, como un pensamiento, acaba tomando forma y se convierte en objeto de conflicto. Así, una idea o una creencia se acaban convirtiendo en una posesión, una propiedad, algo que debe ser defendido para que no parezca.

Todo pensamiento consciente, repetido durante un tiempo, se convierte en un programa mental invisible. Con el tiempo acumulamos opiniones, creencias, que pasan a conformar lo que llamamos identidad construida o ego. Si alguien agrede esas posesiones mentales, en realidad es como si lanzara un ataque personal, porque confundimos pensamiento e identidad. No parece sensato confundir lo que somos con lo que pensamos, pero esto no lo tienen tan claro quienes se aferran a sus creencias con desesperación.

Tener opiniones es normal, también tener gustos y preferencias… pero que esas ideas y predilecciones le tengan a uno cautivo o secuestrado es una trampa. El libre pensamiento es una conquista humana, pero la libertad de opinión se convierte en una desventaja cuando las posiciones mentales impiden abrirse a nuevas perspectivas o puntos de vista que no concuerdan con las propias.

La pregunta ¿somos nuestras creencias? se responde con un rotundo no. Desde luego, tenemos convicciones, pero en esencia no somos lo que pensamos; a un nivel profundo y esencial, nuestras opiniones no pueden definirnos. Pero llegar a esta claridad no es sencillo ni rápido. De hecho, los conflictos del mundo son tanto disputas por pertenencias materiales (cosas) como por posesiones inmateriales (ideales). Cuando entendemos que tenemos una mente y la usamos, pero que no somos esta, nos liberamos de su contenido y nos autoexcluimos de cualquier conflicto y, por tanto, sufrimiento.

“Con frecuencia utilizo la palabra historia para referirme a los pensamientos o secuencias de pensamientos que tenemos el convencimiento de que son reales. Una historia puede ser sobre el pasado, el presente o el futuro; sobre cómo deberían ser las cosas, como podrían ser o por qué son. Las historias aparecen en nuestra mente cientos de veces al día. Las historias son teorías que no han sido probadas ni investigadas y que nos explican el significado de estas cosas. Ni tan siquiera nos damos cuenta de que son teorías. ¿En qué medida tu mundo está construido por historias que no has examinado?”.

Todos mantenemos un diálogo interior que reafirma continuamente lo que creemos, y después nos pasamos la vida buscando personas y situaciones en las que encajen nuestras creencias para poder así reafirmarlas. El objetivo de toda creencia no es, como debería ser, contrastarse, sino validarse una y otra vez aunque sea a la fuerza. Estas creencias o historias mentales no cuestionadas acaban por suponer un problema: no tienen ninguna relación con la realidad. ¿Qué pasaría si no tuviéramos ningún criterio mental no validado que contarnos? Seríamos libres de la necesidad de dividir el mundo entre los que están de acuerdo y los que no lo están. Y sobre todo, no estaríamos condicionados por cosas que creemos, pero no son verdad.

O bien nos apegamos a los pensamientos, sin más examen, o bien los cuestionamos en busca de la verdad. No hay más opciones.

Cuando una creencia nos domina, llegamos a pensar que todo el mundo piensa, o debería pensar, lo mismo. Pero hay opiniones para todos los gustos, la diversidad construye el mundo, y aunque parezca extraño, hay personas que creen cosas muy diferentes a las que nos parecen normales. Ver las cosas desde distintas perspectivas no es fruto de un lavado de cerebro, sino de preferencias, cultura, contextos… Sin duda, aquellos que no esperan que todo el mundo esté de acuerdo con ellos gozan de una mayor tranquilidad mental, que es de lo que va la vida.

¿Pero cómo liberarse del apego a las creencias? No es el apego el problema real, sino la identificación. Pelear contra una creencia o un hábito no tiene sentido, es una lucha perdida. En cambio, dejar de identificarse con esa forma de pensar, cuestionarla, examinarla, soltarla, incluso sacrificarla, es el principio de la libertad o de cómo librarse de esta par­ticular tiranía.

No reaccionar con hostilidad a las ideas de los demás es una de las maneras más sencillas de superar el apego a las propias. Pero solo se puede no reaccionar a sus creencias si se entiende que estas no son su identidad, sino una posesión mental, que además siempre se puede cambiar por otra. Una vez más, todos tenemos opiniones y criterios, pero eso no significa que sean lo que somos. Cuando lo comprendemos, la distancia entre las personas es exactamente… cero.

Aceptar las ideas de otros es en realidad más sencillo de lo que parece. Basta con tener presente que aceptarlas no significa adoptarlas o validarlas (no significa estar de acuerdo). Es más bien aceptar que no entendemos a todo el mundo, ni que todo el mundo nos entenderá. Es más sencillo aceptarlos a ellos (aunque tal vez no sus ideas) porque no hacerlo complica la vida de todos. Resistirse, negarlos, es luchar, y vivir así es verdaderamente muy, muy difícil.

“Una de las mejores maneras de persuadir a los demás es escuchándolos” Dean Rusk

El disgusto que sentimos ante las ideas que no nos son afines es proporcional al grado de apego que tenemos a las propias (o la poca disponibilidad para cambiarlas por otras). Cuanto más apego tenemos a una creencia, más disgusto sentiremos cuando nos enfrentemos a las contrarias. Es fácil deducir que no es la idea del otro lo que nos causa molestia, sino nuestro rechazo a aceptar puntos de vista diferentes. No es su creencia el problema, sino nuestra posición contraria a ella.

Para llevar todo lo anterior a la práctica sirve recordar que cada vez que alguien exprese una creencia alejada de las propias, y ello genere un cierto disgusto, podemos preguntarnos: “¿qué está sucediendo ahora en mi mente?”. Y “¿en qué parte de mi cuerpo siento el rechazo?”. No se trata de cambiar nada, sino simplemente de observar lo que sucede. La observación desapegada y neutral hará posible la aceptación.

Disponemos de una técnica para aceptar comportamiento y creencias ajenas, y se llama asertividad. Consiste en no reaccionar al pensamiento o comportamiento de los demás de forma vehemente, pero sí con autorrespeto y autoestima. Es decir, no adoptando una actitud defensiva o agresiva (ambas son el mismo error), sino reafirmando y expresando la posición personal sin tratar de imponerla al otro.

Y una palabra final: escuche. Escuchar con interés a las personas, aunque lo que digan esté en contra de la propia opinión, es la prueba máxima de la empatía, el respeto y la aceptación, claves todas ellas para la paz en el mundo. Escuchar a los demás les hace sentir valorados, entendidos, importantes. Tal vez eso sea todo lo que necesitan de verdad, y al conseguirlo podría ser que renunciaran a imponer sus opiniones y creencias.

Seguir a Angie en Instagram

**Información importante**

Grupo de Telegram

Únete a nuestro grupo de Telegram donde somos más de 180 participantes y donde tenemos a todas nuestras colaboradoras (pediatras, psicólogas, asesoras de sueño, asesoras de lactancia, fisioterapeutas, etc.) ellas nos apoyan y nos dan respuesta a nuestras inquietudes en el grupo. Puedes Unirte en este enlace

Libro sobre alta demanda

Y no te olvides que tienes a tu disposición para descargar gratis todos los libros y monográficos sobre alta demanda en este enlace

Iniciativas solidarias que ofrece altademanda.es

Puedes ver todas las iniciativas que realiza www.altademanda.es de forma solidaria y gratuita en este enlace

Síguenos en Instagram

Síguenos en Facebook